Bienvenidas a Sueños de Libertad, esa novelita en la que lo ves todo perdido y negro hasta que viene una morena imponente y te pregunta: «¿Tú me quieres?» con una energía que rompe miedos. ¿Listas para repasar lo que pasó entre Marta y Fina esta semana?

Marta en el episodio 95 de Sueños de Libertad

La semana pasada nos habíamos quedado con que Jaime y Marta tenían un acuerdo para fingir que seguían juntos de cara al público pero vivir la vida loca cada uno por su lado. Él de inmediato le echó el ojo a Luz, pero Marta decidió que las cosas con Fina eran muy complicadas y prefería seguir separadas a la posibilidad de volver a hacerla sufrir.

Por esta razón en el episodio 95 de Sueños de Libertad no vemos a Marta y Fina juntas. Sí, lo sé, es un pecado y para nuestra desgracia no es el único episodio en el que nos va a pasar.

Marta y Luis discutiendo

Igual lo que necesitas es un buen zopapo

La única escena en la que vemos a Marta es en la que la vemos pasarse por el laboratorio para intentar hablar con Luis. Que sigue de pesado porque le dijeron que su proyecto no era viable y se empeña en creer que es porque los «de la Reina» no quieren. Y la realidad es que no, que por una vez lo han intentado y en serio no hay presupuesto. Marta se lo explica por activa y por pasiva y los dos terminan discutiendo, pero al final él le pide disculpas y entiende su punto y ella le pide un abrazo. Y esa escena es bonita porque empezamos a ver a una Marta que se abre con más personas. Que cada vez es más ella misma.

Mafin en el episodio 96 de Sueños de Libertad «El Susto»

Isidro, Digna y Fina comiendo

Isidro, Digna y Fina comiendo

En el episodio 96 vemos a Fina, Isidro y Digna comiéndose unas buenas lentejas y celebrando que él cada vez se siente mejor. Fina eso sí, intenta controlarle a Isidro las cantidades de chorizo, que él ya quiere comer de todo y doble plato y ella anda ahí en plan madre detrás para que no le vaya a hacer mal.

Luego deciden que los tres van a brindar por el milagro de Isidro con una copita de buen vino. Algo que me hizo mucha gracia porque ayer se nos estaba muriendo el señor y hoy ya está brindando, pero aceptamos pulpo como animal de compañía. Isidro además brinda por Fina y por la salud y justo en ese momento entra Marta a la cocina.

Fina invita a Marta a brindar con ellos, pero la de La Reina alega que tiene que irse a la oficina, eso sí, le desea lo mejor a Isidro. Él le agradece los deseos y le dice que es «tan buena como Fina que se les va mañana» y a Marta se le para el corazón y se le pone un nudo inmenso en la garganta ante la idea. Así que de inmediato pregunta: ¿te vas? con una carita de pena que no es normal.

Marta de la Reina en sueños de libertad

Fina rápidamente le contesta que sí y a Marta la cara se le va descomponiendo a medida que macera la idea. Así que Fina decide ponerle fin a su sufrimiento y agregar que se va a su cuarto en la colonia porque su padre ya está mejor. Y a Marta le vuelve el alma al cuerpo. Rápidamente le dice que en su casa siempre será bienvenida y sale corriendo.

Fina se da cuenta de que a Marta le pasa algo raro pero no alcanza a atisbar el qué y Fina se queda contentísima porque se da cuenta de que a Marta le sigue afectando lo que pase con ella por mucho que diga misa.

Marta y Fina en el episodio 97 y 98 de Sueños de Libertad «La verdad»

El episodio 97 de Sueños de Libertad quedará en la historia negra de Mafin porque ninguna de las dos salió en el episodio. Triste pero cierto, así que saltamos directamente al 98. En el que vemos a Jaime entrar en la tienda y toparse con Fina, que de inmediato le informa que Marta no está por ahí.

