Muchas veces cometemos errores muy graves en el cuidado del tesoro más grande que la vida nos ha dado… Nuestra vagina. Creemos que haciendo o dejando de hacer ciertas cosas mejoraran la salud de nuestra preciada vagina, pero ¿Qué tan cierto serán? Por eso hoy quiero mencionar algunas cosas que debemos hacer para mantener a Gina en excelentes condiciones.

Productos para la limpieza intima

Muchas de nosotras vemos en la TV, revistas o internet, lo hermoso que es usar productos para la limpieza intima; la realidad de las cosas es que lo único que hacemos es matar a nuestra vagina poco a poco. Utilizar este tipo de productos mata las bacterias sanas que apoyan a mantener tu vagina naturalmente limpia o puede causar irritación a determinados tipos de piel.

La realidad de las cosas es que podemos mantener una vagina super sana sin necesidad de toallas sanitarias perfumadas, toallas húmedas con aromas o esos jabones especiales para la limpieza femenina. Se recomienda utilizar jabones neutro para la zona externa y no tocar la zona interna con cualquier tipo de químico.

Subir y bajar de peso

Muchas no tomamos esto en cuenta, pero el ganar peso y perder peso de manera rápida podría afectar a la vulva. De la misma forma en que la piel abdominal se pone flácida con los cambios repentinos de peso, ocurre con la vagina. Si quieres mantener una vagina estable, se recomienda mantener un peso estable y una alimentación balanceada.

«Quiero bajar 2 kilos»

Ser sexualmente activa

Pensaríamos que ser sexualmente activas pondría más en riesgo a nuestra vagina; digamos que no estamos del todo mal, pero todos los problemas que podamos estar pensando se pueden evitar con un buen cuidado sexual, pero es importante mantener relaciones sexuales; estimular la zona incrementará el flujo sanguíneo, esto hará que tanto el tejido como los músculos se mantengan en impecable condición, ya que mejorará la lubricación vaginal, esto hará que el placer sexual sea más placentero.

Actividad fisica y sedentarismo

No cabe duda que los extremos son malos; nuestra vagina es tan delicada como una mujer, pero a la vez puede llegar a ser una guerrera fuerte. Muchas de nosotras creemos que el ejercicio podría mantenerla super sana, pero la realidad es que hacer ejercicio en exceso podría lastimar la zona de acuerdo al ejercicio; andar largas travesías en una bicicleta podría denominarse asesinato en primer grado a su vagina, pero por otro lado mantener un estado de sendentarismo podría terminar en la misma historia. Estar sentada mucho tiempo hace que no ejercitemos los músculos vaginales y podríamos perder parte de la satisfacción sexual y facilidad de fecundación (si es que quieren embarazarse).

La opción para las mujeres que se ejercitan mucho, es conocer bien las rutinas de ejercicio que realizan y adaptarlas, todo con el fin de mantener su piso pélvico tonificado y sin problemas. Para las mujeres que mantienen una vida en la oficina, se recomienda utilizar como mínimo 15 minutos una pelota suiza, esto con el fin de tonificar la pared pélvica sin salir de la oficina.

Alimentación

Muchas hemos escuchado que comer determinado tipo de alimento puede traer cambios al sabor, olor e incluso color de nuestra vagina; la realidad es que sí. Alimentos como el Yogur, ajo, piña, arándano, fresa, etc. Pueden traer diferentes beneficios, por ejemplo:

Mantener dentro de tu dieta el Yogur es increíblemente recomendado ya que el yogur contiene el mismo tipo de bacteria que la vagina tiene para mantenerse saludable. Los expertos recomiendan ingerir Yogur en sus diversas presentaciones, ya que esto lograra evitarnos una que otra infección por hongos.

El ajo es algo que lamentablemente (digo lamentable, porque no me gusta tanto) también debería de incluirse como rutina a la alimentación; los expertos mencionan que el ingerir ajo evita o trata infecciones originadas por hongo y que mantiene el mal olor de la vagina en control.

Arándano, piña, fresa y muchas otras frutas son incluso mas recomendadas que el yogur, ya que la ingesta de frutas mantendrá a nuestra vagina super humectada y con un sabor más “dulce” que al habitual; no cambian como tal el aroma de la vagina, pero el consumir frutas puede ayudar a que nuestra vagina no tenga un olor fuerte y libre de toxinas malignas.

La verdad es que existen muchísimos más tips para mantener una vagina completamente sana. Muchas creemos que no necesita muchas atenciones o por el contrario, que necesita todas las atenciones del mundo. Lo que en general te recomendamos es que no seas una persona extremista, no sobre protejas a tu vagina, pero tampoco la mantengas en el olvido.

No olvides visitar a un especialista cada 6 meses para darle una valoración completa al tesoro más grande que tienes y que disfrutas.