Seleccionar página

Flozmin resumen semanal 5 – Montaña Rusa

Flozmin resumen semanal 5 – Montaña Rusa

La semana pasada el mundo alrededor de Flozmín colapso porque Jazmín decidió irse a pasar el fin de semana con Elena. Y por si eso fuera poco Flor se lo ha comido con papas y las ha visto llegar a las dos, así que ni como despistar al enemigo.

Flor jugando bolos

Flor pensando en lo que le haría a Elena

Esta semana empezamos con Flor intentando de todas las maneras posibles ganar a los bolos. Lo malo es que su compañero de juego es más bien tirando a maletín, así que la pobre mujer se desespera. Encima sin querer le da con la bola y como dirían los argentinos «lo rompe» jaja. Obvio ahí se terminó la cita, así que uno más que esquivamos.

Después de la cita fallida, Miranda y Flor regresan al hotel cuando se topan de frente con Flor que va al cine vestida para matar porque obviamente se va con Elena. Vamos que le está tirando la caña bien y bonito con esa mini falda de cuero y camiseta sexy que dejó a Flor, Miranda y al fandom con el ojo cuadrado.

Miranda mirando a Jazmín

Miranda nos representa a todas

Lo siguiente que vemos es un sueño de Flor y ¿saben como sé que es un sueño? ¡Pues porque todo está bien entre estas dos y hace nada Jazmín andaba de picos pardos así que nada de nada monada! Igual en el sueño nuestras Flozmín están celebrando su aniversario de «amistad» (nótense las comillas) así que Jazmín le entrega un regalo a Flor y ese regalo es ¡Su suegro! Sí, es el papá de Flor que está vivo y «ya lo sabe todo». Ese mensaje críptico casi mata a Flor que se despierta en ese mismísimo momento a punto de entrar en pánico.

Jazmín entra en la cocina en ese momento y la pobre de Flor se queda un buen rato trabada entre el sueño y la realidad, pero en cuanto entra en razón se da cuenta de que Jaz está ahí en lugar de en el cine con Elena y es ahí donde todas descubrimos que en realidad iba con amigos de la escuela de chefs y todas hemos intuido mal. ¡La que esté libre de pecado que tire la primera piedra!

Flor le cuenta a Jazmín que tuvo una pesadilla con ella, bueno más que con ella con su papá pero tampoco le da demasiadas especificaciones. Luego Flor se ofrece a acompañar a Jazmín a su casa pero esta le dice que no, así que Flor se pone nerviosa pensando que se va a ver con Elena y aunque no dice nada Jazmín le aclara que no porque se lo vio en los ojos.

Jazmín: ¿Vos no podés? Ver en los ojos de alguien que te quiere o a quien quieres.
Flor: No, yo nunca me doy cuenta de cuando alguien me quiere.
Jazmín:¿Y cuando querés a alguien?
Flor: A vos te quiero… ¡No! No lo malinterpretes, que te quiero… te quiero como amiga… te quiero bien… yo sé que estás con Elena.
Flor y Jazmín hablando

As a lesbian… supporter

Flor mete reversa a su declaración como puede y Jazmín la deja porque es buena persona y porque ya tiene experiencia con todo eso de la homofobia interiorizada.

Igual al otro día a Flor se le prende el foco y decide pedir un desayuno para dos en el cuarto. Obviamente Jazmín se lo va a llevar y ahí aprovecha para confesarle que es ella con quien quiere desayunar porque ha de contarle algo y no quiere hacerlo en la cocina porque es privado. ¡Uh! Que bien pinta esto señoras. ¡Puntos extras para Flor por tener tan buena idea!

Ya sentadas, Flor le cuenta que, como acaba de ser día de la madre, fue a visitar a la suya y le contó un motón de anécdotas de ella y Virginia cuando eran pequeñas. Eso la llevó a ella a imaginarse como mamá y…

Flor: Me pasó algo muy loco que nunca me había pasado con nadie, que es que cuando me imagine a mis hijitos, me… me los imaginé con tu cara… ¡No te asustes eh! Quiero decir… que fue un flash. Espero que no te moleste lo que te estoy contando.
Jazmín: No me molesta, de hecho es lo más lindo que me dijeron en la vida.

