Seleccionar página

L5 convención de L Word: El final de la aventura

L5 convención de L Word: El final de la aventura

>Este post es parte de una serie mediante la cual podrás vivir junto a BetteLover la experiencia de asistir a una convención de L word. Puedes encontrar información sobre la siguiente convención de la serie en la web oficial.

l5-starfury-001

Domingo 16 de noviembre

Vamos a ir directas a la primera foto del día que era con Laurel, la noche del sábado la pasé casi toda, bailando como una posesa. En la sala estaban con retraso sobre la hora prevista, (9:00 de la mañana), Rachel y Laurel, pero a mí ya sólo me quedaba con Laurel, no tuve opción casi a abrir la boca, porque todo es rapidísimo. Solo un saludo y las gracias. Luego a esperar hasta las 11:00 para la fotografía con Jennifer Beals. Esa sí que me ponía bien nerviosa. Me senté con las chicas españolas a charlar sobre nuestras impresiones. Cuando llevaba un rato allí se me acercó una chiquita que no conocía de nada a preguntarme sí me apetecía un Martini. Y claro, a mí me gusta dejar siempre el pabellón español muy alto y allí que me fui con ella a practicar un poco de inglés. Era alemana, de Colonia, bastante mona y seguro que sí el fin de semana no se acabase ese mismo domingo, nos hubiese dado tiempo a conocernos mejor, pero que se le iba a hacer, dieron las 11:00 y me tenía que presentar sobre la marcha en dónde la foto con mi JB, así que me fui.

Desde que divisé a JB por entre medio de la gente y los focos que ponen para las fotos me empezó a doler la barriga. Pensaba, le digo algo ahora o callo para siempre. Amen gracias, que a pesar de ser tímida y de mi inglés macarrónico, soy muy espontánea y según me senté le pregunté: “do you speak spanish, Jennifer?” y para mi sorpresa va la tía y me responde en un castellano muy bueno : “un poquito, pero lo puedo intentar”. En esto que el fotógrafo empieza a dar por saco, porque claro yo la estaba mirando expectante, y el fotógrafo, “mira a la cámara, quítate el pelo de delante de la cara”. Total que obedecí y se acabó en un plis plas. Pero cuando me iba le dije que era una grandísima actriz y le di las gracias. Me respondió con un “thank you” muy muy dulce. Salí del salón subida en una nube, primero porque pude con mis nervios y con la situación poco dispuesta para ningún tipo de charla con la actriz, segundo porque me habló en español y con interés por proseguir de alguna manera hablándolo y tercero porque la tuve al ladito durante unos segundos preciosos. Intente olfatear si llevaba o no perfume, pero para eso hubiese necesitado más segundos. Aunque me inclino a pensar que no llevaba nada de perfume.

Jennifer iba vestida con una falda negra, las botas altas del primer día, una chaqueta en un tono gris con las mangas hasta los codos, botones dorados, una blusa y un cinturón ancho, gris y como una especie de top encima de la blusa de color fucsia. Como complementos, la misma pulsera y collar de madera del primer día. (Por cierto, viendo de nuevo no sé qué capítulo de la quinta temporada los saca en ella). Esta vez sólo llevaba el anillo de oro blanco en la mano izquierda, también tenía pendientes largos. Mi impresión: guapísima.

Laurel llevaba vaqueros y una blusa como de seda plisada y de manga larga, bufanda enredada al cuello tirando a marrón cremoso, botas color crema de ante con tacón. No usaba pendientes esta vez y sí que llevaba los mismos anillos, uno en cada mano, del primer día. También estaba muy guapa.

l5-starfury-005

De ahí en adelante recuerdo que me fui a comer, ajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj, pedí un tuna sándwich, que es lo único que puedo pasar y para mi disgusto ya no quedaban. Pues nada, un bocadillo de jamón y queso, pero que sorpresa al morderlo, tenía como una especie de chapapote negro entre lo que hacía de pan y el jamón y el queso. Que asquito por Dios, quité esa parte y solo me comí la del jamón y el queso. Van a pensar que sólo pienso en Jennifer y en la comida, pero les pido un poco de benevolencia, porque creo que durante los 4 días que pasé en Blackpool sólo hice una comida decente. Fue cuando las chicas catalanas nos invitaron a cenar lo que se habían traído de casa.

