Ha pasado casi un año desde que la pareja formada por Maite (Ylenia Baglietto) y Camino (Aria Bedmar) abandonaba Acacias 38. Partieron rumbo a París buscando vivir su amor en libertad, o tan “libremente” como lo permitía la sociedad de principios del siglo XX. Con ello, comenzó la transmisión de un podcast que intentó darle continuidad en el formato de radionovela. Sus 12 capítulos, de no más de 10 minutos cada uno, fueron los últimos contenidos sobre esta trama. Una historia que por sí sola atravesó las fronteras de España para generar un revuelo internacional.

Sin embargo, la falta de contenido no ha impedido que las fans, apodadas “Maitiners”, sigan exigiendo a Radio Televisión Española (RTVE) la continuación de su historia en formato audiovisual.

Tal vez, quien vea esto desde afuera no comprenda el porqué de tanta pasión y tanto empeño, pero les aseguramos que esta pareja de ficción muestra valores relevantes que deben visibilizarse. Cada acción, cada campaña, cada encuentro semanal en la red social Twitter, dedicado a seguir pidiendo su regreso, ha merecido el esfuerzo. Así lo hemos aprendido de Maite y Camino cuando tuvieron que batallar contra viento y marea para vivir su amor libremente. No se desanimaron a pesar de las circunstancias adversas. Al contrario, fueron en contra de los valores de la época para defender sus ideales de igualdad y libertad.

No vamos a detenernos en detallar su historia porque el texto se nos haría muy largo y queremos centrarnos en la lucha por el Spin-Off. Sin embargo, es importante resaltar la profundidad y potencia de sus diálogos, la construcción y evolución de cada personaje, y la actuación y química perfecta de las actrices. Estos factores hacen de Maitino algo único y especial.

La pareja nació como una trama más de las tantas que se desarrollaron en la serie diaria a lo largo de sus seis años. Sin embargo, poco a poco se convirtió en un fenómeno con miles de seguidores en todos los rincones del planeta. La repercusión fue tal, que mientras su historia era emitida, las interacciones con la cuenta oficial de Acacias aumentaron ostensiblemente y Maitino fue tendencia en Twitter en múltiples ocasiones, de forma espontánea y organizada en campaña colectiva:

Maitino en Twitter

Algunas de las tendencias relevantes de más de 50 instancias de registro con motivo Maitino

La lucha por seguir viendo a Maite y Camino en pantalla ya tiene un largo trayecto. El reclamo que comenzó en las redes bajo el #SpinOffMaitinoTv, fue llevado a acciones físicas como búsqueda de un canal más directo a la directiva de la corporación. En diciembre del año pasado, fueron enviadas cartas físicas desde más de 30 países a la redacción de RTVE pidiéndole que apostara por su historia. Junto con las cartas llegaron también cientos de formularios al Defensor de la Audiencia, abogando por su responsabilidad como medio público con la igualdad y diversidad.

Esta campaña tuvo como resultado que el Director de Contenidos declarara en “RTVE responde”, que estaban estudiando la posibilidad de continuar la historia en lineal o en digital, ya que era una temática que no querían abandonar.

Aparición de Fernando López Puig en el programa RTVE responde junto a las cartas físicas arribadas al departamento de ficción pidiendo Spin-Off Maitino

Pero si pensábamos que, tras esa declaración, sería cuestión de días para que se confirmara el Spin-Off, no podíamos estar más equivocadas. Más de cinco meses han pasado ya desde ese momento, RTVE tuvo cambio de directivos y continuó dando luz verde a otras series, sin pronunciarse respecto a Maitino.

Debido a la falta de respuesta, un grupo de Maitiners decidió emprender nuevas actividades. El objetivo era que RTVE viera que la petición de Spin-Off seguía presente y esperando respuesta. Una valla publicitaria asomó como una buena posibilidad. Para costearla, el grupo logró recaudar los fondos necesarios, a partir de un “Crowdfunding” gracias a la solidaridad, compromiso y empatía de seguidoras de muchos países. Entre ellos Colombia, Puerto Rico, Estados Unidos, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Italia, Francia, Alemania, Noruega, Rusia, Tailandia, y España. Se consiguió recaudar lo necesario en pocos días y nuevas ideas se materializaron para seguir pidiendo que Maitino vuelva a las pantallas.