Jazmín intenta contarle a Flor algo que intuimos pero jamás terminamos de cerrar porque ¡no nos cuentan la historia completa argh! En fin que supongo que sería que tuvo problemas con Elena porque esta no quería tener hijos, porque se ve que los escritores no encuentran otros problemas para separar a las parejas lésbicas o de plano se cargan a una o hijos (¿verdad Greys, Supergirl, Flozmín, etc,?). Igual Flor se niega a escuchar y le pide a la pelirroja que por una vez en su vida piense solo en ella.

beso entre flor y jazmín

Flor y Jazmín se besan y el calor en ese cuarto empieza a subir como la espuma. Porque el beso pasa de piquito a morreo intenso en tres segundo y ¡madre de todas las lesbianas! Flor que ya se ve más allá que acá lo para todo para desayunar. ¡Pero Flor! ¡Nena! ¡Desayúnatela a ella que seguro está más rica! Ais… Lo siento… todas tenemos nuestros momentos y yo no soy de piedra.

Más adelante, Jaz está ayudando a Flor a preparar una comida para celebrar el día de la madre con todas sus hermanas, las dos intentan hablar del tema niños pero Lolita las interrumpe así que la pelirroja la manda a buscar sal del himalaya LOL.

De nuevo a solas, Jazmín se propone enseñarle a Flor a cortar el pimiento morrón en Juliana (nop, no hablamos de las aparicio) y yo sufro porque se le repega y ahí hay un cuchillo y manos de por medios y ¡queremos niños! Los dedos son instrumentos de las diosas que no deben ser puestos en peligro de esa manera señoras. Coqueteos en otro momento y sin armas destructivas en las manos.

Más adelante por fin tienen un momento para retomar la conversación:

Jazmín: Me muero de ganas de tener un bebé con vos.
Flor: ¿En serio?, Sí yo también.
Jazmín: ¿Sí?
Flor: Sí, obvio, igual es imposible.
Jazmín: ¿Por qué imposible?
Flor: No bueno porque… Felpa con Felpa, no se puede ¿viste?
Jazmín: Flor no, hay un montón de maneras, por ejemplo se puede adoptar.
Flor: Obvio, es verdad. A mi me encantaría que tenga tu sonrisa.
Jazmín: O tus ojos.
Flor: Te quiero
Jazmín: Yo también te quiero.

Igual yo, no es por mal meter, pero aquí el orden de los factores sí que afecta el producto. Osea chicas, primero viene el sexo y luego los niños, igual deberían ponerle más empeño a lo primero antes de pensar en lo segundo. Esa es mi humilde opinión. Que todavía no tiene la vaca y ya la están cocinando. ¡Que todavía no son ni novias! Ais… me hacen sufrir…

La pesadilla igual la tenemos nosotros porque ¡al hotel llega el tipo del bowling a visitar a Flor! ¡Nooooo! Ella intenta sacárselo de encima como puede pero él, aunque es bueno es más denso que el cemento y no entiende. Flor le pide ayuda a Jazmín que se muere de la risa porque Dani entra ahí en plan macho mexicano diciendo que él es el marido.

Jazmín: ¡Esto es un novelón! Chico nuevo vs chico viejo.
Flor: ¡No! No me digas, ¡por Dios!
Jazmín: Si quieres voy yo y listo, que se pudra todo.
Flozmín cocina

¡Todo mi dinero al gallo de Jazmín!

Como Flor no ha nacido para esquivar chicos, Jazmín entra en acción para sacarla del lío. Y no es fácil porque insisto el tío es más denso que el licuado de rata que se tomó Wynonna cuando estaba poseída.