Después del bocata pasé al salón principal a buscar un sitio adecuado para las Q&A del domingo, con el trío de la Santísima Trinidad, a saber, Laurel Holloman, Rachel Shelley y Jennifer Beals. Se puede pedir más para una tarde de domingo cualquiera, yo creo que no.

Questions and Answers

Esta vez empezó todo con bastante puntualidad, el público aplaudía a rabiar y las chicas con una sonrisa de oreja a oreja. Rachel traía puesto un sombrero rosa de cowboy con plumitas alrededor y que ponía “KISS ME QUICK”, se sentó el centro entre JB y Laurel. En su cara se adivinaba un gesto de complacencia por haber conseguido el sitio en medio de la pareja del fin de semana.

l5-starfury-006

JB abrió la conversación comentando que Rachel nos debía un orgasmo. Pues nada, allá que fue ella para nuestro deleite y gemidos que te pego. Fue divertidísimo.

Alguien pidió que describieran a Leisha con una palabra y cómo es trabajar con ella.

Laurel: “es muy difícil describir a Leisha con una palabra, ella es cómo una persona del Renacimiento. Puede hacerlo todo, gran actriz, cantante, le das 10 páginas de monólogo y una hora más tarde ya las memorizó a la perfección. Es la reina de la improvisación y tiene una increíble vena cómica”

Jennifer: “También es buena carpintera”….”carpenter”… descojono general

Laurel: “Vi a Leisha antes de empezar con el rodaje de L Word en la película “All Over Me” y pensé que era alucinante. Cuando fui a la audición para el papel de Tina vi a Leisha en el baño y pensé, que no venga por Tina o estoy jodida”

Otra pregunta: ¿Por qué no saltó la alarma contra incendios cuando dejó Bette la comida al fuego cuando la escena del “Stir fry” y qué pasó con toda esa comida?

Jennifer: “el caldero y la olla probablemente habrá que tirarlos después de aquello, pero la alarma contra incendios sí que saltó, pero no por el humo de la comida, saltó por otros motivos completamente diferentes”

¿Cuánto pueden las actrices influir en el desarrollo de la historia?

Jennifer: “Ilene tiene muy claro cómo quiere que se desarrolle la historia, aunque siempre deja opciones a cambios, así cuando alguien mete alguna línea improvisada en una escena se queda ahí si se ve que mejora el trabajo. A lo largo de 6 años todas hemos llegado a conocer a nuestros personajes muy bien”.

Laurel añadió un pequeño chisme, cuando Ilene está contenta con una escena de sexo camina feliz con una sonrisa y dice “beautiful work”.

¿Se verían haciendo otra serie?

Jennifer: “Sí, por qué no, si es un buen personaje y una serie en la que se pueda creer, porque no me veo dedicando 6 años de mi vida a un trabajo en el que no creo”. Añadió: “ahora sería un poco duro porque estoy un pelín mimada, después de trabajar con el magnífico equipo que tuvimos en L Word”.

Hablaron más sobre lo consentidas que estaban por haber hecho una serie de televisión por cable, sobre todos los directores diferentes que tenían para cada episodio y que les parecía que era cada uno de ellos, (los episodios), como si rodaran una película. Hablaron sobre los diferentes niveles o estratos de una relación, la libertad para descubrir los diferentes aspectos y etapas de la misma, mientras haces una serie o una película en la que tienes pocas escenas sexuales íntimas con una actriz/actor y se tiene que desarrollar un contexto para la historia de esa pareja. Esa historia está en tu cabeza y tienes que sentirla para poder llevarla a cabo de la forma más creible.

