A estas alturas, probablemente, ya habrás visto (y llorado) con el hermoso cortometraje animado de dos estudiantes Esteban Bravo y Beth David, In a Heartbeat, que narra la historia de amor entre dos chicos.

Con más de 24 millones de visitas en YouTube (por ahora), el corto se convirtió en viral rápido. Es un poco Pixar, un poco comedia romántica. Así que ustedes pensarán ¿por qué es tan especial entonces?

La clave del éxito de In a Heartbeat

La verdad es porque expresa de una forma muy efectiva aquello de Love is Love, amor es amor. Sí hay cierto tono de “armario”, cuando el protagonista es “descubierto” por el resto de la escuela en su enamoramiento del guapo compañero.

Pero no se siente agresivamente como dejando una declaración contra la homofobia. Bien podría ser porque uno es popular y el otro nerd.

Es fantástico porque todo se trata con naturalidad y sin hacer de la homosexualidad como una extraordinaria rareza. Es, literalmente, una historia con la que cualquiera pudiera sentirse identificado. Independientemente de la sexualidad.

Por supuesto también cuenta con elementos significativos como, los colores cálidos de las animaciones. El humor, el drama, el fracaso que inmediatamente es superado en un precioso final feliz.

Las reacciones

En general, las reacciones ante este corto viral han sido muy positivas. Casi todo el mundo tiene algo bonito que decir al respecto.

Claro que, como con todo, están los negativos y los odiosos que o creen que van a ser más cool por tener la opinión menos popular. O realmente siente repulsión impulsada por una profunda ignorancia.

Porque eso es lo que da vida a cosas como la homofobia, el racismo, el sexismo, y afines: la ignorancia. ¿Un ejemplo de las diferentes reacciones? Este grupo de personas mayores, que es el grupo de estudio donde uno esperaría mayor rechazo, ¿no?

🙂 ¡Sorpresa! No hay que subestimar a los abuelos (ni el poder de la animación), que saben mucho. Por cierto, le pueden activar subtítulos en español.

Más reacciones a In a Heartbeat

Por favor, vean la reacción de estos tres chicos, adultos todos, gay, y el impacto que tiene un corto animado hecho por estudiantes para ellos. Uno de ellos de hecho dice que seguro es un final triste “como toda película gay”.

Por eso la representación importa.

O estas chicas, lesbianas, adultas también. Que también muestran miedo de que no tenga final feliz, porque es gay. Que reconocen que cualquiera podría sentirse identificado. Y de hecho desean que algo así existiera cuando ellas eran pequeñas.

¿Lloraron? Yo como una Magdalena, cada vez que lo veo. Es como Toy Story 3.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe nuestros artículos al momento en tu teléfono suscribiéndote a nuestro canal.