Por la tarde, en la cocina Flor y Jazmín están hablando sobre qué es peor, si dejar o ser dejado, cuando habla por teléfono Elena. Y es ahí donde nos enteramos todas que todo ese tiempo libre que traía de repente Jazmín entre manos era porque Elena andaba de congreso en no sé donde durante dos días. A Flor y a nosotras nos entra el trauma, porque claro, ahí andaba la Jaz de picos pardos con besos y planes de hijos incluidos y ¡Elena sigue ahí todavía! ¡Señora decídase de una vez!

Igual Jazmín intenta darle un poco de seguridad a Flor diciéndole que le dijo a Elena que no podía ir con ella porque quiere pasarla con Flor. Pero ¡a Elena no le dijo esoooooooooo! Jazmín no juegues a dos bandas que yo te amo pero aquí si hay poliamor que todas las partes estén de acuerdo y en igualdad de condiciones. Este rollito de tengo que seguirlas besando a las dos a ver por cuál me decido como que no.

La cita de Flozmín

Por la noche nuestras chicas se reúnen a tomarse un vinito y mirarse con ojos de cordero degollado. Flor aprovecha para lamentarse por no haber movido ficha con suficiente rapidez pero Jazmín le dice que se concentre en el ahora y las dos se intercambian te quiero que solo se ven interrumpidos por Dani. ¡Otra vez! ¡Dios que alguien lo mate!

El problema ahora es que Flor le dijo que estaba muy ocupada y no podía salir con él y ahora se la encontró con Jazmín y está indignado de que tenga tiempo para salir con su amiga pero no con su persona. ¡Agh Dani que Flor no te tiene que explicar nada! Como si quiere perder el tiempo mirando como se pudre un queso. ¡Es su tiempo! ¡Déjala en paz!

Al otro día por la mañana, Flor se aparece por la cocina para disculparse con Jazmín por haber huido, en sus propias palabras, como rata. Jazmín le dice que no hay ningún problema, pero Flor siente que sí, sobre todo porque en el fondo se siente culpable y cree que Dani puede tener algo de razón. Jaz le dice que está más loca que una cabra pero Flor siente que no ha sido clara con Dani de la misma manera en la que Jaz no fue clara con ella con el hecho de que sigue con Elena. ¡BOOM! ¡Pedrada! Veo sangre corriendo por la frente de Jazmín. ¡Échenle aire porque se nos desmaya!

Jaz se queda de piedra, pero le dice que no sabe a que vino el palo, que ella jamás le dijo que no estuviera con Elena. Flor responde que es cierto, pero que si ella hubiera sido clara igual no se hubiera declarado y ¡madre de las diosas que enredo! Y todo se queda así porque el pesado de Dani vuelve a entrar porque es más contagioso que la rubeola.

Flor le explica por enésima ocasión que lo quiere mucho pero como amigo y que no puede darle lo que él quiere, que está intentando ser su amiga. Él le reclama que lo intenta poco y le echa en cara que lo dejó todo por ella, así que Flor no puede más y se marcha. Momento que Jazmín aprovecha para darle con un látigo a Dani por seguir de pesado.

Para colmo de males, Elena llega al hotel y se tropieza con Flor que obviamente se pone super mal y va a avisarle a Jazmín de que la esperan afuera con cara de «yo me cargo a alguien». Igual Vir intenta tranquilizarla y decirle que ella puede ver que Jazmín la quiere a ella y eso es lo importante, pero eso no es ningún consuelo para Flor.

Elena y Jazmín hablando

Jazmín por su parte sale cabreada con Elena por ir a su trabajo y yo no soy muy fan de que te interrumpan mientras trabajas tampoco, pero señora, se lo puede decir más bonito ¿eh? Osea que soy Flozmín pero la decencia por delante. O mejor aún, dígale que no está interesada y así podemos seguir con nuestra vida loca con un problema menos, pero este tira y afloja me está matando. Igual Elena no es nada densa y cuando se da cuenta sale pitando del lugar con cara de perrito triste.

