Seleccionar página

Jessica Jones resumen de episodio 1×03 El whisky ayuda

Jessica Jones resumen de episodio 1×03 El whisky ayuda

En el episodio pasado de Jessica Jones descubrimos que Trish puede dejarte K.O. en menos de 10 segundos, que aquello de «tiene la piel dura» es bastante descriptivo para Luke y que para renegar tanto, Jessica le tiene más cariño a Trish del que parecía.

Luke y Jessica comiendo

El tercer episodio de la serie comienza con Jessica y Luke dándole vuelo a la hilacha por toda la casa. Se lo están pasando bomba, pero van a tener que comprar un seguro de hogar, porque como sea una actividad regular no creo que les dure mucho el edificio. A nuestra parejita le rompe el momento el vecino fisgón de turno que les está echando ojo desde una ranura en la puerta (¡yeaks!), pero la interrupción sirve porque los dos deciden ir a cargar baterías.

Sentaditos en la mesa, los dos comentan sobre sus poderes, porque encontrarte con alguien que es como tú cuando te sientes diferente siempre es genial. Así no se enteramos de que Jessica consiguió sus poderes por un accidente y Luke por un experimento. Que la piel de él es super resistente y que ella puede parar un coche en movimiento siempre que no vaya a gran velocidad y que más que volar puede saltar grandes distancias, pero tiene problemas con el aterrizaje. Igual eso tiene que ver más con la bebida que con otra cosa pero es solo mi opinión.

También hablan sobre su política respecto al uso de sus poderes. Luke los usa para protegerse a sí misma y a las personas que quiere, de ahí en más pasa porque siente que eso de ser «héroe» te convierte en una diana ambulante. Jessica confiesa que ella probó la vida del héroe y no le funcionó, así que pasa. Luego los dos vuelven a su casa a darle a una segunda ronda de sexo desenfrenado que termina con la cama rota. Lo dicho ¡necesitan un seguro de hogar!

Jessica va al baño a refrescarse y se topa de frente con la foto de una mujer que obviamente le trae un recuerdo muy desagradable que la deja totalmente desubicada. Luke entra justo en ese momento y le dice que la chica está muerta, pero eso es algo que Jessica ya sabe porque obviamente la conocía, pero eso no se lo dice a Luke, más bien sale corriendo, lo que me hace creer que se siente culpable pero ¿de qué?

Ya en casa, Jessica sigue investigando sobre el sufentanilo (la anestesia) y como se puede conseguir mientras escucha de fondo en las noticias a una reportera comparar el caso de Hope con el de El Hijo de Sam basada en que ambos han alegado que otra persona les ordenaba cometer los crímenes. Obviamente las cosas no lucen bien para Hope cuando esta es la historia que se está presentando ante el público, así que el siguiente paso de Jessica es pasarse por el despacho de Jeri para exigirle que la defienda.

Jessica intenta convencer a Jeri

Jeri le responde diciéndole que podría ayudarla bastante si acude como testigo al juicio. ¡Auch! Jessica le dice que no puede hacerlo porque eso la pondría en la misma posición vulnerable que a Hope, pero que seguramente hay muchas más personas afectadas por Kilgrave y si las busca podrá usarlas. Jeri le responde que usará a las que le encuentre, pero Jessica sigue presionando por una defensa publica de Hope, algo que Jeri se niega a hacer porque si la defiende públicamente perderá credibilidad ante la gente.

Es una respuesta bastante triste si lo vemos desde el lado humano y bastante inteligente si la vemos como abogada. Igual Jessica se cabrea como todas nosotras porque está claro que es injusto y Jeri le recuerda, no de manera amable que ella es la única otra persona luchando a su lado por salvar a Hope.

No intentes resistirte, mis ojos de perrito triste siempre te convencen

No intentes resistirte, mis ojos de perrito triste siempre te convencen

Viendo como está el percal, Jessica decide acudir a Trish para pedirle que utilice su programa de radio como plataforma para ayudar a Hope. Trish está por la labor de ayudar, pero a menos que pueda probar que el control mental existe, no puede mencionarlo en el programa sin quedar como loca, así que de momento no puede ser. Lo que sí puede ser es comer juntas y así lo dice, pero Jessica responde que tiene cosas de hacer y está a punto de salir corriendo cuando la rubia le dice que eso de venir a pedirle favores y salir pitando es muy maleducado, así que al final se queda.