Pregunta: No vimos nunca sufrir a Bette y a Tina por la pérdida de su primer hijo, ¿sufrieron?, a veces parecía como si simplemente lo hubieran olvidado

Jennifer: “No no lo olvidamos y probablemente sufríamos por él en privado y siempre lo recordaríamos”, Laurel añadió, “El nacimiento de otro bebé ayudó a curar las heridas y a seguir adelante con sus vidas por el bien de la pareja”

Pregunta para Jennifer: ¿Vio Bette alguna vez la escultura que Jodie estaba haciendo antes de la famosa exposición donde se tomo la revancha por el abandono?

Jennifer fue muy agradable intentando buscarle sentido a la pregunta y haciendo mención a que las fans se quedaban con todos los detalles y lo recordaban todo mejor que ella; Laurel y Rachel intentaron también buscarle sentido y tomaron como referencia la cena que Jodie dio en su loft, en la cual se llevo a la mayoría de las asistentes al tejado a mostrarles su trabajo, mientras Bette y Tina tenían su momento en la cocina y entonces Jennifer dice, “siii, esa escultura” y Rachel dijo, “fue la que utilizó para la exposición de la venganza”.

Jennifer: “noooo, Bette nunca vio ese trabajo antes de la exposición en el Hammer museo” y Rachel dice: “nooooo, fue diferente, primero era un tributo a Bette y Jodie lo cambio por una burla hacia ella (Bette), cuando se enteró de la relación que mantenían Bette con Tina”.

Jennifer otra vez: “nooooo, ¿por qué iba a estar ese video-trabajo-escultura en el tejado?,

Rachel: “no lo sé, es así como lo entiendo”, entonces Laurel se giró hacia el público y dijo: “y ese el motivo por el cual la relación entre estas dos nunca funcionaría”. El público se descojonó, fue muy divertido.

Sí tuviesen la oportunidad de trabajar de nuevo todas juntas, ¿lo harían?, y ¿qué clase de proyecto les gustaría que fuese?

El ambiente del escenario ahora estaba bastante distendido y divertido y Jennifer hizo referencia a que le gustaría hacer una peli de vaqueras, solo con chicas, hizo mención a Brokeback Mountain, entonces Rachel la miró y le dijo “te gustaría ponerte el sombrero”, ni corta ni perezosa se lo puso a JB en la cabeza y ésta se lo colocó cuidadosamente. Sobra decir que le quedaba de escándalo. Alguien del público sugirió que hicieran “Los ángeles de Charlie” y Rachel contestó, “sí, eso fue divertido “, JB dijo, “sí…….., por ti…….. Podría ser Charlie”. Nunca la vimos haciendo de Charlie, sólo la escuchamos.

Laurel dijo: “tendría que seguir con mi pareja”, (JB), “porque a mí también me apetece hacer una película de vaqueras”, “y ambas, Jennifer y yo podemos montar a caballo, pero qué puede hacer una chica británica, Rachel, en una película de vaqueras” “yo no lo sé”. Rachel entra: “montaré un burro” y empezó a hacer los movimientos como si estuviera montando uno. Jennifer se descojonó.

Una Coreana le preguntó a Jennifer sí iría de promoción a Corea, ya que sabía que este año había ido a Japón promocionando la serie.

Jennifer habló de que Japón es un país muy homofóbico y de que apenas hay un par de bares de ambiente en todo Tokio, pero que el viaje fue una gran experiencia para ella. Aunque la comunidad gay es muy pequeña allí, las ventas del dvd de la serie crecieron un montón tras su viaje a este país. Y si la oportunidad surgiera le encantaría hacer otro viaje de promoción, por ejemplo a Corea.

l5-starfury-007

En esos momentos Jennifer le pasó el sombrero rosa de cowboy a Laurel, a la que también le quedaba estupendamente, y ésta dijo que debería haberse puesto sus chaparreras (pantalones de cuero que usan los cowboys encima de los jeans), para esta ocasión, entonces Rachel, (haciendo referencia a L Word, temporada 5ª, episodio 2º, con Jenny, Tina y el jefe de ellas en el rodaje de Lez Girls, hablando de las escenas de sexo y según Jenny “ a nadie le interesa verte ( a Tina) practicando sexo”), comentó a Lu “a nadie le interesa verte con las chaparreras puestas”: Tina dijo ajustándose el sombrero : “Oh pensé que se vería chulo, pero así me siento también como una verdadera cowgirl”.

