Seleccionar página

The L Word Generation Q resumen de episodio 1×07 «Lose it all»

The L Word Generation Q resumen de episodio 1×07 «Lose it all»

Bienvenidas a un nuevo resumen de episodio de The L Word Generation Q. Lo sé, voy con bastante retraso, pero es que como les conté en otro post, me atropellaron a mi perrita y he andado de niñera, pero todo ha salido bien y por fin puedo volver a las andadas. O lo que es lo mismo, a ver series y sobre todo a «resumirlas», que ya nos conocemos.

Así que después del subidón emocional que nos dio a casi todas (porque en este mundo para gustos colores) el regreso de Tina y los ojitos acaramelados con los que se miraron las Tibette en el episodio pasado. Toca repasar el día después. ¿Resaca o sexo mañanero? Nunca se sabe. Como sea, ¡agárrense que vienen curvas!

Nuestro episodio comienza con Sophie dándose un baño. Como esto es The L Word Generation Q y no la serie de media mañana regulera, nos enseñan todo y más, algo que alegró muchos ojos, pero no los de Dani que está muy liada llamando por teléfono por cosas super serias de trabajo desde primera hora de la mañana.

Dani y Finley miran a Dani bañarse

Mall rollito si tu novia ni te mira y a tu mejor amiga se le salen los ojos

Sophie entonces decide sacar sus armas de mujer y distraerla como es debido. Así que le dice que se le ha olvidado casualmente afuera la maquinilla de afeitar y que si se la puede pasar. Con la obvia esperanza de que al girarse la mire con ojitos golosones y se vuelva a despertar la química que se ha perdido. Pero para Dani el cuerpo desnudo y mojado de su chica en esos momentos es tan sexy como una piedra y pasa hasta de despedirse porque le suena el teléfono otra vez. ¡Auch!

Para echarle sal a la herida, justo después entra Finley sin tocar ni nada porque a ella eso de los modales no le va porque viene a robar desodorante. Y por un instante creí que estaba viendo anime, porque se le han abierto los ojos de tal manera que parecía caricatura japonesa. Además, por lo visto su relación de amistad es cercana y liberal. Porque Finley no tiene empacho en echarse un taco de ojo y comentarle que está buenísima.

A Sophie se le queda ese regustillo guay de que te suban el ego, pero por otro el resquemor de que Dani por lo visto ya no la aprecia.

Alice hablando con Gigi y Nat

¡Ver Gentleman Jack sin mi está prohibido!

En casa de la triada todo va bien porque se han repartido los deberes de dos entre tres y eso significa que todas tienen más tiempo libre y de calidad para hacer las cosas que les apetecen. Eso sí, nos topamos con la primera regla para la supervivencia de la relación. Esa tarde Alice tiene una junta de trabajo y llegará tarde a casa, así que Gigi y Nat planificaban una tarde de televisión y copas de vino. La rubia está de acuerdo en lo de las copas pero tele nanay, que es por todos sabido que ver una serie conjunta sin esperar por tu pareja es causa de divorcio.

Así que en los tríos la regla sigue y Alice la deja bien clara. Nada de ver series sin ella.

Por otro lado, a Sophie le llega una llamada de urgencia de su madre porque su abuela se ha caído y está en el hospital. Dani se ofrece a cancelar su mañana de trabajo e ir con ella, pero Sophie le dice que no es necesario y que ella solucionará todo y la mantendrá al día.

Tibette hablando de Angie

¡Hasta se complementan las frases!

En el «Dana’s», Shane, Tina y Bette están compartiendo unas bebidas mañaneras. Por el horario voy a creer que son limonadas o té. Me ha hecho ilusión que Tina estuviera en este pequeño homenaje a Dana y que hablara aunque sea un segundo de ella porque pasan los siglos y sigo sin superar su muerte.

Alice no está por ahí porque todavía no perdona a Bette, así que Tina hace ese gesto tan característico de ella de cerrar un poquito los ojos, asentir y sonreír para asegurarle a su ex que en nada se le pasará y hace que se le vayan todas las preocupaciones. Que alguien me explique como estas dos mujeres pueden tener tanta química por favor. Que las diosas nos bendigan con actrices así para las futuras series bolleriles por el amor de Safo.