Y Flor a estas alturas está muy dolida por todo el temita dos mujeres un camino, así que como en esta novela las tramas van en círculos, volvemos a activar la modalidad «conocer chicos» para olvidarse de Jazmín y como salidos del infierno llegan dos tíos y Flor intenta ligar a pesar de que Santa Miranda de las Flozmines intenta explicarle que lo de que un clavo saca a otro clavo es un mito.

Y hablando de Miranda, la mujer termina en la cocina diciéndole a Jazmín que espabile, porque la única razón por la que Flor está intentando ligarse a un tipo en la mesa es ella y su indecisión con Elena. Algo que se nota a tope porque en cuanto que el tipo le pide el número y le presta todo su atención ella quiere salir corriendo y hasta le pide ayuda a Jaz para quitárselo de encima.

Si no compra no magulle señora

De hecho, en cuanto acaba la cita se pasa por la cocina a pedirle perdón a Jaz. Le dice que necesita ser sincera con ella porque a ella le jode mucho que esté con Elena y que ella intenta olvidarse de ella como puede para no hacerse daño mutuamente pero que no le sale. Y todo iba bien hasta que vuelve a decirle que ella no tiene nada claro ni nada para darle. ¡Florenciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Ais estas dos me van a causar un infarto eh. En serio se los digo, ¡que estrés! No se ponen de acuerdo por una vez en su vida. Esta historia va como los limpiaparabrisas, de un lado hasta el otro en menos de medio segundo.

Al otro día por la mañana Elena se aparece por el hotel otra vez y va decidida a poner las cartas sobre la mesa porque ella sí que tiene clarísimas las cosas. De inmediato le pide explicaciones a Jaz y le dice que si ella le regaló la pulserita (esa de la amistad) a Flor y que sí es igual que la cadena que le dio en su momento a ella. (¡Uhhhhhhhhh!) También le pregunta si lo hace con todas las minas (aquí usando mi nuevo vocabulario argento jeje) y si le prometió a ella también que nunca se separarían.

Jazmín se pone nerviosa y le dice que no le debe explicaciones pero Elena no la deja librar. Le dice que lo siente mucho pero que dependiendo de lo que esté haciendo con Flor sí que le debe explicaciones.

Elena y Jazmín discutiendo

Jazmín: Mira Elena, yo no quiero…
Elena: Sé exactamente lo que no querés. Pero todavía no entiendo lo que querés o a quién querés.
Jazmín: Cortala, no te pongas en esas por favor.
Elena: No, tenés razón, como no me quiero poner en esas te quiero decir que me salió un congreso, que me voy a ir un par de días. No pensaba hacerlo pero me parece que va a ser lo mejor.
Jazmín: Ok. Sí. Va a ser lo mejor.
Elena: Jaz, yo te quiero bien ¿sabés? Pero no te quiero dividida.
Jazmín: No estoy dividi… no… no sé que me estás diciendo Elena…
Elena: No te mientas más… Nunca te llevaste bien con la mentira.

Flor llega justo en el momento en el que Elena se va con lágrimas en los ojos y deja a Jazmín llorando y antes de continuar permítanme que me levante y le aplauda de pie a Elena. ¡Por fin alguien con dos ovarios que pone las cartas sobre la mesa! Ya pensaba que llegaríamos al siguiente siglo con el mismo problema. Y sufro por Elena eh, porque claro, nosotras la medio vemos de lado porque amamos a Flozmín y está ahí haciendo mal tercio, pero la mujer tampoco está haciendo nada malo. Y no ha jugado sucio ni nada, al revés siempre va de frente y con sinceridad. Odio verla sufrir también.

Volviendo al momento, al ver a Jaz tan tocada Flor le pregunta que le ha pasado y Jaz llorando le responde que nada. Flor presiona porque la ve que está mal y le dice que no le mienta, pero Jazmín está en otro lugar en ese momento y le responde mal que ella no le miente nunca y que cuando no le puede decir algo pues no se lo dice y ya. Flor se sorprende por el tono y se marcha y Jazmín se queda llorando.