¿Podemos esperar la boda entre Bette y Tina en la próxima temporada?

Jennifer hizo mímicamente el gesto de cerrarse la boca con llave y tirarla por detrás de su hombro y Laurel se tapó los ojos con el sombrero rosa. Todas nos reímos a carcajadas. Naturalmente no podían contar nada, pero sí dijeron que quizás si hubiese una película de L Word…

Una chica, le preguntó a Jennifer sobre el entrenamiento para el triatlón, pidiendo primero disculpas a Laurel y Rachel porque está cuestión era sólo para JB y a ellas igual las aburriría. La reacción de Rachel y Laurel fue muy divertida, se pusieron a dormir apoyando las cabezas, Rachel en el hombro de Laurel y Laurel sobre la cabeza de Rachel, una vez y despertaron se pusieron a jugar chocando sus palmas de las manos y cantando. JB se carcajeo y comentó “éstas dos deberían tener su propio show”.

Para JB el entrenamiento empezó como una cuestión sólo de estar en forma. Sobre los diferentes programas de entrenamiento dijo que había muchos en internet y que cualquiera podía utilizarlos. También dijo que una vez y estás dentro de ese mundo, éste puede ser my adictivo, además de divertido y puedes correr el riesgo de pasarte de vueltas con el entrenamiento. Para ella ahora la mejor motivación para entrenar duro y prepararse para estas pruebas, físicamente tan extenuantes, es unirlas a acciones benéficas, así cuando el despertador suena a las y pico de la madrugada, por ejemplo 5:30 de la mañana, no le es tan duro despegarse de las sábanas, porque piensa, no es por mí, es por alguien más.

Ahora le tocó el turno a una chica rumana, un poco pasada de vueltas (yo la conocí el viernes y era una pesada), y en vez de preguntar estuvo como diez minutos hablando de su experiencia personal con su novia, que era bisexual, comparándola con la historia de Tina y los hombres en la temporada 3. Creo que las chicas, tanto JB, como Laurel, como Rachel, tenían ganas de que terminase su monólogo, igual que nosotras desde el público.

Pregunta para Jennifer: ¿por qué engañaste a Tina con la carpintera, Candance?, JB parecía un poco descolocada pensando cual sería la respuesta adecuada y en esto que Rachel le echa un capote y dice, “porque la carpintera estaba buena”. Esta ocurrencia hizo que JB y Laurel se rieran mucho y ya no hubo más aclaraciones para la pregunta.

Hablando de la postura de Bette y Tina en el capítulo de la temporada quinta después de que Bette fuera humillada por Jodie en el Hammer museo, (la postura que recuerda la de John Lennon y Yoko Ono), en la que Tina intenta confortar a Bette, hicieron notar a Laurel que el lenguaje corporal de Tina mostraba enfado, porque con la mano que no estaba acariciando a Bette, estaba como haciendo gesto de rabia con su puño cerrado.

Laurel se quedó atónita, diciendo que nos quedábamos con todo y que ella no recordaba haber hecho ningún tipo de gesto especial para esta escena. Para ella, Tina, más que enfadada se sentía culpable en esos momentos. Sí que contó que en las escenas muchas veces te colocas en función de lo que el director comente que queda mejor para la cámara.

¿Veríamos más sobre la historia de Tina en la próxima temporada?

