Seleccionar página

Viviendo la homofobia de cerca

Viviendo la homofobia de cerca

cute lesbian couple

En capítulos anteriores de este bollodrama que llamamos “vida”, hemos tratado el lesbianismo, la soltería y muchas cosas más, sin embargo hoy nos damos un espacio para hablar de la homofobia. El colmo para una mujer lesbiana que ha realizado activismo, nunca tuvo un clóset real, escribe en dos blogs muy buenos para chicas lesbis y bisexuales, y carga la bandera gay hasta en los calzones, es vivir con alguien homofóbico… todo le pasa a la prima de una amiga, necesita una limpia o algo así.

Hagamos una aclaración, la homofobia se refiere a la aversión hacia personas homosexuales; por tanto homosexualidad se refiere a la atracción erótico/afectiva hacia personas del mismo sexo. O sea, decirle lesbofobia es correcto y llamarle homofobia también.

Regresemos al tema… Vivir con una persona homofóbica es como tener a la vida burlándose de ti, es decir, todo lo que trabajas como chica L o B de la diversidad sexual, tu aceptación y ese proceso se vienen abajo. Hablemos de algunas soluciones posibles al problema:

1. Educar a la persona

Desde mostrarle personas importantes de la comunidad LGBT hasta ponerle documentales, es importante darles un espectro más amplio y diverso de la homosexualidad para que aprendan a reconocerla, vivirla y sentirla como algo que solo pasa, y no como el próximo apocalipsis.

2. Habla sobre tus sentimientos

No que te victimices, pero sí habla sobre cómo te sientes con sus comentarios o acciones, las personas podemos funcionar por empatía y si es un ser querido o familiar, debe entender de forma más efectiva porque le importas.

3. Mencionale cuán importante es para ti

Si tiene una mentalidad intransigente o muy cerrada, habla sobre tu cariño y aprecio hacia el o ella. En ocasiones el amor sí conquista todo, sobre todo si es familia.

4. Entiende que no es un proceso simple

No van a cambiar de la noche a la mañana, así como te costó aceptarte a ti misma, les cuesta comprender y cambiar sus propias expectativas de ti.

5. Intentaste todo y no puede…

Enviar a la persona a terapia puede ayudar, el miedo o rechazo no son sentimientos muy racionales, pero es algo de lo que un buen psicólogo puede ocuparse.

Si ya te pusiste a educar a la persona, darle información, folletitos, hablaste, le diste un puñetazo (ok no) o hiciste lo posible por llevarlo al psicólogo y no funcionó, la mejor y más pacífica solución es mantener un perfil bajo y evitar las confrontaciones, se siente feo, es como el meme “¡Estúpida, mi visibilidad, idiota!”, puesto que, aunque no guardes la bandera gay, es mejor no restregársela en la cara. Una solución que no llega rápido es acostumbrarse, pues como dice la canción; no cabe duda que es verdad que la costumbre, es más fuerte que el amor.

¿Han vivido la homofobia de cerca? ¿Cómo lo solucionaron Lesbicanarias? Estamos para leer sus comentarios.

Sobre el Autor

Viridiana Rosales

Blogger, escritora de clóset y amante del café. Música, cine y risas ¡sí par favars!

Subscríbete a lesbicanarias

Lo más lesbicanario

Échale ojo a estos vídeos

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies