Tengo que ser totalmente sincera y decirles que me topé con A New York Christmas Wedding de casualidad. Esta película lésbica no la tenía en mi radar y ha sido una sorpresa interesante en mi colección de cine lesbicanario.

La premisa de la película es bastante interesante. Una chica llamada Jennifer Ortiz (latina por cierto), está a punto de casarse con su prometido. Tiene frente a si, un futuro realmente prometedor. Su novio es guapo y rico y además la quiere muchísimo. Lo único que nubla el horizonte es su suegra, que está acostumbrada a ser la jefa y está empeñada en que se casen en navidad.

Jennifer no quiere una boda navideña, no solo porque le suena super hortera, sino porque navidad es una época que le recuerda varias desgracias que ha tenido que sufrir. Además, su idea de boda es una ceremonia pequeña con la gente que los quiere, no la ceremonia gigantesca que su suegra está planificando. Además su prometido, cuando se trata de su madre no tiene voz, así que ella tiene que lidiar sola con los deseos de su suegrita.

Así es como se encuentra una noche corriendo por la ciudad para olvidarse de sus penas cuando se topa con alguien que le promete que la vida tiene muchas caras. Y que al otro día cuando despierte verá un nuevo camino ante ella. Parece un encuentro fortuito, pero a la mañana siguiente, cuando se despierta ¡está en la cama con su mejor amiga! Su vida de alguna manera ha cambiado y le está mostrando el «que hubiera pasado sí».

Ahora Jennifer tiene hasta navidad para decidir qué es lo que quiere realmente en su vida ¿el tío bueno y rico o la mejor amiga de la infancia que fue su primer amor?

Como ven, la película tiene una introducción bastante interesante y una que me dio bastante curiosidad por desarrollar, además de que aprendí cosas sobre mí misma. ¿Qué aprendí? Pues que me tengo un trauma existencial provocado por un montón de películas lésbicas que he visto y me han dejado el corazón herido. Porque he estado toda la película esperando el batacazo, algo que tendría que ser ridículo si consideramos que es una película de navidad y no suelen ser dramones locos, pero con las películas lésbicas nunca se sabe.

El concepto en general de la cinta me gustó y hubiera podido ser una película lésbica perfecta, pero se le nota mucho la falta de presupuesto. Es una lástima porque con más pasta podríamos haber flipado en colores. Pero aún así le damos el aprobado porque es bonitilla y porque, como hablaba con mi amiga Yovanu, tenemos el listón de las películas lésbicas no muy alto. Así que si termina bien y hay felicidad aprueba en nuestra lista.

A New York Christmas Wedding no es un peliculón, es de esas que ves los fines de semana en un momento muerto y te deja con buen sabor de boca. De esas que es un poco meh, pero no te molesta ver porque se te pasan rápido y tiene sus cosas monas. Si tienen una cuenta americana de Netflix la pueden ver, pero no la he podido encontrar en la versión de España, ni en la de México. A ver si hay suerte y pronto la ponen en todos los países.

Ah y si te quedaste con rollito navideño dentro del cuerpo échale un vistazo a estos 4 villancicos lésbicos para cantar estas navidades.