Laurel dijo que sí, pero que no podía contar nada, sólo confirmó que habría algo sobre una adopción.

Otra cuestión: ¿Con quién les gustaría casarse, imaginando un mundo paralelo, en el que todas fuesen gays?

A Laurel le gustaría casarse con Tina Fey, a Jennifer con Kelly Lynch y añadió, le diría que de vez en cuando se disfrazase de Ivan. Rachel dijo que en estos momentos estaba loca por Beyonce y que la veía en todas partes a las que iba y no podía escapar de ella.

Para Laurel: “sabemos que una vez besaste a Angelina Jolie, luego, ¿quién besa mejor, JB o Angelina?”

Todas empezamos a gritar y a silbar y Laurel en un tono de voz muy bajo y sexy dijo, “¿qué piensas tú?” la fan contestó “yo sé lo que pienso, pero quiero saber lo que tú piensas”, Laurel sonrió y dijo “bien, ¿qué piensas? JENNIFER BEALS, como puede ser esto una pregunta”. Entonces la gente rugió de felicidad gritando, aplaudiendo y vitoreando.

Alguien manifestó tristeza por el final del show y preguntó si había alguna forma de recuperarlo. Todas comentaron que no había forma de que volviera, pero afirmaron de nuevo que lo de la película puede ser muy posible.

Pregunta dirigida hacia todas: ¿Cómo L Word ha cambiado sus vidas?

Empezó aquí el momento más emocionante de todo el domingo. Jennifer contestó la primera, “Antes de L World nunca había sido alguien a la que le interesara demasiado la política”. La vimos muy compungida cuando hizo mención a que durante toda su vida siempre se había identificado como la “otra” y sintió una asombrosa conexión con nosotras al unirse al equipo de L Word e interpretar a ese grupo de mujeres a las que siempre se les identifica como las “otras” . Comprobamos que para ella ésta fue una pregunta muy personal. Intentó no empezar a llorar e hizo una broma sobre el olvido de sus pañuelos de papel esta vez. Laurel la ayudó pasándole el mantel que había en la mesita que tienen junto a ellas en el escenario, para que se enjugara las lágrimas con él. Jennifer hizo el gesto de secarse los ojos con el mantelito. Fue un momento lleno de emoción y una de las chicas del público se acercó y le ofreció a Jennifer un paquete de pañuelos de papel. Jennifer lo cogió.

Pero un momento más tarde, Jennifer, rompió a llorar diciendo que no hace mucho tiempo su existencia era considerada ilegal (refiriéndose a los problemas raciales en los Estados Unidos y a la prohibición de los matrimonios entre blancos y negros, prohibición que fue levantada en 1967).

Quedó claro, que para JB la lucha de los colectivos homosexuales para equiparar derechos, se asemeja a la lucha que tuvieron durante muchos años las personas no blancas en Estados Unidos, para ser considerados ciudadanos de primera.

Rachel y Laurel estaban muy emocionadas con todo lo que estaba diciendo su compañera y Rachel le pasó el sombrero rosa a Jennifer, que lo usó intentando disipar las lágrimas, comentó que era muy alegre y que estar allí hablando de todo aquello con nosotras, compartiendo todas las maravillosas historias aquel fin de semana, era la forma de terapia más barata y también a través de los años con el show… empezó a llorar de nuevo, respiró profundamente e intentó concentrarse en algo más trivial, el sombrero rosa,. Empezó a tocar las plumas que el gorro llevaba por el borde y dijo “plumas” “me siento tan gay”. De esta manera salió un poco del atolladero emocional en el que se encontraba y también muchas de nosotras que estábamos llorando a moco tendido nos relajamos con las risas. Comentó también que L Word le había enseñado otras cosas como lo del “preservativo dental”, dijo: “antes yo no sabía que era esto y ahora pienso, ¿Ohhh cómo usaran eso?”

Rachel dijo que a ella L Word la ha hecho mucho más consciente del tema político y ahora tiene en cuenta muchas más cosas que antes ni se le pasaban por la cabeza.

Ahora le tocó el turno a Laurel, que ya venía super emocionada después de escuchar a su pareja televisiva y todo esto hizo que ella nos contase cosas muy personales. Nos dijo como era su vida antes de comenzar el rodaje de L Word y utilizó la palabra transeúnte para referirse a ella, pues tenía que estar siempre de ciudad en ciudad, haciendo pequeñas películas y no lograba echar raíces en ningún sitio. Se paso 7 años sin ninguna relación antes de conocer al que ahora era su marido, (con el que se casó sólo unos meses antes de rodar el capítulo piloto de L Word). Justo al terminar de rodar este capítulo se compró su casa y su vida personal empezó a desarrollarse de manera muy similar a la de su personaje en L Word, Tina Kennard, por ejemplo en el sentido de querer empezar una familia o el tema de la adopción. Hizo un chiste con esto y mencionó que Rose Troche le había prometido que no le estaban robando, o más bien utilizando, hechos personales de su vida para ponerlos en L Word.

Hablando más de L Word dijo, “me ha ayudado a conseguir la seguridad emocional en muchos aspectos y el hecho de conocer a tantas personas de esta comunidad a través de todos los años del rodaje, a través de las convenciones…”aquí casi se quedó sin habla y su voz sonaba temblorosa, empezó a llorar. Jennifer se quitó el sombrero sobre la marcha y se lo pasó. Fue un momento muy bonito. Entonces dijo que a ella los finales y las despedidas no le iban bien, mencionó el divorcio de sus padres que hizo que se cerrara mucho en sí misma, que escondiera sus emociones y que no les diera importancia. “L Word ha tenido una enorme influencia en mi vida durante estos 6 años y naturalmente me ha cambiado de muchas formas”.

Aquí dieron por finalizada las Q&A y empezamos con la subasta.

Janina se les unió y dijo que iba a ser la persona que llevaría la subasta y le pidió A Rachel que fuese su asistenta. Jennifer nos dijo que tenía unas cuantas cosas que quería subastar, fotos que ella había tomado durante el rodaje, el libro que acababa de publicar Mia Kishner , la camiseta que usó en el rodaje del partido de baloncesto.

l5-starfury-003

El primer artículo que se subastó fue una foto de Katherine Moening y entonces empezó el espectáculo Janina. Es impresionante la rapidez y la simpatía con la que dirigía la subasta, enseguida nos metió a todas en el meollo y nos dejamos llevar. Las risas encima y debajo del escenario hacían que Janina se esforzará más y más en cantarnos las pujas y fue entretenidísimo. En esto que a Rachel le dio por ejercer su recién obtenido rol de asistenta y comenzó a pavonearse mostrando la foto objeto de subasta, pero claro, le ponía tanto empeño al paseíllo y a los contoneos que la sala rugía con la visión. La primera foto alcanzó un precio de 700 libras y al final hubo dos chicas que ofrecían esa cantidad. Jennifer dijo que tenía dos originales de esa foto, luego las dos tendrían la oportunidad de llevársela a casa.

Recuerdo que después se subastó otra foto, creo que también de Katherine solo con el sujetador puesto, alcanzó las 1000 libras. Mientras la enseñaban, Jennifer y Laurel comenzaron también a venderla, contoneándose y paseándola sobre el escenario y abrazándose. Jennifer cogió a Laurel por detrás y empezaron a moverse de una forma muy sexy. Estuvieron a punto de caerse para atrás, pero lograron mantener el equilibrio. Si antes rugíamos ahora era una locura total. Y ellas seguían con sus poses y paseíllos de infarto.