Igual aunque Flor no lo demostrara en ese momento se quedó super tocada, tanto que los tics del Tourette se le exaltan y cada vez tiene más. Al grado de que se le descontrola a tope y va por la calle con todo quisqui mirándola y no lo puede detener y les juro que lloré con esta escena porque Violeta es una crack y en ese momento me dieron ganas de quemarlo todo (incluida un poquito a Jazmín) y abrazar a Flor y protegerla de todos los males del mundo. ¡Menuda escena chicas! De verdad que a veces me impacta el nivel de actuaciones que tiene esta novela, porque esa escena no la hace creíble cualquier actriz eh… ¡Aplauso de pie para Violeta por favor!

Afortunadamente para Flor, Virginia la encuentra y la ayuda a tranquilizarse. Eso sí, Flor está super deprimida y sin esperanza ninguna respecto a su futuro con Jazmín. Piensa que ya la ha perdido por completo. Le dice a Virginia que ella no es guapa ni inteligente interesante como pueden ser ella y Elena y obvio que Jazmín no se va a fijar en ella con esa competencia.

Virginia le lleva un té al cuarto para tranquilizarla y habla con ella para decirle que hable «con la persona» que cree que está perdiendo porque a lo mejor no es así. Flor le contesta que a esa persona no le importa y Vir, que se las huele totalmente le pregunta si tiene algo que contarle. Flor se pone nerviosa y empieza con los tics otra vez. Virginia la abraza y le dice que para ser feliz tiene que arriesgarse y darlo todo.

Flor se va a la cocina y ahí se topa con Miranda que también le anima a que de una vez por todas hable con Jazmín y le cuente todo. Flor duda, pero Miru le canta LA CANCIÓN y la anima. ¡Tenemos que ponerle esa canción de tono de móvil o algo!

El caso es que Flor se anima y entra en el vestuario para hablar con Jazmín, pero se la encuentra ahí a medio vestir poniéndose crema y obviamente le entra un corto circuito cerebral que todas entendemos porque también lo sufrimos. Pero apoquina, se arma de valor y ¡ataca!

Una publicación compartida de Flozmin (@flozmin7780) el

¡Madre del amor hermoso! Igual el corto circuito también le entra a Jazmín porque a medio asunto le entran las dudas porque ve que Flor está nerviosa y siente que lo está haciendo porque se siente presionada porque ve la que pierde y decide parar. Flor no entiende que después de darlo todo Jazmín no quiera seguir y se va super sentida porque siente que ahora sí que la ha perdido para siempre.

Cuando sale se topa con Miru en la cocina que la ve llorando y cuando Jazmín sale detrás para buscarla le mete la charla de hermana en plan: «Deja de hacer sufrir a mi hermana o te descuartizo». Jazmín le dice que lo que pasa es que Flor está confundida pero Miru le responde que no, que Flor lo que está es asustada por que siente que la está perdiendo y que le costó muchísimo asumir lo que sentía por ella, así que ya la puede empezar a cuidar porque no se merece sufrir tanto. ¡Miru eres el fandom!

Jazmín sale pitando al cuarto de Flor a pedirle disculpas y le dice que no es que no quiera estar con ella, que quiere con todo su ser, pero que necesita que sea un buen momento en el que las dos estén por la labor y no que sea por presión. Flor no quiere escuchar nada y le pide que se vaya, así que Jazmín respeta su decisión y Flor se queda llorando.

Flozmin en la cocina

En la noche Florencia se anima y vuelve a la cocina (después de otra platica con Miru) para hablar con Jazmín y decirle que, no le importa que esté con Elena, que ella de igual manera quiere seguir siendo su amiga y que lo que importa son sus sentimientos. Jazmín la mira con ojos de: «que te como toda» y le dice que necesita dejarle claro que ella no está con Elena y luego la invita a irse con ella al Tigre mañana porque tiene el día libre y en eso quedan.