Jessica-le-ve-los-moretones-a-Trish

Trish está preocupada porque Jessica está intentando encontrar a Kilgrave, y es que parece que ha cambiado de opinión y más que atraparlo quiere que se mantenga alejada a mil metros de cualquier daño que pueda hacerle. Y hablado de daño, Trish se quita la camiseta y los moretones que trae en el cuerpo quedan a la vista, así que Jessica flipa inmediatamente y empieza a interrogarla al respecto. ¿Ha vuelo su madre? ¿Es un novio? ¿Qué demonios pasa aquí? Está claro que alguien morirá a manos de Jessica en un futuro cercano, la cosa es saber quien. Trish decide actuar en lugar de hablar:

Pues sí señoras, Trish agarra a Jessica y la tiene en el piso al segundo, la rubia está cansada de que la tengan de proteger y ha decidido pasar a la acción.

Trish: Nadie puede volver a tocarme si yo no lo quiero. He dejado que lucharas mis batallas por demasiado tiempo. Cuando te marchaste…
Jessica: ¿Te convertiste en ninja?
Trish: Krav magá. Es más brutal.
Jessica: Pues para ya, que me estás asustando un poco.
Trish: Haré sandwiches.
Jessica sorprendida por Trish

Ahora entiendo aquello de nunca cabrees a una rubia

La cara de Jessica nos lo dice todo, está sorprendida, pero al mismo tiempo le gusta pensar que Trish puede protegerse a sí misma.

Jessica-hablando-con-Wendy

La siguiente vez que vemos a Jessica está en el consultorio de Wendy, la esposa de Jeri. La morena quiere que la doctora le consiga el sufentanilo con el que quiere dejar K.O. a Kilgrave. Wendy por supuesto lo único que hace es levantar la ceja, porque lo que le pide Jessica es totalmente ilegal. Entonces Jessica le deja caer que ya que está a punto de divorciarse de una de las abogadas más hijas de vaqueira del planeta igual le vendría bien un poco de ayuda, pero le sale mal porque Wendy no cree que lo suyo vaya a terminar en divorcio porque cree que Jeri es muy inteligente y jamás destruiría su matrimonio por un vano affair y la manda a freír espárragos.

Jessica se va a casa pensando donde demonios puede conseguir lo que necesita y justo cuando va llegando se topa con que Malcom (su vecino drogadicto) se ha tropezado con un ciclista con muy malas pulgas que está a punto de darle una paliza. Jessica intercede porque le da pena la situación de Malcom, que está claro que tiene un problema grandísimo con las drogas.

Jessica y Trish hablando por teléfono

Luego se echa una siesta interrumpida porque le vienen a hacer un presupuesto para arreglarle la puerta y ya de paso recibe una llamada de Trish que le cuenta que tiene listo el programa en el que hablará de Kilgrave para ayudar a Hope, pero no ha conseguido un experto en control mental, sino que Jeri le ha conseguido una entrevista con Hope desde la institución mental.

Jessica flipa porque sabe que eso es exponer muchísimo a Hope y sobre todo que Kilgrave estará escuchando. Trish sabe que es así, pero tampoco cree que tengan muchas otras opciones y es la única manera de ayudar a Hope. A nuestra protagonista no le hace gracia ninguna y cuelga el teléfono para concentrarse de nuevo en su búsqueda del sufentanilo. Esta vez decide acudir a Luke, un poco porque piensa que puede estar al loro de donde conseguir drogas por su trabajo y otro poco porque tiene ganas de verlo.

Los dos terminan en la cama dándole vuelo a la hilacha otra vez y Luke le pide que de una vez le cuente lo que le está ocultando, más que todo porque siempre que se acuestan Jessica lo mira con cara de culpabilidad y es obvio que tiene que decirle algo. Jessica lo pondera por medio minuto pero luego se decide por un cambio de tema y le intenta sondear diciéndole que igual por ahí afuera hay alguien que controla las mentes de los demás, pero Luke lo descarta por completo. Él no cree que algo así pueda existir, más bien descarta a Hope como alguien más loca que una cabra. Y después de esta diferencia irreconciliable, los dos vuelven al tajo porque lo suyo de momento no es que se cimenté en las cosas que tienen en común.

Jeri-y-Hope-en-la-institución

Lo siguiente que vemos es a Hope contándole a Trish todo lo que ha pasado con Kilgrave. Su experiencia es conmovedora y le pone los pelos de punta a cualquiera. Hope insiste una y otra vez en que todos sus actos los realizó en contra de su voluntad y explica como su subconsciente intentaba luchar contra sus órdenes pero no era lo suficientemente fuerte. Trish la trata con muchísimo cuidado y lo sufre con ella, más que todo porque Jessica está con ella en el estudio y puede ver como le afecta el testimonio de Hope porque se ve reflejada en esas experiencias.