Jaime y Fina en sueños de libertad

Jaime hablando con Fina

Jaime le comenta a Fina que viene a hablar con ella y no, no es de Isidro. Fina asume que viene a hablar «de lo otro» y casi que intenta evitar la situación porque todavía no supera el tema de tener que irse y olvidar a Marta.

Jaime: Veo que Marta aún no ha hablado contigo.
Fina: ¿Hablar de qué? Si no tenemos nada de que hablar. Las dos tenemos claro que se acabó.
Jaime: Y tampoco te ha contado el acuerdo al que hemos llegado por lo que veo.
Fina: Le he dicho que no me ha contado nada.
Jaime: Pues si me lo permites voy a hacerlo yo porque creo que debes saberlo, eres parte implicada.
Fina: ¿El qué? ¿Qué pasa?
**Jaime:
Mi matrimonio con Marta no tiene arreglo.
Fina: Pues no se pueden separar.
**Jaime:
No, no, por supuesto que no, esas son las leyes de este país. Por eso hemos llegado a un acuerdo para ser feliz cada uno por su lado.
Fina: ¿Y eso como se hace?
**Jaime:
Manteniendo las formas de cara al exterior e intentando ser libre en la intimidad.

Me encanta que Fina lo primero que piensa cuando Jaime le dice que su matrimonio está acabado es en las posibles repercusiones para su chica. Porque antes que pensar en las posibilidades lo primero es dejarle clarito a Jaime que no se pueden divorciar. Eso sí, luego cuando empieza a entender un poco por donde van los tiros la preocupación es otra. Porque ¿por qué no le ha dicho nada Marta?

Jaime: He visto que siguen distantes.
Fina: Es que no hay nada entre nosotras doctor. Se lo prometo. Ni lo habrá.
Jaime: Fina he visto como te mira mi mujer. A mi nunca me miró así. Por eso por mi parte tenéis vía libre para vivir vuestro amor. Y así se lo he dicho a Marta.
Jaime y Fina hablando de Marta

Jaime y Fina hablando de Marta

Fina no entiende nada, porque Marta no ha cambiado su actitud en lo más mínimo con ella. Por el contrario, la sigue esquivando por todas las esquinas como si tuviera la lepra. Jaime le dice a Fina que Marta piensa que la relación clandestina que puede ofrecerle no es suficiente para ella. Y Fina no entiende nada porque una relación con Marta como sea es la ilusión más grande de su vida.

Jaime: Se siente tan mal por haber cortado lo vuestro cuando yo llegué que ahora tiene pánico por volver a hacerte sufrir.
Fina: Pero si yo lo entiendo todo.
Jaime: Pues eso me temo que tendrás que decírselo tú, porque ella no tiene el valor suficiente.
Fina: ¿Y si lo que pasa es que no me quiere lo suficiente?
Jaime: Te quiere Fina, te quiere muchísimo. Por eso estoy hablando contigo.

Fina alucina un poco con la idea de que Jaime se lo tome tan bien y le dice que es muy generoso por su parte. Él insiste en que la vida es corta y hay que ser lo más feliz que se pueda. Fina le responde que se equivocó mucho con él y las cosas quedan así.

A ver que sí, que yo creo que todas hemos quedado robadas porque esperábamos una bonita escena de Marta en plan ilusionado diciéndole a Fina que ya podían ser felices. Pero no ha podido ser, así que aceptamos pulpo. Ahora le tocará mover ficha a Fina otra vez e ir a por su mujer.

Mafin en el episodio 99 de Sueños de Libertad «La reconciliación»

Fina visitando a Marta en el despacho

Fina visitando a Marta en el despacho

El episodio 99 de Sueños de Libertad comienza con una Fina Valero empoderada, lanzándose hasta la oficina de Marta directa para preguntarle sí la quiere. Así, sin introducciones vanas, Fina va a por todas porque si hay una lesbiana valiente y que sabe lo que quiere es ella. Lo dicho ¡yo quiero ser Fina cuando sea grande!

Ni Marta ni nosotras estábamos preparadas para tanto poderío en el chocho metío, pero a ella le toca lidiarlo y a nosotras solo verlo, así que Marta esquiva lo mejor que puede preguntando a qué viene la pregunta.

Fina, ni tarda ni perezosa le suelta que ha hablado con Jaime y se está preguntando por qué demonios no le había contado nada a ella sobre el trato que tienen los dos. Y Marta le responde con cabreo, porque parece que Jaime ha decidido por ella y la de la Reina siente que no le ha hecho ningún favor.

Marta no quiere vivir una vida a medias y se ha autoconvencido de que Fina tampoco quiere vivir de las migajas. Así que ha decidido por las dos que no es necesario ni intentarlo. Fina no entiende nada porque hace tres doritos Marta y ella habían decidido ir a por todas y le pregunta qué ha cambiado. Ella le responde que ver la decepción de Jaime, porque le hizo darse cuenta que sí él que es más bueno que el pan (no me vean con ojos de odio, fue ella laque lo dijo, no yo) reaccionó así, no tiene muchas esperanzas para con los demás.

Fina pidiéndole explicaciones a Marta

Doña Fina Valero no entiende que Marta se haya convertido en el adalid de la negatividad, que sí que las cosas están complicadas, pero que las dos pueden ver hacia el futuro, pero Marta insiste en que eso es una ñoñería de las novelas. Y Fina comienza a perder la paciencia porque su novia está con una actitud muy negativa.

Fina: Lo único que veo yo es que me estás poniendo excusas, excusas y más excusas. Y eso solo puede significar una cosa. Y es que no me quieres… ¡Al menos sé valiente y dímelo a la cara! ¡Dímelo!

Yo la verdad, viendo la cara de Marta lo pasé porque por los 12 segundos que tarda en responderle a Fina tenía clarísimo que le iba a soltar un «De la Reinazo» y nos iba a tocar sufrir. Pero no, Marta lo que sacó fue el alma poeta que lleva dentro y que solo suelta en su diario y le contestó con un verso que nos aflojó las piernas a todas.

Marta: ¿Cómo no te voy a querer si ya formas parte de mi? Si vivo para verte. Si me alimento de recordar tus abrazos y me voy a dormir pensando en tu sonrisa. Si no te he contado antes lo de Jaime es porque ni si quiera puedo imaginarme contigo. Creo que no sé ser feliz, nunca lo he sido y creo que…
Fina: Marta, ya está, ya está. No me digas nada más. Todo lo demás no me importa. Lo único que necesitaba saber ya me lo has dicho.
Fina besando a Marta en la oficina

Fina besando a Marta en la oficina

Marta: No sabes lo que he echado en falta esto.
Fina: Marta, vivir a medias también es vivir. Y es lo que vamos a hacer, sin miedo. Juntas tú y yo. ¿Lo recuerdas?

¡Ayyyyyyyy que monas! Sí, tengo que decirlo, siento que nos han quedado a deber con la escena de la reconciliación porque tenía que ser un momentazo y nos dieron un momento además partido en dos. Pero la escena es bonita y ya tenemos reconciliación Mafin, así que de momento aceptamos pulpo como animal de compañía. Eso sí, yo les tengo aquí un listado de las escenitas monas que nos han quedado a deber. Que aquí hay que cobrar en algún momento. No todo puede ser sufrir.

El episodio termina con Marta yendo al dispensario a agradecerle a Jaime que le haya echado un cable con el tema de Fina. Le dice que ella es valiente de fachada para afuera, pero que a veces le cuesta dar pasos, sobre todo cuando son en contra de todo lo que los demás le piden. Jaime le aconseja que haga lo que le hace feliz. Marta le dice que ella no está a acostumbrada a serlo y Jaime le pide perdón por haber formado parte del problema. Pero ella le dice que le agradecerá toda la vida que sea parte de la solución, le dice que quiere que sigan siendo amigos cuando envejezcan y a él le da culpabilidad no haberle dicho lo de su tumor, pero justo en eso llega luz y al final la conversación queda ahí.

Y hasta aquí nos quedamos esta semana con Marta y Fina. ¡A ver que nos trae la novelita la próxima semana!