Al otro día, Flor sufre un momento de dudas y no llega a tiempo, peor tenemos a Miru de nuestro lado para cantarle, así que al final termina en el Tigre con Jazmín. ¡Gracias Diosas! Las dos lo están pasando genial, que si comidita, que si vinito, que si nos damos fresas en la boca y terminamos con beso intenso. ¡Todo va genial hasta que se caen unos libros y entre ellos había una foto de Jazmín y Elena mirándose a los ojos con todo el amor del mundo!

Una publicación compartida de Flozmin (@flozmin7780) el

Y claro a Flor le entra el trabe porque se da cuenta que Jazmín miró a Elena en esa foto como la mira a ella y de repente ya no se siente especial y termina marchándose. ¡Noooooooooooooooooooooooooooooo!

Ya por la tarde, Miru le dice que puede que Jazmín viera así a Elena, pero que era normal porque era su primera amor pero que ya es diferente. Que ella es importante de otra forma. Pero igual Flor entra en espiral otra vez y entra de nuevo en la dinámica de pedirle a Miranda que le presente chicos, pero otro día porque está cansada. ¡Ya la cosa va en serio porque borra el contacto de Jaz del teléfono! ¡Dios mí por qué nos has abandonado!

Al otro día Damian va a visitar a Miranda y Flor de inmediato le echa el ojo y le pide permiso a Miru para mover ficha. ¡Santa Safo de las lesbianas afligidas concédenos un milagro con estas dos! Encima Jazmín ve que Flor anda esquiva y la confronta pero la morena se porta super mal con ella. ¡Todo sufrimiento con estas dos! Para colmo Miranda, Federico, Flor y Damian se van a una cita de cuatro y con esta sí que hace muchísimas migas Flor.

De regreso en el hotel, Flor se encuentra a Elena que está intentando conseguir un cuarto en el hotel pero está a full. Flor entonces mueve ficha una vez más y le dice que le deja el suyo y ella duerme un par de noches con su hermana. ¡Aissssssssssss!

Flor hablando con Elena

Elena cuando entra al cuarto le agradece a Flor y le empieza a contar de su historia con Jazmín, Flor le esquiva el tema y Elena le pide que no le cuente a Jazmín que está ahí. ¡Esto pinta para enredarse!

Jazmín quiere hacerle su luchita y le lleva el desayuno a Flor pero en lugar de topársela a ella se encuentra con Elena. ¡Alaaaaaaa! Jazmín dice que se equivocó de habitación y medio salva la situación pero Elena no tiene un pelo de tonta así que se queda bastante con la movida. Encima Flor y Jazmín se encuentra básicamente enfrente de su puerta y se ponen a hablar así que ella se entera de todo. Básicamente Flor le dice a Jazmín que si está contenta con Elena por ella está todo bien. ¡Aissssssssss!

Igual Flor está intentando que todo le salga bien con Damian y Jaz hace como que la apoya aunque por el fondo no quiere que nada le salga bien con él obviamente. Pero las dos siguen ahí tirando en plan amigas que se apoyan. ¡No se lo creen ni ellas! En medio de hacer la comida de repente Flor decide que mejor no va a la cita con Damian porque no quiere engañarse a sí misma, pero justo en ese momento entra Elena en la cocina así que cambio de 180 grados otra vez y sale pitando a la cita. ¡Esta novela me va a marear con tanta vuelta!

Elena le pide a Jazmín hablar pero la pelirroja no puede porque está sola en la cocina. Igual es más bien una excusa por lo de Flor y ambas lo saben. Y hablando de Flor, la mujer está en su cita con Damian pero el rollo «química» ya se ha pasado, además Damian está más bien enamorado de Miru, así que no hacen clic. Encima Dani entra en plan celoso perdido como siempre y la lía parda otra vez. Nunca le agradeceré que sea un imbécil, pero si va a liarla por lo menos que la líe en momentos que nos convienen por motivos Flozmineros jeje.

Flor viendo como Dani sigue trabado con ella decide en ese momento que le va a firmar por fin los papeles del divorcio para que él entienda definitivamente que ya no están juntos y jamás van a volver a estarlo.

Elena y Jazmín cocina

Cambiamos de escenario para ver a Jaz explicándole a Elena en la cocina lo importante que es para ella Flor. Parece que por fin Jazmín se está animando a decirle a Elena que siente cosas muy importantes por la morena, pero no termina de redondear el asunto. Igual Elena no esquiva, al revés, le dice directamente que ella la ama y que si el sentimiento no es correspondido tan solo tiene que decírselo. Pero Jazmín no niega que la quiere, aunque matiza que «a su manera». Elena entonces se acerca a tope y están cerca del beso y ¡justo entonces entra Flor! ¡AGH!

Flor pone de excusa que fue ahí porque se le escapó la tortuga a Carla y como Elena conoce a alguien que cría tortuga le dice que ella le consigue una nueva.

Al otro día, el hotel es un desastre porque hay goteras, se va la luz, un quilombo que dirían los argentinos. Jazmín tiene un lío armado porque sin luz no hay nevera y se le va a echar a perder todo. Elena, que es un dechado de virtudes pero no tiene el don de la oportunidad, intenta hablar otra vez con ella para no hacerla larga, porque ya se dio cuenta de que entre Flor y Jazmín hay algo y casi que sabe que la va a mandara a freír espárragos, pero Jazmín en ese momento no quiere hablar. Encima llega Flor y las dos se pelean medio veladamente por ver quien ayuda a Jaz, total que la pelirroja termina corriéndolas a las dos jeje.

El caso es que luego a Virginia se le ocurre la idea de que Jazmín y Flor lleven la comida a la nevera de Lucía y el plan no le podría haber caído mejor a Flor que de inmediato se apunta porque encima aprovecha para quedarse a solas con la chica de su vida.

Flozmín besándose

Ya en casa de Lucia, Flor intenta hablar de nuevo con Jazmín, le pide disculpas por haberse puesto celosa por lo de Elena y le dice que le cuesta verlas juntas porque siente que ya nunca tendrá opción de animarse, pero Jaz está cansada de darle vueltas y tener la misma conversación chorrocientas veces así que dice que mejor se van. Flor la detiene y le planta un beso y ¡uhhhhhhhhhh beso FTW! Igual nos dura poco el amor porque llega Lucia y ya saben como se pone… porque es guapa y la amamos porque tiene un humor de perros jejeje.

Ya en el hotel, Jazmín le dice a Flor que ella no se siente bien por haberse besado con ella porque aunque le encantó el beso, a ella no le gusta jugar a dos bandas y está confundida. Flor le dice que ya lo sabe. Jazmín le dice que ahora mismo no es buen momento, no han cruzado los sentimientos en el momento correcto.

Y ¡hasta aquí hemos llegado esta semana! Se viene una super fuerte en los mundos de Flozmín, de hecho les estoy escribiendo esto mientras espero a que de la hora para ver cierta escena hoy de la que estoy segura hablaremos muy extensamente la próxima semana. ¡Ya me contarán cual fue su beso favorito entre Flor y Jazmín esta semana!

Eso sí, antes de irme quiero recomendarles que si les gusta Flozmín escuchen el podcast de La Toronja porque se van a reír un buen rato. ¡Totalmente recomendado! Y ya que hablamos de podcasts, las budines hablaron de Flozmín esta semana también y como siempre estoy super de acuerdo en todo lo que dicen. ¡Nos vemos por el Twitter en un rato!

¿Tienes Telegram instalado? Recibe nuestros artículos al momento en tu teléfono suscribiéndote a nuestro canal.

Sobre el Autor

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

Subscríbete a lesbicanarias

Lo más lesbicanario

Échale ojo a estos vídeos

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies