Lagrimas caen por mi rostro al ver en este capítulo a las tres lesbicanarias de la historia, porque seamos sinceras. Aunque lloramos un mar tras la marcha de Delphine debido a su nuevo cargo en DYAD, volvimos a recuperar la sonrisa cuando nuestra pequeña Cosima empezó un idilio con la llegada de Shay, Y aunque nos las soñábamos felices, ya sabéis que el drama está a la orden del día, así que nuestra rubia (hablo de Delphine porque ahora el termino puede confundir, ya que Shay también lo es) vuelve por la puerta grande. Así que vamos a ver que ha ocurrido esta semana en Orphan Black ya que puede arder Troya (ok, ya dejo un poco de lado mi vena melodramática).

cosima y shay en la cama

Y para qué negarlo, que la primera escena sea la de Cosima desnuda en la cama hace que supere todas mis expectativas. Scott no para de llamarla por teléfono y claro, el estudiar agujeros negros hace que tengas que estar siempre disponible.

Y no, no ha cambiado de profesión, digamos que se lo ha maquillado un poco a Shay, quien cual amiga con derecho a todo, le ha preparado un zumo especial para esa tos que según dice que tiene. Claro, sino le ha dicho en que trabaja, menos le va a decir que está jugando con la muerte.

Toda la felicidad del momento termina cuando de repente la rubia le pregunta quien es Sara. Cosima se tensa porque bastantes veces le han metido el palo como para confiar ciegamente. La otra rápidamente le aclara que es el nombre que ha estado diciendo toda la noche, así que la clon y se relaja y la engaña por tercera vez diciéndole que es una amiga muy cercana, como si fuera una hermana. Y nos cortan los idiotas la escena cuando siguen con el acaramelamiento, crueldad televisiva.

cosima y delphine reencuentro

Y sí, mi corazón parece que se me sale del pecho cuando para nuestra sorpresa, Cosima va a trabajar a su laboratorio y al abrir la puerta se encuentra con su ex fauna francesa. Casi muero de la emoción sino fuera por la cara de cabreo que trae la europea. Y es que se ha tenido que enterar por otros que Sarah había desaparecido, mira que le advirtió que era peligroso mezclarse con algo de Castor.

Le pregunta a Cosima como han hecho para meter las manos dentro del cerebro de Castor (pues anda que han pasado poco), la cosa es que han sido pillados al analizar una muestra de tejido en ese lugar. Su enfado sigue en aumento al no recibir ninguna respuesta por parte de Cosima, solo miradas asesinas. Y como la rubia es tan genial y está dispuesta a cooperar les enseña un hallazgo que se les había pasado por alto. Es una muestra de un Castor y Gracie y como pueden ver, ambos tienen la misma proteína mal formada, así que hay algo común. La buena noticia es que tendrán que estudiarlo y mi Delphine quedarse más tiempo junto a Cosima, averiguando cosas, como se puede apreciar, todos son ventajas.

delphine pregunta a cosima

Y bueno, más tarde, mientras esperan a que llegue el ascensor, tiene lugar una conversación de esa que tanto nos gustan en la que según yo pienso, la rubia sabe mucho más de lo que le está preguntando…

Delphine: Tengo entendido que estás faltando al trabajo, llegando tarde ¿no te encuentras bien?
Cosima: Me siento genial
Delphine: Bien… ¿No hay nada que deba saber?
Cosima: No

La otra se le queda mirando con cara de: “venga ya, sé que te estás liando con otra”, pero bueno, no pueden seguir la conversación porque se abre el ascensor y aparece Félix, junto a Gracie. Van a intentar averiguar el por qué tienen algo en común con los de Castor. Y de nuevo todo es un arcoíris de amor porque vuelven a ser un equipo de batas blancas como en antaño. Son tan geniales que no tardan nada en averiguar qué pasa. El defecto de Castor se transmite sexualmente y como Gracie se casó con uno de ellos, pues blanco y en botella y no es eso lo peor, sino que las esteriliza. Vaya tela, LEDA al final va a ser un alma caritativa en comparación con Castor. Cuando concluyen los estudios y los resultados, Cosima se está poniendo el abrigo para irse y la francesa le ataca, en el buen sentido, con un: “Cosima te echo de menos”

Cosima y Delphine hablando

Y claro, solo hay que ver la cara que se le queda a la clon, porque asumamos la vida. Lo ha pasado muy mal desde que Delphine la dejó para entregarse a un bien mayor y claro, no es justo que le diga esto (aunque me encanta), pero hay cosas que no se pueden evitar y sabemos que la rubia va de dura pero muere por sus huesos.

El caso es que la otra, se va del despacho sin mediar palabra dejando a Delphine con carita de pena. Pero ¿para qué mentir?, la cara de pena le dura poco, porque más tarde la vemos en su despacho, mirando fotos y vídeos de Cosima y Shay. Vamos que como intuíamos, la persona que espiaba a Cosima en su primera cita era nuestra doctora. Y por la cara que tiene en la imagen, creo que no le hace nada de gracia…

Delphine mirando fotos en Orphan black

Mientras en otro lugar de la ciudad, vemos como la clon va a casa de Shay y al abrir la puerta y verla…

Cosima: Mierda, venia para decirte que pensaba que quizás deberíamos ir más despacio, pero ahora que te veo, solo quiero liarme contigo durante, más o menos, siete horas seguidas
Shay: ¿Quieres hablar de ello?
Cosima: Sí, después

Cosima y Shay  se besan

Y en la cúspide del romanticismo Scott la llama para decirle que ha descubierto quién puede saber el código e interpretar el libro que tienen del profesor Duncan, el de los códigos raros. Nada más y nada menos que Rachel, la clon malvada. Así que bueno, otra piedra en el camino pero a la vez un rayo de esperanza.

Y sí, aquí termina nuestro capítulo, que para mí ha sido de lo más intenso. ¿Qué sois más de Delphine o Shay? A mí es que me pasa como a Cosima (hablando de Delphine), que me pienso que la he superado hasta que vuelve a aparecer y vuelvo a babear por todos lados. Atentas al siguiente episodio que se verán cara a cara Delphine y Shay, temblando me hallo, ¡nos vemos!