Pero volviendo al tema, Tina pregunta por Quiara y Shane aprovecha para contarles que van a escuchar el corazón del bebé y abre la caja de pandora. Porque en ese momento desaparecen todos los problemas y vuelve Tibette con las dos agarradas de la mano, mirándose a los ojos y recordando ese momento en el que se les salieron las lágrimas y escucharon el corazoncito de Angie por primera vez juntas. Aparentemente es como «caballos galopando en barro». Shane las mira con cara de WTF! Y es todas nosotras porque se da cuenta de que aquí hay tomate.

Y hablando de Angie, Tina la llevará a casa esa noche a «ver películas». Shane se ríe un rato porque piensa que así se le llama al sexo en estos tiempos. Tina se ríe, pero Bette no quiere oír hablar de ese asunto porque no está preparada para enterarse de que su bebé anda en esos rollos.

Pero todo esto es más importante porque Tina pregunta: ¿estás libre esta noche para cenar tú y yo a solas? ¿Hola? ¿Me quieren matar? El hype tibettero a tope en mi corazón. Bette le dice que claro, que se pase por su casa y ella cocina y Shane sigue mirándolo todo con media sonrisilla como todas nosotras. Pero luego se rompe el encanto porque llama Kerri o Kerry aún no lo descubro. Pero por la cara de Bette es la nueva chica de Tina.

Shane le dice que está media roja y Bette le echa la culpa a las hormonas.

Finley consolando y abrazando a Sophie

En el hospital, Sophie está dándole ánimos a toda la familia porque la preocupación por lo que puede tener la abuela es real. Aún no hay muchos datos y es una mujer bastante mayor así que la presión es real. Como la espera se prevé larga, se ofrece a comprarle comida a toda la familia y sale del cuarto. Pero en realidad es una excusa para poder llorar a solas porque ella también está super triste.

¿Y adivinan quién llega como por efecto de magia? Pues no, no es Dani. Que cuando se trata de noviazgos es muy desastre pero como amiga es una crack. Porque sí, a ella también le dijo Sophie que no era necesario que asistiera, pero viendo el percal se quiso pasar por ahí para ver cómo estaba. Además lleva regalitos varios en forma de chuches para alimentar el cuerpo y abrazos para alimentar el alma.

Así que Sophie aprovecha que tiene ahí a alguien que la apoya en ese momento en el que realmente necesitaba que le echaran un cable para mantener la esperanza.

Dani y Bette hablando sobre la campaña

¿Y dónde está Dani? Pues en un Starbucks haciendo fila con Bette para comprarse un café mientras que reniega porque por lo visto le ha llegado el rumor de que el oponente de Bette está listo para hacerle guerra sucia. Dani tiene claro que puede barrerlo sacando su propia campaña con sus trapitos sucios, pero Betto no quiere rebajarse a ese nivel y le prohíbe tirar por ahí.

Dani se siente muy frustrada porque siente que si no mueven ficha les van a dar muy duro por ahí pero Bette insiste en que la integridad es más importante.

Dani: Como tu jefa de campaña mi consejo es que es necesario por lo menos preparar un anuncio negativo. No tenemos que lanzarlo.
Bette: Te he escuchado pero la respuesta sigue siendo no.
Dani: Es muy frustrante que no me dejes hacer mi trabajo. Solo intento protegerte.
Quiara y Shane con la psicóloga

Nótese la cara de emoción de Shane

Quiara está listísima para escuchar el sonido del corazón de su bebé. Shane… digamos que está, que ya es más que lo que hizo en la boda con Carmen. Pero su cara y todos sus gestos nos hacen darnos cuenta de que esta situación no es para nada lo que ella quiere y es un error de lo más grande para las dos. Porque en algún momento explotará la bomba y con niños de por medio mal asunto.

El esperado momento llega y a Quiara se le salen las lágrimas de la emoción. Shane se queda tal cual y cuando Quiara se gira buscando algo le suelta un: «Suena como caballos galopando en el barro». Y yo pensé que Quiara se iba a quedar con cara de WTF! pero le gustó la metáfora.

Alice preocupada

Alice entra en la junta con su jefazo decidida a deshacerse del peso muerto que es el tipo que le enjaretaron para trabajar. Pero se topa con una pared de cemento enfrente, porque por lo visto cada vez menos personas ven el programa y la solución que ven desde arriba es que haya más cosas virales. Además la amenazan diciéndole que como las cosas sigan así se quedará sin programa porque lo cancelarán la próxima temporada.

