Seleccionar página

Tres mini relatos lésbicos para alegrar tu viernes

Tres mini relatos lésbicos para alegrar tu viernes

Relatos lésbicos

Este cariño maldito

Te sueño constantemente, igual que una aficionada al sado. Como si disfrutase haciéndome daño a mí misma. Como si no fuera ya bastante cruel saber que es otra la que te despega las bragas, la que come de ti, la que te acompaña hasta el final. Otra con la que te sentirás feliz y no querrás saber de nadie más. Otra cuyo nombre explotará del fondo de tu garganta cuando disfrutes un orgasmo. Otra a la que acariciarás el pelo mientras la ves dormir. Otra que fue valiente y puede deleitarse con tu amor. Como si eso no fuera suficientemente cruel. Este cariño maldito, tan real como el mundo real.

Me cortejaste con los ideales que ilustrabas tras tu sonrisa eterna, embustera. Y yo me dejé engañar. Quedé atrapada en tus promesas, que no se sostenían por ningún lado. Tus palabras ocultaban un significado que no conseguí adivinar. Las mías también. Llegué a decirte “te quiero” con voz sorda para tus oídos, que se habían quedado mudos. Me alegro de que seas feliz. En realidad, no. Pero una de las dos tiene que serlo. Prefiero que seas tú.

Ahora que sigues tan lejos, todo sería más fácil para mí, si no le hubiera enseñado a mis canciones preferidas a acordarse de ti, a pincharme con sus acordes más agudos, a estrangularme un poco más fuerte cada vez que llega el estribillo. A vivir dentro de una contradicción que es un afecto condenado. Un cariño que, en vez de ser reconfortante, es embaucador y maldito.

Me atrae lo prohibido

Tiendo a escribir sobre alguien que me inspira. No tiene por qué ser la pareja. En mi caso, no lo es. Más bien, trato acerca de un imposible.

A mí me inspiran dos mujeres: una se marchó a bailar el carnaval de Oruro… Y otra eres tú. Ninguna sois mi compañera. ¿Ves? No se cumple. No es “lo que corresponde”. Pero es lo que toca.

Soy una enamorada de las causas perdidas: mujeres que se alejan cada vez más del país, mujeres con novia, mujeres casadas, mujeres de la acera de detrás… Es lo que me seduce: lo prohibido. Lo ajeno. Lo que no me conviene. Me da la vida trapichear con mis sentimientos, hacer de contrabandista conmigo misma, enjaularme sin tener compasión de mí.

Esa soy yo, una suicida emocional que exprime su existencia por si se acerca demasiado al vacío que, por cierto, también está prohibido.

Sin título

Me gusta pasear contigo, que compartamos un café, discutir sin enfadarnos sobre quién paga, quitarnos las manos que sujetan el dinero tocándonos más de la cuenta… A veces fantaseo con averiguar a qué sabes, con hacer el amor contigo, como hace todo el mundo. Porque posees una belleza que me vuelve adicta al sexo.

Lo mejor: que veo que tú también quieres. Veo tu propensión. Me lees las intenciones.

Lo peor: que no eres una mujer.

Sobre el Autor

Sara Levesque

Mi pasión siempre ha sido escribir. Empecé para superar una ruptura, a modo de terapia. Como no lo conseguí, permanecí agarrada al lápiz, por si las moscas. Soy audioprotesista. Es un buen trabajo para ganarse la vida. Escribir, en cambio, es lo que me mantiene viva. www.bohemiateadoro.wordpress.com es mi web, por si quieres leer más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe nuestros artículos al momento en tu teléfono suscribiéndote a nuestro canal.

¡Échale ojo a este vídeo!

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies