Señoras, nos gusta sufrir. No, en serio, nos gusta, no intenten convencerme de lo contrario. De otra manera no estaríamos tan impacientes por que empieza la séptima temporada de Anatomía de Grey. O eso o aún tenemos la esperanza de ver a Callie y Arizona lidiar por los parajes de la felicidad. Porque ¿qué más les puede salir mal? Digo yo, ya las desheredó el padre (aunque luego volvió al redil), pelearon por dinero, corrieron a Callie, volvieron a contratar a Callie, Arizona se intentó escaquear para no caer en la rutina pero luego recapacitó. Decidieron ser felices como lombrices, pelearon por tener hijos, rompieron por diferencias irreconciliables sobre los bebés, resolvieron las diferencias con un beso. Y todo eso en una sola temporada. ¿No es lógico pensar que todo les salga bien en la séptima?

Pues bien para darnos unas cuantas pistillas está Sara Ramirez, a la que yo quiero no solo por ser guapa e interpretar a una lesbicanaria genial, sino también porque es de Mazatlán y en esa ciudad tengo geniales recuerdos de mi vida. Pero en fin vamos a lo que nos interesa que es lo que le contó la Ramirez a SheWired sobre Callie y Arizona y la manera en la que van a tratar la historia esta temporada:

Callie y Arizona vuelven a estar juntas- ahí es donde lo dejamos en la sexta temporada. Estoy emocionada por ver como evoluciona su relación, pero más allá de eso, aprecio de verdad la forma universal en la que están manejadas las escenas. Tocamos muy por encima la parte de «Oh, sí, estamos lidiando con dos mujeres», pero no es algo que comentemos de manera constante, lo que es genial. Es simplemente como cualquier otra relación. Hay cosas buenas y malas, hay conflicto, hay reconciliaciones, etc. Hay problemas y algunos de ellos son más específicos que otros y también llegaremos a ellos. Estoy emocionada porque vamos a explorar esta relación con integridad y respeto. No es un simple comentario en plan «una relación gay» como si fuera un chiste. Es de verdad significativa y seria como Meredith y Derek o Christina y Owen. Es igual de importante.

Awwwwwww, que lindas. A ver si tenemos suerte y esta temporada nos tocan más ups que downs.