¡Por fin tenemos de vuelta a #Luimelia señoras! La espera ha sido larga y desesperante pero créanme cuando les digo que ¡ha valido muchísimo la pena! De hecho, si aún no han visto el episodio corran a suscribirse a Atremedia Premium. Les digo desde ya que van a ser los tres euros mejor usados en su vida. Además estarán apoyando el material lésbico que siempre es importante.

Pero vamos a lo importante que es el episodio, porque hay mucho, mucho de lo que hablar. La primera temporada la dejamos con Luisita y Amelia besándose porque por fin se habían reconciliado. ¡Alegría! Que la espera con las dos separadas hubiera sido mucho sufrimiento. Así que empezamos la temporada con los ánimos subidos.

Además, Luisita y Amelia están mejor que nunca. ¿Que cómo lo sabemos? Pues porque nos lo cuentan ellas mismas. Como nos habían prometido en esta temporada se rompe la cuarta pared y las chicas nos hablan directamente. Así que ¿quién mejor que las protagonistas para hablarnos sobre su reconciliación y como consiguieron llegar al momento en el que empezamos la serie.

Así es como nuestras Luimelia nos cuentan que, después de ese reencuentro en la puerta, las dos lloraron como posesas y decidieron que querían hacer lo que fuera necesario para solucionarlo. ¿Y cómo llegaron a esa conclusión? Pues hablando. Así en negritas.

Luisita y Amelia hablando

¡Madre del amor hermoso! Lo que he visto señoras. ¡Lo que he visto! Yo no sé si es que ya me he muerto y todavía no lo he descubierto pero es que ¡hemos visto dos tremendas escenas de sexo lésbico este mes! Y la de Luimelia me ha dejado sudando. Es que a partir de ahora ese momento en el que tu novia te dice: «Tenemos que hablar» ha cambiado para siempre.

Que nunca «comunicarte» con tu novia fue tan divertido y fluido e intenso. Porque convengamos en que la comunicación constante es muy importante. Que hay que hacerlo regularmente para poder solucionar todos los problemas de pareja. Que mientras más te conoces con tu chica mejor, que… vale ya paro. ¡Entiendanme! Todavía estoy afectada por esta escena.

Ayer mientras veía este primer episodio de Luimelia se me salió una sonrisa muy grande cuando pensé, que los pequeños saltamontes lesbicanarios que han empezado a ver contenido lésbico en 2020 van a vivir un mundo en el que el sexo lésbico en las series no es algo raro. Me han dado ganitas de ponerme a llorar de la emoción la verdad. ¡Gracias a la producción entera de #Luimelia por hacer historia y ayudarnos a seguir avanzando la representación lésbica en las series!

Pero volviendo al episodio. Que sí, que el sexo estuvo muy bien, pero que sí hubo plática porque todas sabemos que una relación de las buenas tiene que tener un poco de todo. Así que nuestra parejita se lanzó en picado a terapia. El resumen fueron 5 consejos que las dos están siguiendo lo mejor que pueden. Y digo yo, que ya que ellas pagaron la terapia nos podemos beneficiar todas de los consejos ¿no? ¿Para qué son las amigas si no para compartir la sabiduría lesbicanaria?

1. Aceptar a la otra persona tal cual es

Luimelia segunda temporada

Luisita aceptando completamente los gustos de Amelia

Cuando empieza la convivencia se descubren ciertas cosillas en las que igual no eres totalmente compatible con la chica de tus sueños. Y obviamente a nuestras Luimelia también tenía que pasarles ¿no? Afortunadamente son cosas más bien sencillas como que Amelia lleve un cuadro de gatitos que a Luisita le parece horroso.

Pero la comunicación es lo que cuenta ¿no? Recuerdan cuando les dije que seguían los consejos lo mejor posible, pues es porque lo de hablar fue más bien en la cama porque respecto al cuadro Luisita dice que lo ama pero luego «se le cae» por accidente. Una estrategia inteligente pero insostenible en el tiempo.