La rubia se ve entre la espada y la pared porque sabe que para viralizar tendrá que sacar contenido basura que no le gusta, pero al mismo tiempo no quiere arriesgar el trabajo de todo el equipo, así que termina aceptando escuchar sus ideas y consejo. ¡Yeaks!

En otro lado de la ciudad, Tess (amor de mi vida) le está explicando a Shane que las cosas en el negocio van por debajo de lo esperado pero ella tiene esperanzas de que puedan superar el bache y subir como la espuma. Igual la morena está más preocupada por sus rollos con Quiara y el hecho de sentirse más fría que el hielo a la hora de pensar en el niño. Tess le aconseja que vuelva a hablar con su señora y lo sigan haciendo hasta que lleguen a una conclusión decente.

José y Micah viendo fotos

¿Era necesario enseñarme la foto de su primera popo?

Otro que no lo está pasando bien es Micah, que está contento porque recibió la visita de su madre y le está presentando a José. Pero no está muy feliz de que su madrecita santa le esté enseñando fotos. Especialmente cuando decide ir al pasado remoto y mostrarle esas fotografías que tiene de antes de la transición.

José intenta ser respetuoso con él y esquivarlas pero la madre es persistente y Micah termina histerico levantándose de la mesa y marchandose.

Micah: ¡Deja las malditas fotos!
Mamá: I¡Solo le estoy enseñando a José lo lindo que eras!
Micah: No, no. Siempre me haces lo mismo.
Mamá: ¡No es verdad!
Micah: Esa niña ya no existe mamá. Tú lo sabes. Se ha ido para siempre.

José sale detrás de Micah y lo detiene antes de que salga pitando para decirle que él lo único que ve es el chico que tiene delante y es de esa persona de la que se ha enamorado. Lo que le tranquiliza y es super mono.

Tibette cenando

Por fin llega la noche, momento que estábamos esperando con ilusión todas las tibetteras para que se cumpliera la cita de nuestros sueños. Y ahí está Bette, lista para la acción, vestida para matar y con una cena hecha por ella que enamora. Tina llega a la cita vestida de azul y con la misma suavidad que la caracterizó siempre, pero esta vez acompañada de ese brillo de «tengo claro lo que valgo» que obtuvo en algún momento mientras todas dormíamos.

Todo son sonrisas, miradas, química, la cosa va bien porque Tina está muy contenta de poder ver más a Angie y Bette se siente mucho mejor desde que ha vuelto y así se lo dice. Entonces la rubia nos sube el hype a las nubes cuando comenta que está buscando casa para poder vivir ahí durante el descanso de la serie en la que está trabajando para poder estar más cerca. Bette saca las armas de destrucción masiva y dispara porque ella siempre sabe lo que quiere y va a por ello con todo. Así que le propone que se quede a vivir con ella.

Pero la reacción de Tina no es para nada la que estábamos esperando. La mujer se pone nerviosa, incómoda y hay algo que no cuadra en este panorama de reconciliación y amor que nos estábamos planteando. Entonces Tina nos devuelve a todas de golpe a la tierra con sus siguientes palabras:

Tina: Carrie me ha pedido que me case con ella… y le he dicho que sí.

¡Menudo golpe señoras! Una vez, cuando estaba en la secundaria tenía que cruzar el patio de mi escuela para recoger un paquete. Así que salí corriendo a toda velocidad y a mitad del camino me estrellé contra algo invisible que me hizo rebotar por lo menos tres metros para atrás y quedarme sin aire. Era una red de volleyball que por supuesto no vi porque soy una topacio. Pues más o menos me he imaginado que esa es la misma sensación que sintió Bette y todas las tibetters después de escuchar esas palabras.

Bette Porter Sufriendo

Conceal, Don’t Feel

Bette intenta aferrarse al vino por aquello de tener algo con qué ocupar las manos y la mente en lo que se recompone del golpe, pero hasta eso le falla porque la botella está vacía. Tina, que la conoce como nadie en este mundo se da perfectamente cuenta de la reacción e intenta difuminar un poco hablando sobre Angie. ¿Cómo se lo pueden decir? Pero Bette sigue en shock, intentando respirar y moviéndose para todos lados por la ansiedad que le produce el momento. Así que para darse un segundo se levanta con la excusa de ir por más vino.

Tina pasándolo mal

Cuando le rompes el corazón a tu ex y por alguna razón eso te rompe a ti

Mientras tanto Tina sufre, porque se da cuenta perfectamente de lo mal que lo está pasando Bette y eso le hace pasar a ella también un mal trago de los grandes. Se toma un buen trago de vino y tiene ese instinto primario que siempre le sale con Bette de terminar con la conversación de golpe. Pero después del trago se acuerda de que precisamente su relación se terminó porque siempre pone los sentimientos de Bette por delante, así que se amarra los ovarios y sigue con la conversación contándole su idea.

A Tina le gustaría que se lo expliquen las tres juntas. ¡Triple auch! Siendo adultos sensatos, es la mejor de las opciones. Siendo la mujer que todavía está enamorada de la ex que se fue, es como una harakiri emocional. Así que Bette se vuelve a levantar porque se le vienen las lágrimas a los ojos y no hay manera de detenerlas si no hace algo. Pero antes le dice a Tina la verdad, que está muy feliz por ella. Porque aunque se le esté resquebrajando el alma, Bette quiere lo mejor para Tina. Y la cara de dolor que pone Tina con las palabras de Bette es una poesía.

Tina y Bette sufriendo

Me encantó esta escena. Ejemplifica todo lo que siempre he amado sobre Bette y Tina. Son dos personas que han vivido tantas cosas que forman parte integral de la otra. Ya no están juntas, pero eso no significa que su historia no haya significado algo muy importante. Su relación las ha hecho las personas que son ahora y las dos así lo asimilan.

Así que por un lado tenemos a Tina, que ya no deja de hacer lo que necesita porque a Bette le siente mal, pero sufre porque no le gusta verla destrozada. Por el otro tenemos a Bette, que es una persona con una estrella que brilla tanto que como no te pongas las pilas te opaca. Y no es que ella vaya arrasando por la vida (que también), sino que es innato a su persona. Pero a pesar de sentirse muy (y perdónenme la expresión pero no encuentro otra que sea más adecuada) «puteada» por la decisión, sabe que Tina no lo está haciendo por herirla y apoquina con el sufrimiento basado en sus propias esperanzas (y las nuestras).

Adoro una escena en el que las actrices sean capaces de darnos a entender todo lo que yo he expresado en estos párrafos sin hablar. Porque la conversación va por otro lado completamente, pero sus rostros reflejan otras emociones y ¡es una pasada!

Gigi y Nat se besan

Cambiamos de escenario para ver a Gigi contándole un cuento a sus niños mientras Nat la mira. Y se nota en su cara que está emocionada por lo que está viendo y recordando los buenos momentos que tuvo su relación. Así que cuando el peque se duerme las dos tienen una conversación importante mientras beben té. Nat le pide disculpas por no haberle dado una oportunidad, porque ahora se da cuenta de lo mucho que se ha perdido por no permitirlo, Gigi le responde diciéndole que ella también tuvo culpa, no solo por serle infiel sino por no saber darle espacio para curar las heridas. Las dos reconectan de manera muy importante.

Y todas estas emociones se transforman en conexión sexual, las dos se van a la cama pero a mi me gustó esta escena porque a diferencia de la que vimos en el trío que era todo pasión, aquí se nota una profunda conexión emocional. Se nota que las dos se aman y quieren estar juntas y que este momento es importante para las dos.

Sophie y Finley esperando en el hospital

Mientras tanto, en el hospital Finley y Sophie siguen esperando por noticias de la abuela. Además Sophie está muy molesta porque Dani no ha pasado por el hospital. Si hay algo que tiene Finley es que, además de a veces ser un desastre es que suele ser bastante honesta, así que decide recordarle que fue ella misma la que le dijo en la mañana que no fuera. Pero para Sophie, Dani tendría que saber a pesar de todo, lo importante que es para ella su abuela y haber pasado de todos modos.

Aquí me debato sinceramente. Por un lado pienso que es verdad y que Dani tendría que haberse pasado a estas alturas, pero por otro no es que ande de parranda, son los últimos días de campaña y está a full. Igual me decanto un poco más por aquello de si no puedes ir, por lo menos llama para informarte y apoyar a tu chica. Creo que de momento le ha fallado un poco el chip a Dani.