Después le tocó el turno a una foto de Mia Kisner con el pelo corto y a su libro. Se las quedó una chica por unas 1900 libras.

l5-starfury-002

Ahora vino la camiseta que usó JB en el partido de baloncesto, la que pone “Porter” en la espalda, y que a mí me hubiese encantado traerme a casa. Junto con la camiseta se subastó el guión de un capítulo con anotaciones de Jennifer a mano y el horario del sueño de su hija repartido en varias hojas. Sobra decir que si me apetecía tener la camisa, ahora con el guión que usó mi adorada Jb, el lote me parecía perfecto. Claro que después al ver el precio por el que se subastó supe que sólo era un sueño. Salió por 3000 libras. Para darle la adecuada emoción JB se quitó la chaqueta y se puso la camiseta y empezó a modelar con ella.

A esa altura de la subasta las chicas estaban felicísimas y muy abrumadas por la gran cantidad de fondos que se estaban logrando con la subasta. Se me olvidó contar que los fondos están destinados a organizaciones benéficas, (las organizaciones con las que colabora Jennifer Beals).

Lo último que se subastó fue una foto de Jb, tomada por ella misma, usando un espejo en la que está sin sujetador y se esconde el pecho con su mano. Dijo que sólo había una copia y que si algún día la veía colgada en internet iba a saber quién fue. La foto se la tomó una mañana en la que se sentía muy atrevida tras llegar de nadar. Janina bromeo comentando “Dónde más puedes conseguir una foto de Jennifer Beals medio desnuda en su habitación” y Laurel dijo, “Miren esa espalda musculada, es increíble y yo la conozco bien porque me es muy familiar”. Durante la subasta de esta foto mientras Jennifer la mostraba con los brazos en alto, Laurel fue por detrás de ella y la abrazó, se pusieron medio a bailar las dos y Laurel canturreo algo así, “Ella es Bette Porter… mi novia… tiene unos abdominales estupendos…y está medio desnuda…” fue otro momento lindo y memorable y a las dos se las veía muy contentas con grandes sonrisas. La foto se subastó en unas 2250 libras. Naturalmente también me hubiera gustado tenerla, pero soy pobre, coño.

La subasta terminó con nuestras protagonistas unidas de la mano haciéndonos un saludo y dándonos las gracias. Janina se llevó una gran ovación por su gran trabajo.

CEREMONIA DE CLAUSURA

Empezó con la rifa, que en ella sí que había puesto yo todas mis esperanzas, porque me había comprado un montón de números. Se rifaba, y estaba de putísima madre, la camiseta que Jennifer llevaba en el episodio de la ruta en bici para recaudar fondos para el cáncer de mama. La habían firmado todas. Sean Harry, el organizador de los L eventos, llamó a Jennifer para que introdujera su mano en una enorme bolsa repleta de boletos, (se habían vendido números durante todo el fin de semana). Salió miss Jennifer Beals y sacó un número que desafortunadamente no coincidió con ninguno de los míos.

l5-starfury-004

Sean continuó llamando a todas las chicas del fin de semana haciendo un breve discurso de introducción para cada una de ellas. La primera fue Janina, que según salió y vio cómo la recibíamos empezó a llorar. Dijo: “cuando me avisaron para venir a la convención estaba un poco asustadilla, yo sólo participé en una temporada y además estaban Bette y Tina y otras actrices principales, pero al ver cómo me habéis recibido, con tanto cariño, me siento cómo una de ellas”.

La gente la aplaudió ensordecedoramente y ella estaba visiblemente abrumada. Durante la convención nos pasaron un documento para firmar, en el que le hacíamos petición a Sean Harry, para que volviera a traer a Janina a futras convenciones. Veremos qué pasará.

Después le tocó el turno a Rachel Shelley, a la que también por supuesto, aplaudimos a rabiar, nos dio las gracias y dijo que había sido un fin de semana muy intenso y que todas habíamos sido encantadoras y que ella en realidad no es una persona que llore con facilidad, pero en ese momento empezó a llorar y se giró Hacía Jennifer y le dijo: “te culpo a ti, Beals”, nos reímos mucho, luego nos contó que no importaba, que estaba llorando delante de 1500 amigas muy cercanas. Para finalizar volvió a darnos las gracias por el maravilloso fin de semana.

