Las Andanzas de Lara por Raquel G. Íñiguez – Libros lésbicos

libros lésbicos

A Lara la conocimos en dos de los relatos que configuran “Siete Tentaciones”, libro lésbico que ya reseñé en Lesbicanarias hace poco. Esos dos relatos son su nacimiento como personaje y una especie de “pre-andanzas”. Sabemos gracias a ellos que Lara es una estudiante de Medicina no muy aplicada, pero que sabe vivir la vida. Sabemos que ha caído en una residencia poblada por 101 estudiantas (probablemente un irrepetible y apetitoso mercado de chicas ligables). Y sabemos, por último, que se ha pasado un verano más que interesante con Sandra, una autora de ficción lésbica de fulgurante éxito (del tipo de las que escriben los libros que reseñamos aquí). Pues nada. Ya presentado el personaje sólo queda, antes de meternos en harina, levantar acta para decir: a Lara su autora le cogió cariño y el cariño es algo que no se acaba así como así. Esta niña tiene muchas bazas para lograr seguir viviendo más allá de esta novela. Y como nosotras también le estamos cogiendo cariño, su supervivencia será motivo de celebración.

Las andanzas de Lara no son sólo de Lara. Para empezar, las cuatro amigotas de nuestra protagonista le contarán con pelos y señales lo que les sucedió en sus vacaciones en Tenerife. Lara no fue con ellas, porque para eso estaba disfrutando del verano en el relato “Perdiendo el Norte”, de “Siete Tentaciones”. Así que sus amigas-compañeras de Facultad se ven en la obligación de ponerla al día respecto a sus propias y colectivas andanzas.

Las vacaciones de estas tipas en Tenerife merecen capítulo aparte. Como son de naturaleza variada, de gustos variados y de preferencias sexuales variadas, van en grupo pero cada quien pilla lo que puede, sin complejos. Las islas ofrecen abundantes alicientes para que unas vacaciones sean auténticamente paradisíacas.

Se bañó desnuda en las aguas plateadas por la luna. (Págs 89-90)

El único elemento que podría desarbolar un poco la navegación de las niñas juerguistas es Laura. A Laura la llaman “la Tiquis” (abreviatura de “tiquismiquis”, alguien que le pone muchos reparos a todo). Es novia formal de un novio también muy formal; ambos a dos son formalísimos. La apuesta que nace del grupo nada más llegar a las islas es si Laurita saldrá virgen de las vacaciones (llegan a hacer una porra sobre el particular). Laurita va de santita, pero no lo es tanto. Laurita va de prometida-enamorada, y tampoco lo está tanto. Laurita va de monja, y de eso sí que no tiene absolutamente nada. ¿Qué le espera a Laurita en sus vacaciones tinerfeñas? ¿Quién ganará la porra?

Por su parte Lara, nuestra protagonista central, vuelve con ganas de marcha a Madrid. Sigue en la edad (de merecer y de darse a la vida loca) y con menos ganas de desaprovechar oportunidades amatorias que de coger los libros (que ya es decir). Porque, hay que señalarlo, Lara ha llegado a segundo curso de Medicina por milagro de las diosas: no pegó palo al agua el curso pasado y este…ya veremos, porque la vida está llena de buenas intenciones.

Debemos reconocer que ella lo intenta, al menos un poquito. Pero es que sigue habiendo demasiadas tentaciones alrededor, y se nos distrae. Pobre chica, ¡con tanta hembra rodeándola! Y además, a la jodía se le da muy bien ligar. Lo que pasa es que su detector de chicas que le convienen todavía no lo tiene desarrollado. Así que aterriza con cada sujeta que….mejor no hablar.

Por de pronto tenemos a Gregoria. ¡No, no la llamemos Gregoria, que se pone hecha una furia! Hay que decirle “Goya” (como el pintor). El capítulo se titula “50 sombras de Gregoria Goya”, que recuerda muchísimo a “Cincuenta Sombras de Gregorio”, de Rosella Calabró (libro paródico de las dichosas “Cincuenta sombras de Grey” ). Goya es un tanto original: es gordita, lo cual está bien porque las mujeres con redondeces también tenemos nuestro atractivo; es borde, lo cual está mal porque el carácter difícil no tiene por qué aguantarlo nadie; es…rara, porque se comporta de un modo extraño y pretendidamente misterioso. Eso sí, en la cama resulta una auténtica fiera y por supuesto eso es un punto a tener en cuenta:

Gregoria acariciaba con su lengua como nadie. Los labios, el interior de los mismos y con su lengua la mía. Yo cada vez me estaba poniendo más caliente. Ella, sin dejar de besarme ni un segundo, me fue quitando mi chupa, que aún la llevaba puesta, y la sudadera. Prácticamente sin enterarme y en cero coma segundos, mi sujetador cayó al suelo. Ni Houdini lo hubiera hecho más rápido. (Pág. 113)

A Lara le gusta, aunque Goya da muestras de ser un tanto absorbente. Una noche anuncia que obsequiará a nuestra protagonista con una sorpresa. Cenan opíparamente en un lujoso restaurante con velitas, buen vino y buenas viandas. Parece que va a ser una velada teñida de romanticismo a tope… y buen sexo, por qué no.

Esta mujer no come, devora. Ama comer, disfruta como nadie. Siempre he dicho que como eres en la mesa eres en la cama, así que esto se ponía más que interesante. (Pág. 103)

Lara está emocionada, expectante; y no va a quedar defraudada porque si espera que el plato fuerte de la noche sea una sorpresa, se la va a llevar… ¡y bien grande!

Es lo que tienen las andanzas de Lara: unas son divertidas y placenteras, otras menos y otras, pues nada en absoluto: más bien desastrosas.

Los fines de semana están para disfrutar y eso las amigas de Lara lo llevan a rajatabla. Una de ellas guarda un recuerdo muy grato de las vacaciones canarias; en especial, de una persona que conoció allí. Pues bien, como no han vuelto a verse y parece que la cosa podría ir bastante en serio, las amigas preparan una encerrona para que se vuelvan a encontrar y las brasas amorosas revivan de nuevo. Se les presenta una situación pintada calva: Esther, la ricachona-pija que organizaba saraos lesbodivertidos en su mansión, tiene prevista una fiestorra de condición semejante. La discoteca de ambiente donde se producirá el evento es esa noche una deliciosa Babilonia de música a tope y mojitos a tutiplén, servidos por chicas tan guapísimas que aquello parece un desfile de lencería de Victoria Secret (¡guau!).

Por haber hay hasta número de strip tease, tan evocador que se me representó una escena de “Flashdance” en la que Jennifer Beals, en el escenario del antro donde bailaba, remediaba su calor de una manera bastante vigorosa y húmeda.

Tras tantas calenturas, Lara se percata de que los exámenes existen y se pone a estudiar. Debo señalar que utiliza unas técnicas de estudio bastante originales. En mi humilde opinión, incluso paranormales: a mí al menos no me funcionarían para concentrarme, más bien se me iría la cabeza fuera del libro. Pero bueno, si alguien lo ha probado y le sirve, pues adelante. ;)

Sandra vuelve a hacer acto de presencia en la vida de Lara. Intensamente. Será un encuentro importante, no en vano es la mujer que mayor impronta ha dejado en la vida sentimental de nuestra protagonista hasta el momento presente. Su visita sirve también para que Lara se entere de las interpretaciones surrealistas que Goya (sí, la de las “sombras”) ha publicado en su blog del polvo que protagonizaron ambas. Que esta tía estaba loca ya lo intuíamos, pero el grado de delirio dómino-absurdo que ha colonizado su cerebro (despoblado y necesitado de poblamiento, por otra parte) es de traca. En la entrada titulada “La Inmaculata”, la bloguera que se hace llamar “Bollera Satánica” versiona el encuentro trastocando completamente la perspectiva de lo real. Cualquier parecido con lo que Lara experimentó aquella noche y lo que la Bollera Satánica (es decir, Goya) describe, es pura coincidencia. Se trata de una fantasía completa y demencial, prueba del cuidado que hay que tener al andar con ciertos seres totalmente chalados, que todo lo toman como señal de asentimiento. Menudo peligro tiene la tropa.

El rasgo formal más llamativo del libro es el uso permanente y eficaz de los diálogos. Su utilización constante y prolongada le da frescura e inmediatez. Resulta uno de los puntos en que se apoya la sensación de que la narración avanza marcando un compás inevitable de seguir. Según vamos leyendo, sin querer, adoptamos el ritmo más lento o más rápido por donde va transcurriendo la historia.

En el plano argumental son andanzas, sí; pero en realidad también verdaderas aventuras, en el sentido más clásico de la palabra. Quiero decir que Lara no vive episodios aislados, vivencias más o menos divertidas, pero inconexas con su devenir vital. Son aventuras porque de ellas se genera un aprendizaje. Lara está recorriendo un camino de experiencias que, sin ella casi darse cuenta, en realidad la están haciendo madurar. “Las Andanzas de Lara”, desde esta perspectiva, es una novela de crecimiento personal –lo que en algunos ámbitos se denomina una Bildungsroman.