La que sí está allí es Finley, que viendo la tristeza de su amiga se ofrece a rezar con ella, algo que sabemos que es realmente importante y difícil para ella. Así que así se quedan, las dos tomadas de la mano rezando.

Quiara y Shane peleando

Otra que lo está pasando mal es Quiara, que lleva más de una hora sentada en un restaurante esperando por Shane. Algo que ya es horrible cuando eres una persona cualquiera, pero es aún más bochornoso cuando todo quisqui en el lugar sabe quien eres y está cuchicheando sobre ti. ¡Auch! La mujer sale hecha una furia del lugar y se encuentra a su ex mujer a la salida a punto de entrar.

Quiara está muy enfadada (no la culpo) pero Shane pone carita de perro triste y le dice que ha tenido un día muy difícil pero que ahora quiere hablar.

Shane se sincera y le dice que tiene mucho miedo porque ella no sintió nada cuando escuchó al bebé. No quiere echar a perder su relación y no sabe cómo hacer para no (y perdónenme la expresión) cagarla con esto. Quiara respira profunda y tranquilizadoramente cuando la escucha y le dice que se relaje, que es normal que ahora mismo no sienta nada y que con el tiempo irá desarrollando los sentimientos.

Por un lado me gustó que hablaran calmada y honestamente sobre el asunto, pero por otro lado creo que Quiara se está autoengañando y no está escuchando realmente lo que le está diciendo Shane primero por activa y luego por pasiva, que es que no quiere hijos e inclusive ahora, en la fase previa a que nazca la situación ya la hace sentir estresada.

Dani y Finley hablando

Ese comentario merece que te baje la novia…

Volvemos a Finley para verla en casa de Sophie recogiéndole una muda de ropa. Ahí se encuentra a Dani que acaba de llegar a casa y le da un poco el tip de que Sophie la necesita y le vendría bien que fuera. Dani se defiende y responde que fue la misma Sophie quien le dijo que no fuera y Finley le da la razón, pero también añade que ella sí que fue porque sabe que su abuela es muy importante para ella.

Entonces Dani mete la pata hasta el fondo y le dice básicamente que ella sí que puede ir porque no es una persona ocupada e importante como ella. ¡Auch! Luego intenta arreglarlo un poco pero no le sale demasiado bien.

Dani: Nuestras circunstancias son diferentes.
Finley: Sí, yo no soy su prometida.

A Dani le cae bastante el veinte cuando escucha a Finley que de plano le ha dado una cachetada con guante blanco.

Alice llega a casa cansada y deprimida, lista para un momento de achuchones con sus novias y se las topa en la cama. El shock es grande, la mujer intenta hacer como que está bien pero por lo visto le ha molestado muchísimo que se acostaran sin ella. Yo en un primer momento me trabé porque supuse que eso formaría parte del trío pero por lo visto es algo a lo que Alice no había consentido y la sorpresa no le ha gustado nada.

Gigi y Nat entienden que es algo que no habían consultado así que comprenden que se haya sentido mal y quieren hablarlo, pero Alice se cierra en banda y decide irse a casa de Shane a dormir.

Shane, Bette y Alice

Lo que no esperaba Alice (y yo tampoco) es que Bette estuviera ahí también. Bette se vuelve a disculpar y Alice le pregunta si no quiso contarle porque piensa que no le hubiera guardado el secreto. Pero no, la razón de Bette es que tenía miedo a que Alice la juzgara, pero la rubia le dice que ella está en un trío así que no está para juzgar a nadie.

Así que las dos se abrazan y se reconcilian. Luego Alice les cuenta que se siente como una tonta porque tiene mucho miedo de perder a Nat.

En otro lado de la ciudad, la madre de Micah se disculpa con él, le dice que lamenta sus errores y que se va a esforzar aún más por aprender a no lastimarlo y los dos quedan en paz.

En el hospital Sophie recibe una alegría cuando ve a Dani llegar junto a Finley. Las cosas parecen ir bien por medio segundo pero luego el teléfono de Dani explota a menciones porque el opositor de Bette acaba de lanzar la campaña sucia que ella se temía. A Dani casi le da un ataque e inmediatamente se despide para solucionar la situación.

Sophie se queda bastante decepcionada y yo lo entiendo, pero también entiendo a Dani. Uff no sé, en esta situación me siento rara porque tampoco es como que Dani pueda no hacer nada. ¿Ustedes qué opinan?