Se los digo por experiencia. Una vez compré en el mercado unas uvas porque a Genix suelen gustarle mucho. Y vi que se las comía, le pregunté si le habían gustado, me dijo que sí y al otro día vi que se llevó un tupper lleno de uvas al trabajo. Así que cuando volvía por el super mercado le volví a comprar las uvas. Y cuando llegué a casa casi le dio un infarto. Resulta que en ese instante me confesó que no le habían gustado porque estaban muy ácidas y las había llevado en el tupper para repartirlas en el trabajo. ¡LOL! Pues eso, en estos casos la sinceridad es lo mejor.

Luisita y Amelia en el sillón

Que la que nunca lo haya hecho arroje la primera piedra

Ah y hay que relajarse, pero no tanto.

2. Erotizar

Volvemos al tema del sexo porque ¡es importante señoras! No hay que olvidarse de tentar a la pareja con nuestras armas de destrucción masivas que para algo las tenemos. Me extendería pero es que no es necesario porque ya Luisita y Amelia nos han hecho una demostración de como se hace en los primeros minutos del episodio.

3. Espacio propio

Ahora hay veces en el que el punto dos y el punto 3 entran en conflicto. Porque hay días en los que te apetece «amarte a ti misma» en tu momento personal. Porque cuando una está en pareja es importante pero hay que fomentar la individualidad.

Luisita en la cama

Cuando tu novia te cacha con las manos en el Satisfyer

Claro que lo ideal sería ponerte de acuerdo con tu novia para que no te pase lo que a Luisita y te descubran con las manos en…. la masa…

4. Comunicarse

El cuarto consejo es comunicarse continuamente con tu pareja. ¡Hablar! Hablar todo el día, en todos los lugares, de día, de noche. Vale, soy una cansina pero es que me ha hecho muchísima gracia. No me culpen si lo inserto en otros resúmenes porque saben que lo voy a hacer.

Pero como dice bien Amelia, hablar no es necesariamente comunicarse. Aquí la cosa es lo que dices y cómo lo dices… no me lo pongan a huevo que soy mexicana… ejem.

Luimelia escuchando música

La cara que se te queda cuando tu cuñado te hace un concierto de Trap en el salón

Ah Amelia le toca morderse la lengua y «disfrutar» de un concierto de Trap del hermano de Luisita que se fue a pasar unos días con ellas. ¡Que risas con la canción de verdad!

Y hay veces en las que será duro comunicarse, pero hay que hablar de los temas importantes. Como cuando Luisita y Amelia hablaron sobre si va a arriba o abajo.

Luimelia hablando en el baño

A mí es que me gusta abajo

5. ¿Y el quinto?

El quinto se le ha olvidado a Luisita, pero yo lo voy a aprovechar para decirles que la producción detrás de #Luimelia sabe perfectamente quién es su público y como tenernos contentas. Además lo hace con un humor que a mí me encanta pero también con mucho respeto e integridad por los personajes.

Ojalá algún día avancemos lo suficiente para que las productoras apuesten por este tipo de contenidos con la fuerza con la que apoyan otros productos y podamos ver episodios de 30 o 45 minutos. Porque la serie siempre te deja con ganas de más. Pero saben qué, que estamos avanzando y tú amiga lesbicanaria que me lees desde el otro lado puedes ayudar a que suceda. ¿Cómo? Pues en lugar de comprarte otro café paga los 3 euros mensuales para ver la serie.

Siempre lo digo y lo repito pero apoyemos las producciones lésbicas que nos gustan con nuestra cartera, porque si no funcionan no nos van a hacer más. A nadie le gusta trabajar gratis. Que es imposible porque la vida es dura y de momento no te lo puedes permitir. Pues a échales un cable en redes sociales twitteando y haciendo ruido en Instagram.

Y ya para terminar mi resumen. Si eres fan de la serie desde la primera temporada seguro que ya sabrás esto, pero si te estas empezando a enganchar ojito a este consejo. Los personajes de la serie tienen cuentas de Twitter e Instagram y el contenido transmedia de la serie es oro puro molido. Yo es que me río muchísimo cada vez que Luisita twittea algo. Te dejo debajo un par de ejemplos para que aproveches y te quedes con las cuentas.

 

 

View this post on Instagram

‪mi bella durmiente @amelialedesmaof 🥐‬

A post shared by Luisita Gómez (@luisitagomezs) on