De todo esto tenemos pruebas. En el comienzo del libro Lara está aún en el armario con su familia, con todo lo que ello conlleva (cierta falta de autoaceptación, miedo, inseguridad…). Eso es sólo el comienzo de un proceso en que entiende que algo no le llena, que necesita más. Lara está creciendo como persona y necesita más que noches de juerga o affairs divertidos (o que se esperaban divertidos). Así que de alguna manera hay una ruptura en el devenir de Lara: hay que romper con el pasado para buscar un futuro diferente. Es lo que viene a denominarse “empezar de cero”. Y para eso hay que cambiar muchos rumbos, tal vez realizar alguna ceremonia de rompimiento con lo anterior. Bueno, es lógico, un pequeño ritual no hace mal a nadie; pero Larita es un desastre cuando se trata de que las cosas vayan normalmente…y la lía parda. Hasta aquí puedo leer.

Tras la debacle, que no pienso detallar, Lara realiza examen de conciencia y se da cuenta de que debe buscar el verdadero amor; aunque el verdadero amor no se busca, llega a ti cuando menos te lo esperas: “…él te encontrará a ti”, como le dice una buena amiga. Y cuando eso sucede, cuando el amor llama al timbre, la tarea a realizar es triple: saberlo reconocer, saberlo acoger y saberlo conservar. Hay que esperar de Lara que tenga la madurez y el tino suficientes como para hacerlo y…ser feliz, meta que lógicamente espera alcanzar.

Recapitulando, y como sensación final: la novela tiene encanto; es una narración muy espontánea, entretenida, de lectura ágil y variada en su argumento. Si además consideramos los toques de humor con que se espolvorea la acción de vez en cuando (lo de los orgasmos todos seguidos “como un pasodoble” no tuvo precio), sabremos que tenemos entre las manos un libro que merece la pena leer.

En el prólogo, breve y certero, Paz Quintero nos señala (entre otras muchas cosas) que estamos ante una escritora novel. Bueno, es cierto que sus primeros pinitos los hizo en “Siete Tentaciones”, pero yo creo que ahora con esta novela ya ha tomado la alternativa. Esperamos más buenas faenas. Queda recomendada. Que la disfrutéis…si os apetece.

Edición que cito: GARCÍA ÍÑIGUEZ, R. Las andanzas de Lara. Ed. La Calle. Málaga, 2014.

La verdadera Alex Vause contará su historia en un libro

la verdadera alex vause

Desde que la primera imagen de Orange Is the New Black le llegó a nuestras retinas estamos enamoradas de Alex Vause. La misteriosa mujer que aparentemente transformó la vida de Piper de aburrida colegiala a viajada y alocada delincuente. Y quieras que no, al saber que todos los personajes de la serie son reales, te entra cierta curiosidad por conocer a la persona que inspiró el personaje.

Hace un tiempo pudimos conocer un poquitito mejor a Cleary Wolter (el nombre real detrás de Alex Vause) porque le concedió una entrevista a Vanity Fair, y su versión de los hechos no es exactamente igual que la de Piper (como siempre suele suceder en todas las relaciones), así que a mi me gustó saber qué es lo que tenía que decir. El caso es que, si la curiosidad les puede y quieren saber en profundidad cuál es su punto de vista sobre las cosas, ahora van a poder hacerlo porque Cleary Wolter sacará un libro sobre su vida. Cleary Wolters

El libro se llamará “Out of Orange” y su fecha provisional de salida es mayo del 2015, así que habrá que esperar hasta el año que entra para descubrir que es lo que tiene que aportar a la historia que conocemos hasta ahora. Lo cierto es que la Alex Vause que vemos en la serie puede estar basada en ella, pero al mismo tiempo las dos son muy diferentes y si eso es algo que puedes ver leyendo solo la entrevista de Vanity Fair, supongo que si te lees sus memorias completas lo notarás aún más. No sé yo si quiero tener otra imagen de Alex Vause en estos momentos.

¿Qué me dicen ustedes lesbicanarias? ¿Se les hace interesante conocer la historia real o prefieren quedarse en la ficción que conocemos hasta ahora?

Vía: AfterEllen

Son sus besos: por Elizabeth Dean – Libros Lésbicos

libro lésbico

L TV es la cadena de televisión por cable que todas desearíamos poder ver en nuestras casas. Ofrece programación lésbica completa las veinticuatro horas del día. Su programación incluye espacios de entretenimiento, informativos, deportes, pelis-bollo y bollo-series. Lo mejor de todo es que la parrilla es variada, divertida y original; hasta el punto de que el público hetero también está loquito por la cadena. Un sueño televisivo, ¿o no?

El éxito abrumador de la cadena L TV se debe principalmente (como no podría ser de otra manera) al buen trabajo de sus guionistas. Se trata de un equipo de escritoras lesbianas geniales. La creatividad les hierve en las venas: por su torrente sanguíneo circulan historias e ideas para programas televisivos que seguro que atravesarán por completo el corazón televidente.

Pero no todo va a ser felicidad en el Paraíso de L TV. Nuestro equipo de lesbi-guionistas vive amargado por la jefatura despiadada, inmisericorde, cruel y despótica de Debby Lee. Ella es una ejecutiva agresiva, perfectamente capaz de montar la cadena y hacer que se desarrolle y crezca hasta alturas inverosímiles. Eso está bien, por el bien de la empresa pero…se pasa un huevo.

Es triunfar o morir, pequeñas.- Debbe dejó de sonreír y dio un golpe súbito en la mesa con la palma d la mano, provocando un estremecimiento general-. Así que ya podéis poneros las pilas y pulir vuestros programas para que estén perfectos. No voy a aceptar menos del cien, del ciento diez por ciento, de todas vosotras. Si no lo lográis, si os quedáis cortas, estáis fuera. Presión, presión, presión. Así se llama el juego.

[Leer más...]

Siete Tentaciones reseña del libro lésbico

libros lésbicos

Creo que ya he dicho alguna vez que me gustan especialmente los libros de relatos porque ofrecen algo muy valioso: variedad. Y si encima son producto de la imaginación de varias autoras, entonces esa variedad se potencia hasta ser una auténtica virtud.

Siete Tentaciones está prologado por Sofía Cristo. No puedo por menos de comentar esto: el prólogo se titula “Me siento Extraña”. Pues bien, también es el título de una valiente película que interpretó su madre (Bárbara Rey), junto con Rocío Dúrcal en los años 70 del pasado siglo y que es uno de esos hitos extraños y raros (por lo poco numerosos) en que se muestra a las claras y sin rodeos la relación amorosa entre dos mujeres. Por supuesto, la tal película fue un escándalo morrocotudo por aquel entonces. En nuestra filmoteca de cine lésbico ocupa un lugar de honor, aunque es un dramón. Creo que quizá Sofía haya querido de esta manera reconocer y agradecer a su mamá los arrestos que tuvo metiéndose en semejante proyecto. Las dos actrices se la jugaron de verdad, defendiendo algo tan ignorado que hasta ni nombre tenía en aquel momento: la visibilidad lésbica.

“Siete Tentaciones” son siete relatos. En la introducción se aclara que las tramas pasean por los campos del humor. En mi opinión, el trasfondo más que humorístico es un tanto irónico, y desmitificador. Es un libro lésbico que discurre bajo una intencionalidad: despoblar de drama las relaciones entre mujeres. Qué queréis que os diga, estamos todo el día diciendo que el bollodrama nos abruma y que necesitamos desterrarlo de nuestras vidas lectoras. Pues hala, aquí tenéis algo de cachondeo para aliviar tanto peso melodramático. Vamos a bucear un poco en cada tentación, antes de dar una visión global del resultado. Sólo serán unas pequeñas pinceladas.

[Leer más...]

Las líneas del deseo por Radclyffe – Libros Lésbicos

Libros lésbicos

La costumbre de Kyle Kirk de devorar kilómetros con su Harley ejerce sobre ella un efecto terapéutico: la ayuda a pensar, la tranquiliza. Pero esa tarde, Kyle lleva consigo una inquietud que no logra adormecer por más distancia que recorra. Una idea ha hecho presa en su mente: siente una necesidad compulsiva de acudir a un local BDSM lésbico.

Kyle se inicia así en un mundo complejo, con reglas propias que desconoce. Pero muy pronto descubrirá que su inicial impulso no era simple curiosidad: es un ambiente que le atrae y que ejerce una poderosa fascinación en ella.

Pronto conoce a una enigmática mujer y bajo su guía experimenta su particular ritual de iniciación. De la mano de Dane (así se llama su maestra) Kyle se va metiendo más y más en el mundo BDSM. Pero no es sólo eso: el interés de la alumna no es sólo por la docencia recibida.

Poco a poco, Kyle se va enamorando de Dane. ¿Hay reciprocidad en esos sentimientos? ¿Está Dane interesada en Kyle? Estas preguntas tendrían una respuesta clara y simple en otro tipo de trama. Pero aquí todo es mucho más oscuro. Estamos en un terreno resbaladizo, desconocido, donde las relaciones se establecen bajo pautas distintas. Dane tiene un problema con su pasado amoroso o, mejor dicho, su pasado en una relación BDSM que resultó bastante tóxica.

[Leer más...]