Una enorme valla publicitaria fue colocada en las inmediaciones de las instalaciones de RTVE. La acción fue tan sorpresiva que conmocionó a las propias actrices, quienes se acercaron al lugar para tomarse fotos, mostrando su apoyo y agradecimiento a las fans, pero además causando impacto en reconocidos medios de comunicación de España e Italia quienes se hicieron eco de esta acción en sus portales, reivindicando con ello la necesidad de que el Spin-Off Maitino sea una realidad.

Ylenia Baglietto y Aria Bedmar

Ylenia Baglietto y Aria Bedmar en su visita a la valla de la esperanza

La segunda acción generada por la unión del fandom, consistió en inundar las calles de Madrid con carteles. El objetivo fue llevar su historia a más gente y darla a conocer a un público que empatice y popularice la lucha. Los carteles fueron colocados estratégicamente en los lugares más emblemáticos de Madrid como la Gran Vía, Plaza de España, Chueca y Malasaña entre otros. Estos espacios son altamente concurridos en la capital española y otros son muy conocidos por albergar las festividades del “Orgullo” durante el mes de junio.

Los carteles hacen referencia a la esencia de Maitino, “amor, libertad, visibilidad, feminismo”. Van acompañados de un código QR que al escanearlo redirige al canal de You Tube de “Se Interpone” con la selección de todas sus escenas. También redirecciona al hashtag utilizado en Twitter para la lucha y a la página del Team Maitino. En la misma se puede ver un resumen de su historia y de la campaña llevada a cabo. Al igual que con la valla, esta acción fue reconocida por las actrices y la guionista Verónica Sáenz, quien motivó a fans nacionales e internacionales con un “challenge” y a posar frente a los carteles.

Maitiners

Algun@s Maitiners que aceptaron el challenge y compartieron en sus redes

Además de estas acciones físicas, existe una tercera acción de difusión. Se creó una publicidad virtual en Facebook e Instagram para España y varios países de América. En la misma se invita al público a conocer y formar parte de este movimiento. El anuncio te lleva a la información más relevante de esta lucha. Hasta el momento cuenta con más de 950 entradas.

Publicidad virtual de Facebook de Maitino

Publicidad virtual de Facebook

Gracias a estas acciones, muchos medios de comunicación nacional e internacionales se han hecho eco de este movimiento, generando visibilidad pública e interés. En el último mes, Maitino parece estar nuevamente en la boca de todos, pero aun así RTVE sigue sin pronunciarse al respecto.

Un proyecto tangible:

Posters de Maitino en Madrid

Hay que destacar que detrás de todo este movimiento, se cuenta con el compromiso e implicación tanto de las actrices como de la directora y guionista Verónica Sáenz. RTVE ha recibido la propuesta de dos proyectos de Spin-Off de parte de Sáenz. Estos han sido denominados “El Lazo Invisible” (versión continuista del podcast producido por RTVE y Grupo Boomerang y emitido por RNE) y “La Librería” (versión actual de la historia de Maitino). Por lo tanto, el Spin-Off no es un proyecto que se encuentra “en el aire”.

Como pueden ver, se cuenta con un proyecto tangible, con el compromiso y voluntad de un equipo de trabajo y con un público fiel que asegura audiencia y éxito. Todo ello, luego de demostrar hasta dónde se puede llegar por volver a ver a nuestra pareja favorita en pantalla. Por eso nos preguntamos, ¿qué más necesita RTVE para dar un espacio a esta historia?

Esta lucha incesante no sólo muestra la falta de referentes lésbicos en la televisión actual, sino que deja en evidencia la odisea que tiene que pasar una parte de la población para poder verse reflejada e identificada en la pantalla con historias protagónicas.

No nos queda más que agradecer a todas las personas que han apoyado esta ardua campaña aportando su granito de arena motivadas sólo por la ilusión. La fe de la fanaticada es inquebrantable y hemos demostrado una y otra vez que esta lucha vale la pena. Al igual que Maite y Camino, esta historia nos enlaza con un lazo rojo que, sin importar las distancias, los idiomas o culturas, nos une con un propósito y esperanza común. Es parte de la responsabilidad social de los medios televisivos instrumentalizar los fenómenos shipperos y su repercusión para darle legitimidad a proyectos que den visibilidad en ficción. De tal manera que normalicen la diversidad, que es lo que hoy hace este fandom, dando fehacientes razones de por qué ¡Maitino merece continuar!