Trish y Jessica en el estudio

Cuando la entrevista termina, Jeri se pone al teléfono y empieza a fundamentar su caso diciéndole a Trish que como todo mundo ha podido escuchar, Hope está más loca que una cabra. Obviamente Trish se indigna porque sabe que lo que está diciendo es cierto y Jeri lo utiliza muy hábilmente para subirle el volumen del enfado a Trish hasta que esta se cabrea por completo y suelta un:

Creo que es ingenuo asumir que no es cierto. Así que sí, creo que está ahí afuera. Este hombre enfermo y pervertido probablemente aterrorizado de su propia debilidad, o que a mí me sugiere impotencia.

¡Auch! Claro que por mucho que nos gusta o coincidamos en todo lo que está diciendo creo que todas tenemos la misma reacción de pánico que tiene Jessica porque eso de meterte con alguien que es capaz de controlar la mente no es lo que se dice, la reacción más inteligente.

Kilgrave apesta y ronca por las noches

Kilgrave apesta y ronca por las noches

Jessica le rompe el micrófono a Trish para que no pueda seguir hablando e intenta convencerla de que pare, porque sabe que Kilgrave está escuchando y no quiere que la rubia se ponga a sí misma una diana en toda la cara. Pero la rubia quiere defender a Jessica, a su honor y a todo lo que ha sufrido y pone como excusa a Hope para hacerlo. Y en esas están cuando el mismísimo Kilgrave llama al programa.

Esta es la primera vez que llamo, pero escucho el programa desde hace mucho tiempo. Trish quiero aplaudir tu coraje, siempre has sido una heroína para los oprimidos. Al diablo la supervivencia. Es admirable. Pero mi pregunta es, si realmente hay un hombre con las habilidades que has descrito, alguien que pudiera hacer que cualquiera, en cualquier parte, hiciera lo que él quiere que hagan… me parece a mí que insultarlo sería salvajemente peligroso. O, por decirlo de otra manera, tremendamente estúpido. Todo el mundo tiene sentimientos, incluso… ¿cómo has dicho? Los hombres sádicos y corrosivos.

¡Se va a armar la marimorena! En cuanto acaba el programa, Jessica y Trish salen pitando del estudio y ambas llegan a la conclusión de que Jeri ha manipulado a Trish para que sea ella el foco de cualquier ira de Kilgrave y ayudarse con el caso de Hope. Las dos están tan a la defensiva que, cuando un fan intenta acercarse a Trish, se lleva un recuerdo en salva sea la parte, que no es precisamente el autógrafo que estaba deseando. A la rubia esta sensación de persecusión no le gusta nada y le dice a Jessica que no sabe como ha podido vivir todo este tiempo con esa sensación encima. Jessica tiene una repuesta: WHISKY.

Jessica Jones con sus vecinos

Ten vecinos dijeron… será divertido dijeron…

Con Trish a salvo en su casa, Jessica vuelve a su casa y se topa con que su puerta está cerrada, esa es la parte positiva, la negativa es que ha tardado tanto en volver que los cerrajeros se han marchado y no tiene llave para la nueva cerradura. ¡Mal asunto! Como nuestra chica no es de esperas se carga la cerradura otra vez, como siga a este ritmo no va a ganar para pagarle a los cerrajeros.

Igual de inmediato se distrae porque el gemelo raro de arriba, trae prácticamente en brazos a Malcom que otra vez está hasta arriba de drogas. Jessica entonces tiene una idea, puede utilizar a Malcom como distracción para robarse las drogas en el hospital. Y dicho y hecho, utilizando aquel dicho de «aquí vale todo», Jessica entra con Malcom en el hospital y prácticamente lo lanza contra un enfermero. Como es un drogadicto y se nota a leguas, todo el mundo centra su atención en él y Jessica se roba la anestesia sin problema.

Trish-con-el-policía

Un policía se acerca hasta el departamento de Trish y le pide que abra la puerta. La rubia como sabemos tiene una especie de muralla defensiva que mantiene a todo aquel que no quiera fuera, así que primero pide ver una identificación y el policía se la muestra. Resulta que el hombre está ahí porque el fan al que Trish golpeó ha puesto una queja. Al menos eso dice él, porque todas nosotras estamos gritando internamente ¡No lo hagas Trish!

La rubia dice que más que abrir llamará a su abogado para que él se ocupe y el poli le responde que sin problema, pero que puede que la prensa se entere si él tiene que volver. Trish sufre porque su reputación está de por medio y decide abrir, eso sí, primero pilla un arma por si las dudas. Igual en cuanto abre la puerta el poli se le echa encima y se arma tremenda pelea.

Trish lo da todo y podemos ver en acción todos esos movimientos que ha aprendido y que le sirven para no acabar muerta a la primera de cambios, porque consigue quitarle la pistola al poli y meterle un buen par de golpes. Pero la pelea se alarga demasiado y el tío es un poli entrenado que pesa por lo menos 30 kilos más que ella y es considerablemente más grande. Así que cuando consigue medio noquearla y aprovecha para empezar a ahogarla. ¡Menos mal que Jessica estaba ahí para quitárselo de encima!

Como Kilgrave le ordenó matar a Trish, el tío no para por más que Jessica le da con todo, así que en un movimiento ingenioso, Jessica le inyecta parte del sufentanilo y la deja K.O. así que el poli se cree que está muerta y se pira, no sin que antes Jessica le meta el teléfono en el bolsillo para poder seguirlo con el app que le puso a Trish para tenerla controlada en todo momento.

Jessica-y-Kilgrave-se-miran

Jessica sigue al policía hasta la casa donde se está quedando Kilgrave, ahí puede ver como el poli le asegura a su enemigo que Trish está muerta y que Jessica ha sufrido muchísimo al verlo. Jessica siente que ya lo tiene en sus manos, pero entonces Kilgrave le ordena al poli que se tire por la ventana y eso la para, porque por mucho que ella diga lo contrario, es una heroína. Así que sale corriendo a noquear al poli para que no se tire y justo en ese momento Kilgrave y ella se miran a los ojos.

Jessica recuerda el pasado y vemos una escena en la que Kilgrave le ordena que «se encargue» de la esposa de Luke. Jessica la golpea con todo lo que tiene el pecho y la chica muere, de ahí su eterna culpabilidad. Pero ese fue también el momento que le dio fuerzas para conseguir vencer a Kilgrave y escapar. El recuerdo se ve interrumpido porque el poli se despierta y se intenta tirar otra vez, así que le toca noquearlo de nuevo. Luego entra en la habitación para seguir a su enemigo, pero se topa con todos los habitantes de la casa atacándola obviamente bajo sus órdenes y no es tan fácil deshacerse de ellos porque Jessica no quiere herirlos.

Jessica-en-la-casa

Jessica rebusca por la casa pero Kilgrave ya no está ahí, igual lo que encuentra le pone los pelos de punta a cualquiera, porque el tío tiene un cuarto dedicado a ella. Miles de fotografías de Jessica inundan las paredes. Jessica en casa, en la calle, en el trabajo. Vamos, que el tío es un acosador de los que dan pero que mucho miedito y la ha estado vigilando desde hace muchísimo tiempo. ¡WTF!

Jessica se lanza por la ventana con el poli para que el sienta que ha cumplido la orden de Kilgrave y deje de intentar suicidarse. Apenas lo hace, él vuelve en si y entra en pánico porque piensa que ha matado a Trish, pero Jessica le asegura que no ha matado a nadie y le dice que se pire y lo olvide todo.

Jessica-se-despide-de-Luke

Jessica se va derecho a casa de Luke, pero cuando él la invita a pasar ella le dice que no puede, que de hecho lo que sea que tienen ha de terminar porque ella no puede seguir con esto. Luke cree que esto tiene que ver con que él le haya contado que su esposa ha muerto, piensa que Jessica no puede lidiar con ello y en cierta forma es totalmente cierto, pero no es que le asuste salir con un viudo sino que ella lo dejó así y la culpa no la deja vivir.

Jessica se marcha a casa, pero de camino examina algunas de las fotos que Kilgrave le tomó y se da cuenta de que, quien sea que se las ha tomado la ha estado siguiendo durante mucho tiempo. La pregunta es ¿quién es? Y así señoras terminamos este episodio de Jessica Jones. ¡Sufro mucho por la vida de Trish! Por un segundo pensé que nos quedábamos sin ella.

Sobre el Autor

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

Subscríbete a lesbicanarias

Lo más lesbicanario

Échale ojo a estos vídeos

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies