Ah, el porno. Ese medio de entretenimiento, y a veces de inspiración, que todos vemos pero que todos pretendemos que nuestra moral nos pone por encima de ello.

Particularmente si somos mujeres. Porque resulta que nuestra sociedad patriarcal nos ha querido decir toda la vida que las mujeres no deben disfrutar el sexo. Y que una tiene que sufrirlo por fines reproductivos.

Todo esto, por supuesto, es absurdo. A menos que la chica sea asexual, las mujeres disfrutamos del sexo tanto como los hombres. Y sí, también del porno. El problema es que la mayoría del porno está hecho por y para hombres heterosexuales.

El video

“Porque necesitamos porno lésbico real”, con Natasha Noman

Es una lástima que el video no tenga la opción de subtítulo es castellano, porque es una masterclass de dos minutos sobre el tóxico impacto de la heteronormatividad y el patriarcado de  nuestra sociedad.

En pocas palabras Natasha Noman, una periodista estadounidense, que es lesbiana, habla sobre cómo la industria del porno es primordialmente creada por hombres y para hombres.

Vamos a ver los puntos más destacados que explican porque esto es malo, si hablamos de sexo lésbico:

El porno lésbico es el más popular

«Regularmente, el porno lésbico es creado por hombres, para hombres e involucra a dos chicas heterosexuales que pretenden apreciar los senos»

No hay nada que negar, dos chicas guapas en una situación sexy no tiene punto de comparación con ningún otro escenario potencialmente pornográfico. Y puede que piensen que esto lo digo de forma parcializada, pero ser bisexual significa que los hombres también me parecen comestibles.

Además las mujeres hetero también buscan y parecen disfrutar del sexo lésbico, así que…

Por los últimos dos o tres años el porno lésbico ha sido el más buscado, de acuerdo a los números de PonrHub.

¿Cómo sabes que las protagonistas del porno lésbico son hetero?

«Cuando estás con una chica y las cosas se van poniendo serias»
(Vía buzzfeed.com)

Bueno, esto va a sonar estúpido pero, las uñas.

No voy a decir que todas las chicas que tengan las uñas cortas son queer, pero es casi seguro que todas las chicas queer tengan las uñas cortas porque, sí, auch.

Segundo tienes que ver la forma tan ofensivamente falsa en la que las chicas se tocan, se ven o pretenden gemir. Es, no sé si soy yo sola, pero es anticlimático.

¿Cuál es el problema, es sólo porno?

«Así que compartir una representación del lesbianismo creada para el disfrute masculino no sólo desinforma, sino que también los desvaloriza, convirtiéndolo en un fetiche de hombres, en lugar de la poderosa expresión de sexualidad femenina que es.»

Esto es como decir que es sólo un libro o es sólo una serie de TV o es sólo una peli. No existe tal cosa. Esto sirve cuando la persona no se ve afectada por el contenido.

El entretenimiento ciertamente no está para educar o criar hijos de nadie. Pero la realidad es que los medios son influyentes. El material que vemos, o leemos, tiene impacto en nuestras vidas.

Así que cuando creamos porno lésbico que en realidad sólo tiene como fin satisfacer a un hombre hetero, no sólo estamos haciendo una ofensa al sexo lésbico, sino que estamos explotando una imagen misógina y errada.

¿No es para tanto?

«Y cuando tomamos en consideración que la mitad de los chicos jóvenes, y cerca de un tercio de las chicas, son expuestas a la pornografía antes de los 12 años, queda claro que la pornografía se ha convertido en pieza clave de la educación sexual.»

La mitad de la población masculina y un tercio de la femenina son expuestas al porno, de una u otra forma, antes de cumplir los 12 años. Como sabemos, una edad crítica en el florecimiento sexual.

Y tomando en cuenta que todavía nos negamos a sacar al sexo de la lista de temas tabú, y por tanto la educación sexual es más bien triste, en general. Pues el porno termina tomando forma de enciclopedia.

Y una vez más las mujeres quedan reducidas a objetos sexuales para la satisfacción masculina, aún si son lesbianas.

Es diferente

«Casi por definición el sexo lésbico no te permite ser descuidado o convencional… También es el tipo de sexo que demanda el placer femenino. Otra cosa que muchas veces es ignorada en el porno y en la sociedad.»

El sexo lésbico es increíble y fluido y diferente para cada pareja, cada vez. Cuando una chica se aventura por primera vez en ello y sólo tiene como referencia el porno (porque de dónde más va a sacar info), pues se vuelve incómodo.

No sólo perpetúa una mentalidad machista, sino que causa tropezones en el proceso de llevar a cabo el acto en algunos casos.

¿La importancia?

«Es importante crear representaciones reales de mujeres teniendo sexo, porque cuando fallamos en hacerlo continuamos el ciclo de ver el lesbianismo a través de un lente masculino a menudo misógino.»

Así que es hora de crear porno lésbico más representativo. No sólo por el simple disfrute de las chicas queer, sino por dar pasos en la dirección correcta.

Aquí también es importante la representación. Cuando fallamos al crear contenido que muestre de forma realista a dos mujeres teniendo sexo, reforzamos las visiones sexistas de las lesbianas y mujeres queer en general.

Como cuando un hombre asume que una lesbiana no es realmente gay sino que no ha conseguido a un “verdadero hombre”, o no ha tenido buen sexo con uno.

O cuando una tiene que escuchar que el sexo lésbico no es verdadero sexo, pues es degradante, insultante y, sobre todo, errado.

Mejor porno lésbico por y para lesbianas

«O cuando me dicen que el sexo lésbico no es sexo de verdad, es degradante. E inmediatamente relega al lesbianismo y a las mujeres queer a ser ciudadanas de segunda clase.»

Así que es hora de mejorar. Es hora de hacer porno lésbico por y para lesbianas.

A ver si a los hombres hetero les va a gustar que los miembros de la comunidad LGBT+ les hagamos el porno de hoy en adelante… No, saben que, sería mejor de todas formas, así que seguro la respuesta es sí.

En general el porno trata a las mujeres bastante mal. Recientemente surgió el caso de una actriz porno que fue agredida sexualmente.

La cantidad de gente, hombres y mujeres, que desestimaron su experiencia porque “Si haces porno, qué más da”, o “Te ganas la vida teniendo sexo con mil tipos, ¿qué esperabas?” y un sinfín de frases igual de espantosas.