Dani se lanza hasta la casa de Bette donde la intenta convencer de responder con otro anuncio como le había planteado en la mañana, pero Bette insiste en que su campaña no será así. Dani se jala de los pelos pero Bette la convence con este maravilloso argumento:

Bette: Si piensas que voy a dejar que este cabrón homófobo acabe conmigo por esta mierda no me conoces para nada.

Finley y Sophie mirándose en un pasillo

Volvemos al hospital para ver a Finley y Sophie despidiéndose. Finley se ofrece a quedarse acompañándola toda la noche, pero Sophie descarta la idea y le pide que se vaya a descansar. Lo que no significa que no aprecie de sobremanera el que esté ahí para ella. Las dos van caminando por el pasillo y de repente se miran a los ojos y explota la química. Además Finley remata con un «te quiero» que le mueve todos los cimientos a Sophie, así que cuando Finley comienza a caminar la detiene.

¿Saben esos momentos en el que de repente ves a una persona y te sientes increíblemente atraída hacia ella? ¿Ese momento en el que mundo desaparece y sus ojos conectan y todo tu cuerpo dice adelante? ¡Pues eso es exactamente lo que sienten estas dos en este momento!

Sophie y Finley mirándose

Las dos saben que lo que están sintiendo está mal pero se siente terriblemente bien. Y es una especie de deseo mezclado con un montón de sufrimiento porque las dos saben que si dan el paso se avecinan muchas tormentas, pero también muchos placeres. Al final pueden más las ganas y las dos terminan besándose.

Finley y Sophie besándose en el pasillo

Yo sinceramente no sé qué pensar. Por un lado me encanta la relación que tienen Finley y Sophie como amigas y creo que tienen mucha química juntas. Y no sé si es por lo que hemos visto en los últimos episodios o qué, pero a veces parece que tienen mucha más sintonía juntas. Pero por otro lado no me gusta que la relación surja justo cuando las cosas están mal entre ella y Dani porque pareciera que es todo parte del problema.

Eso y que, aunque los cuernos en The L Word son de temática fija, está mal ponérselos a tu pareja. Si realmente Finley y Sophie van a ser algo serie, hubiera sido bonito que no empezaran como una infidelidad. Igual admito que me emocioné con el beso y todo porque en serio tienen mucha química juntas. Y es algo que me ha sorprendido porque en un principio jamás me habría imaginado que podrían hacer buena pareja.

Unos días después vemos a Alice sentada con Gigi y Nat para hablar sobre su situación. Las dos se disculpan y le dicen que en este tiempo han arreglado un montón de los problemas que tenían y eso ha producido que se acercaran de manera especial pero al mismo tiempo las dos quieren estar con Alice porque piensan que las tres están mejor cuando son combo.

Pero Alice sigue sin cuadrar la situación, sobre todo cuando se entera que durante todo el tiempo que ella no ha estado en casa Gigi prácticamente se ha mudado. Se nota que la situación le produce mucha inseguridad y por más que ambas insisten en que la quieren como parte de la ecuación, Alice no se siente cómoda y termina marchándose.

No sé qué pensar porque me encantaba el trío. Las situaciones que vivían me parecían interesantes y además tenían química las tres, pero por otro lado quiero que Alice sea feliz y si esta relación no la ayuda en ese sentido pues prefiero que acabe. Igual como que faltó desarrollo para las inseguridades de Alice en esta situación porque como que pasa muy rápidamente de un estado a otro.

Nuestro episodio termina con Sophie confesándole a Maribel que se besó con Finley. Su hermana no la juzga pero sí que se interesa por saber qué está pasando. ¿Se va a casar? ¿Le ha dicho algo a Dani? Sophie piensa que no es necesario decírselo porque fue cosa de una vez y nunca jamás de los jamases volverá a pasar. Pero la manera en la que la mira Maribel, que la conoce más que todas nosotras, nos hace ver que tiene dudas, muchas dudas.

Y hasta aquí llegamos en este episodio. ¿Cómo lo han visto ustedes? ¿Son más de Finley o de Dani?

Sobre el Autor

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

¿Tienes Telegram instalado? Recibe nuestros artículos al momento en tu teléfono suscribiéndote a nuestro canal.

¡Échale ojo a este vídeo!

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies