fbpx

Select Page

Elisa y Marcela: ¡Échale ojo al tráiler!

¿Quién a amanecido con ganas de ver una nueva película lésbica? Pues estamos de enhorabuena porque Netflix está a puntito de estrenar Elisa y Marcela y ha lanzado el primer tráiler de la película para que vayamos abriendo boca.

Antes de empezar les advierto que se preparen para el drama, porque ya saben que a mi me gusta contarles por donde van los tiros porque ya hemos sufrido mucho y no todos los días está una de humor. Dicho esto, la historia entre Elisa y Marcela es super interesante, así que vamos a ver el tráiler y después de eso hablamos de la película y por qué se me cuecen las habas por verla.

¿Quienes eran Elisa y Marcela?

Vamos a empezar por hablar de Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas. Dos mujeres reales que conmocionaron a toda España porque en 1901 decidieron casarse. ¡Y lo lograron!

Para ponernos un poco en situación. Elisa y Marcela se conocieron en la escuela cuando ambas estudiaban para ser maestras. Vamos, que como la mayoría de nosotras, se descubrieron enamoradas de su «mejor amiga». Todas podemos convenir en que ser lesbiana en estos tiempos, no es lo que se dice un camino de rosas, pero no tiene nada que ver con lo que pasaba en ese entonces. Así que, en cuanto sus padres sospecharon que ahí había miga, decidieron solucionar el asunto separando a las chicas. Así que Marcela terminó estudiando en Madrid y Elisa se quedó en A Coruña.

Pero el amor todo lo puede señoras, sí, es una frase echa de esa que son tan empalagosas que dan un poco de ñañaras al oírla. Pero esta relación definitivamente lo prueba. Porque cuando ambas terminaron de estudiar se reencontaron y no precisamente por casualidad. Ambas terminaron como maestras en aldeas vecinas de Galicia y volvieron a retomar la relación.

Los sacrificios eran grandes señoras, de hecho, para verse todos los días, Elisa caminaba 12 kilómetros (que se dicen pronto) para poder ir a ver a su novia al pueblo vecino. ¡Y estuvieron así durante dos años! Si eso no es amor…

Elisa y Marcela se casan ¡por la iglesia!

Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas el día de su boda

Como quedaban unas cuantas centurias antes de que la sociedad evolucionara y dejara que dos mujeres se amaran en paz (todavía estamos en ello), las chicas decidieron que no iban a esperar toda la vida y que tenían que hacer algo para poder estar juntas.

En aquellos tiempos lo habitual era casarte con un hombre que también fuera gay y luego cada uno ir a lo suyo, pero estas dos decidieron ser aún más valientes porque esa solución no les valía, así que Elisa decidió que si dos mujeres no podían casarse, ella iba a convertirse en un hombre y se transformó en Mario.

Nada que un buen corte de pelo y un cambio de guardarropa no pueda conseguir. Se inventó una vida pasada que incluía un padre desnaturalizado y ateo que nunca lo quiso bautizar y consiguió que el párroco de la localidad le bautizara.

Ese mismo párroco, el 8 de junio de 1901, a las siete y media de la mañana, casó a Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibeas por la iglesia. Podríamos pensar que era un hombre adelantado a su época, pero no, más bien se pensaba que Elisa era Mario.

La historia de Elisa y Marcela se convierte en noticia nacional

Elisa y Marcela en el periódico la Vos De Galicia
La noticia de la boda de Elisa y Marcela llega a los periódicos

Me gustaría poder decirles que todo fue bello y vivieron felices comiendo perdices, pero a diferencia de la historia de Anne Lister, no nos enteramos de su historia porque la hayan dejado ellas mismas escrita en su diario. Sino porque aparecieron, literalmente en los periódicos nacionales.

Elisa y Marcela se convirtieron en el trending topic de sus tiempos gracia a un artículo en La Voz de Galicia titulado «El matrimonio sin Hombre». Obviamente había en el pueblo alguien muy interesado en que estas dos mujeres no pudieran estar juntas. Y como la noticia era jugosa la llevó al periódico. Ahora las noticias corren en minutos, pero en ese entonces tardaban días y en nada estaba en las primeras páginas no solo de los periódicos gallegos de la época, ¡llegó hasta Madrid la noticia!

Los diarios más importantes decían cosas durísimas de ellas. El País describió la situación como «ese escándalo asquerosísimo».Esto fue lo que declaró el afectado padrino de la boda a la prensa:

Me engañó diciéndome que iba a casarse porque había dejado encinta a la joven con la que convivía.

Son dos mujeres y se casaron en 1901

En nada se convirtieron en la comidilla del lugar y el nivel del escándalo fue tal que a partir de ese momento, aunque no todo el mundo se cebó con ellas. El fotógrafo de la boda se negó a entregar la fotografía de las chicas a los periodicos a pesar del dinero que le ofrecieron y la periodista Emilia Pardo Bazán las defendió públicamente:

Declaro que, para conseguir esta transmigración de hembra a hombre -lo único, según fama, que no cabe en las atribuciones del Parlamento inglés-, se necesita una habilidad extraordinaria, y que quien la ha realizado, cualesquiera que sean sus fines, no es un ser vulgar.

Pero desgraciadamente Elisa no pudo olver a trabajar y al final terminaron las dos huyendo a Oporto. Las cosas se pusieron muy mal para ellas e incluso fueron detenidas y encarceladas, aunque resultaron absueltas. Pero como su libertad dependia de que España pidiera una orden de extradición decidieron viajar las 3 a Buenos Aires. Y digo 3 y no dos porque Gabriela acababa de dar a luz a una pequeña de la que no se supo jamás quien era el padre.

Ya en Argentina, Elisa decidió canarse con un señor danés a punto de palmarla. Su idea era que, cuando él muriera (tenía 24 años más que ella) podrían heredar su dinero y por fin ser felices. Pero el hombre sospechó poco después de casarse porque Marcela y su hija se fueron a vivir a su casa y Elisa jamás quizo consumar el matrimonio, así que hizo averiguaciones, se enteró del percal anterior y pidió la anulación del matrimonio.

Así que Elisa y Marcela se quedaron en la calle y es ahí donde se les pierde la pista. Yo, como soy muy inocente voy a pensar que fueron felices, porque mi corazón no podría soportar lo contrario.

La película de Elisa y Marcela

Elisa y Marcela película lésbica

Como verán la historia de estas dos tiene mucha miga. Son persona extraordinariamente valientes e interesantes que lucharon por su felicidad cuando tenían absolutamente todo en contra. Por eso Isabel Coixet decidió contar su historia e inmortalizarla en el cine:

Es un proyecto soñado, imaginado y deseado por mí desde hace muchísimo tiempo. Desde que descubrí a estas dos mujeres que desafiaron a la sociedad de la época, a la Iglesia, y a las convenciones con ese coraje y esa pasión inauditas supe que era una historia que quería y debía contar

Isabel Coixet para La Vanguardia

Las protagonistas de la historia son Natalia de Molina y Greta Fernández, y ojito a la fecha de estreno porque a partir del 24 de mayo podremos verla en cines y el 7 de junio si tienes Netflix ¡no te vayas a perder el estreno de la película!

About The Author

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

¡Suscríbete!

Lo más leído esta semana

¿Tienes Telegram instalado? Recibe nuestros artículos al momento en tu teléfono suscribiéndote a nuestro canal.

¡Échale ojo a este vídeo!

Loading...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies