Hace sólo algunos meses, se dio a conocer cierta estadística la cuál mencionaba que el porno “lésbico” era uno de los preferidos por las chicas heterosexuales en plataformas virtuales. Nosotras como lesbianas, sabemos que el sexo entre mujeres es una delicia y se disfruta aún más; pues relativamente conoces el cuerpo de tu pareja y en consecuencia a la confianza mutua, puede ser un terreno bastante experimental.

Sin embargo, hay una trampa en todo esto que teóricamente deja en vergüenza a las tortillas en el mundo de chicas hetero. Ese porno que observan es más falso que la heterosexualidad de Kristen Stewart; desde los gemidos, las posturas y el bronceado, falso, sí, todo falso.

El estereotipo pornográfico de los años 60 y 70 continua en el mismo tono rubio, labios rojos y enormes pechos. Aunque debemos aceptar, que la sociedad se ha aperturado a más géneros y ha incluido a la diversidad; lo que no ha cambiado es la mujer, siempre un objeto de deseo masculino, que al final de cuentas es el nicho de mercado al cual satisface sin falla.

La pregunta es ¿cómo vamos a atraer a las hetero, al sendero del lesbianismo?, ¿quién será la que me quiera a mí?, ¿quién será, quien será? suficiente. Quizá el único camino viable, será desmitificar las relaciones sexuales entre chicas compartiendo información o la cama con ellas, por ejemplo ok no. Todo con el fin de conseguir un lugar respetable y no caer en lo clichés, de que todas deseamos ganarnos a una hetero.

Un ejemplo interesante, aparece en un artículo de BEBELU dónde una actriz porno (que dice ser bisexual) propone seis verdades sobre el XXX de lesbianas, reafirmando que está hecho por hombres y para hombres ¿qué podría aprender una mujer sobre sí misma, cuando se propone una visión masculina?

Verdades sobre el porno lésbico

Incluso nosotras como pequeñas bolitas de masa (tortillas bebé), cuando tuvimos nuestra etapa de experimentación y pasamos por el mismo problema; ver porno lésbico, sólo nos afectó la perspectiva y a otras, quizá les arruinó su primera relación sexual.

El futuro de la sexualidad, en toda la enorme gama de la comunidad LGBT incluidos heterosexuales; se encuentra en la experimentación segura y consciente, como la masturbación, el entretenido mundo de los juguetes sexuales y la práctica, siempre con las precauciones necesarias.

Descartemos de vez en cuando, la opción de la pornografía como incipiente del instinto sexual y sin etiquetas disfrutemos del cuerpo, que nos ha dado la vida.

Y tú, ¿qué opinas del porno lésbico ahora?