Llegó entonces el momento de Laurel y Sean le hizo una bonita presentación. “Nada de esto hubiera sido posible sin Laurel, que vino a la primera convención y después se encargó de contarle a todas las compañeras de L Word lo increíblemente bien que se lo había pasado, intercediendo con todas para que viniesen a conocerlas”. Empezamos todas a aplaudirla como locas, incluidas sus compañeras de show y ella claro, a llorar. Nos pidió por favor, mediante señales, que la dejásemos decir unas palabras, “estar en tantas convenciones ha sido para mí una experiencia increíble. Este año, al principio, tenía la sensación de que estaba un poco demás, porque todo el mundo ya me ha visto en eventos anteriores y tienen mi autógrafo, pero ver que todas estabais ahí, haciendo cola de nuevo para tener la foto como cada año, me hizo pasar unos ratos maravillosos”. Nos agradeció el fin de semana y dijo que había sido alucinante y que le daba muchas fuerzas.

La última fue Jennifer Beals, que se llevó la ovación más ensordecedora de la tarde, acompañada con ruido de golpes en las mesas y en el suelo. También, igual que Laurel, tuvo que hacer señas para que la dejasen hablar. Habló del poder de la comunidad que hemos creado y de que esperaba que siguiéramos adelante aunque el show terminase, porque somos, según sus palabras, alucinantes. Nos alentó a tener más que ver con la política, porque al final la política afecta a cada una de nosotras en gran medida. Nos dijo, y aquí estoy segura de que todas la quisimos un poco más, si eso es posible, de que este fin de semana había significado para ella una de las experiencias más asombrosas de toda su vida y que está muy contenta y orgullosa de ser nuestra lesbiana honoraria. Naturalmente estaba sollozando y para terminar hizo mención a que la política se parece un montón al sexo, “si queremos algo tenemos que pedirlo, si no nos lo dan tenemos que pedirlo con más ímpetu y si aún así no obtenemos lo que queremos, no hay nada malo en proporcionárnoslo a nosotras mismas”, en clara alusión a la autosatisfacción sexual. Se pueden imaginar la reacción de todas, mientras las compañeras de Jennifer se descojonaban.

Fue aquí el momento de las despedida, se juntaron todas de la mano nos hicieron una reverencia y se marcharon.

Así acabo el increíble fin de semana en el que por fin conocí a Jennifer Beals.

Creo que ya lo dije en algún lado, pero por si no es así, lo repito. Estas cosas hay que vivirlas, no es suficiente con que te lo cuenten, así que las animo a todas para la próxima, que será en septiembre de 2009. Es caro, pero vale la pena y si empiezan a ahorra desde ahora, simplemente será fácil.

Enlace: BetteLover | Fotografías cortesía de: Eliška

Este post es parte de una serie, puedes leer la continuación aquí:

  1. L5 convención de L Word: El inicio de la aventura
  2. L5 Convención de L Word: Meet & Greet
  3. L5 convención de L Word: Q&A el momento cúspide
  4. L5 convención de L Word: el fin de la historia

Sobre el Autor

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

Subscríbete a lesbicanarias

Lo más lesbicanario

46 series lésbicas para ver en 2019
Yolanda Andrade habla sobre su "boda" con Verónica Castro
Retrato de una mujer en llamas: La nueva propuesta del cine lésbico
Una foto histórica: una primera ministra con su esposa y un primer ministro con su esposo
Cinco series de anime yuri que no te puedes perder
Kaitlynn Carter celebra su cumpleaños 31 junto a Miley Cirus
Joy Huerta fue vista con su familia ¡Y es una ternura!
Sexo Lésbico: ¿por dónde empiezo?
The L Word Generation Q ¡ya tenemos tráiler!
Cara Delevingne lo confirma, una relación privada es más exitosa

Échale ojo a estos vídeos

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies