Estoy que no tengo uñas con el último capítulo de Orphan black y es que claro, cuando vemos que la salud de Cosima se deteriora todas nos echamos a temblar como locas. Es una carga psicológica enorme que la pobre lleve temporadas enferma y nosotras sufriendo por su salud y cruzando todo lo que podemos para que en una de estas no palme. Porque sí, en nuestro interior lo sabemos, no nos podemos fiar de los guionistas porque (aunque algunos puedan decir que es lo más difícil del mundo), sin apenas pestañear finiquitan a personajes con la misma facilidad con que se deshojan margaritas en primavera. Así que mejor vamos a contar como la vida de Cosima se va apagando (ok ok, no me matéis, a veces no puedo controlar la ironía, son los nervios) vamos pues al capítulo.

Cosima y Shay en la cama

Y que mejor que comenzar con mujeres desnudas, y es que es así como encontramos a Shay y Cosima en la cama, cosa que ya se está volviendo de lo más habitual. Entre beso por aquí, caricia por allá, repente llaman a la puerta y casi me caigo de espaldas cuando veo a Delphine allí plantada. En las múltiples teorías que se forman en mi cabeza, tengo que decir que primero pensé que la doctora tenia contratada a Shay para entretener o tener vigilada a Cosima, pero nada, cuando abre la boca descubrimos que las mujeres no se conocen de nada. A Shay no le hace falta las presentaciones para saber quien es ese mujerón que tiene delante, no le intimida su porte y le hace saber que no le hace gracia que se presente ahí. pero la otra, le contesta que le da igual lo que ella piense y se mete para adentro de la casa. Aishhh en estas escenas es cuando me doy cuenta que estoy en el equipo de la doctora.

Cosima: Perdona, ¿ahora me espías?
Delphine: Sabes que puedo encontrarte cuando sea importante
Cosima: Deberías haberme llamado
Delphine: No me habrías respondido
Cosima: Y tampoco habrías tenido la oportunidad de verla. ¿Qué quieres?
Delphine: He estado haciendo pruebas en los sujetos de Leda por la proteína malformada que compartís con los chicos de Castor y tus cifras… tus cifras son preocupantes
Cosima: Deja que Scott y yo nos ocupemos por mis cifras
Delphine: Scott está preocupado y yo también. Necesitamos otro análisis de orina
Cosima: ¿Quieres que mee en eso? ¿En serio?
Delphine: No te enfrentes a mí. Sabes que es importante
Cosima: Te veré en el trabajo, no vuelvas por aquí

Cosima y Delphine discutiendo

Aishh diosa lesbicanaria de la preocupación, he sufrido mucho en esta escena y bueno, de aquí salen dos cosas en claro. La primera es que hemos estado especulando está semana con que Shay era una infiltrada y que quería pegarse a Cosima, pues bueno, eso queda descartado, al menos por el lado de los laboratorios. Además en la escena se puede ver como la experta en masajes escucha todo desde el cuarto de baño, pero para mí es curiosidad porque sabe que realmente pasa algo. Y por otro lado, podemos ver lo celosa que está Delphine y que la pobre no sabe de qué manera acercarse a su amor, fue ella quien la dejó pero mira, todos cometemos errores y tenemos derechos a ser perdonados, aunque con la rabia que le tiene Cosima en este momento será complicado.

cosima-habla-con-scott

Después la clon llama a Scott para decirle que la cubra en cuanto a los análisis de orina, que los llevará pero más tarde. De repente cambian de tema y hablan del libro con los extraños códigos que solo sabe Rachel. La chica le dice que igual él puede hacer la que ex jefa mala le diga algo pero él no las tiene todas consigo y normal porque ya sabemos que si quieren la ayuda de Rachel les va a costar algo, eso en el caso que accediera, porque con la perrilla que es al igual se hace la tonta.

Mientras Cosima, quiere que la clon más graciosa, o sea, Alison, le dé su orina para las pruebas, hacer trampas y que salgan bien los resultados. Así que se desplaza a donde está su clon. Ésta se encuentra bastante ocupada ya que ese día es cuando se reúnen todos los candidatos para la administración escolar a la que se presentó, y se hacen fotos, dan discursos y follones que tienes que pasar cuando te metes en algo así. El caso que Cosima va por la puerta trasera para que no la vea nadie y entre que va con gorro (ocultando su peinado) y se quita un momento las gafas, van y la enganchan confundiéndola con la otra, llevándola inevitablemente hacia una sesión de fotos.

Cosima disfrazada de Alison

El único que se da cuenta el Félix que es el manager de Alison. Así que le dice a la chica que si quiere la orina de la otra pues que tiene que hacerle el favor de posar en las fotos con una gran sonrisa. Las escenas son muy graciosas porque nuestra pobre Cosima no ve tres en un burro sin gafas así que va en modo invidente por todos lados.

Mientras en los laboratorios encontramos a Scott jugando con amigos a uno de sus juegos de mesa, aunque todo termina cuando entra Delphine con Rachel, necesita la sala para los controles exhaustivos de la clon más discapacitada de todas. Mientras la doctora sexy le saca sangre, Rachel ve en la mesa del chico los símbolos que solo ella conoce, cuando Scott se da cuenta, le enseña el libro desde lejos. Así que con la excusa de que allí se aburre mucho y le gustaría hacer algo más, como aprender a jugar a lo que tiene en la mesa, hace que se pueda quedar con el científico sin que la rubia sospeche nada. Cualquier excusa es buena para poner una foto con esa bata blanca…

Delphine hablando con Rachel

La pobre Cosima, cuando se queda a solas con Félix le pregunta donde está Alison (que ya sabemos en los embrollos que está metida con esto de ser camella). La cosa es que el chico le da unas notas y le dice que tiene que memorizar el discurso de la otra clon, y la pobre que no ve un pijo sin sus gafas sabe que jamás podrá hacerlo. Por lo que cuando está delante de todos improvisa con un gran discurso dirigido a nuestra querida comunidad comunidad: “He oído a la gente hablar mucho sobre los valores familiares, y en mi opinión, el valor más importante es aceptar a tu familia por quien es. Pero eso no significa asumir riesgos, porque los niños hacen eso. Ese es su talento. Y como lesbiana… Defensora de las lesbianas y la comunidad LGTB no puedo dejar de asumir riesgos”.

Cosima en Orphan Black

¡Las cosas que una hace por sus hermanas!

A la pobre le da esa tos infernal que tanto nos asusta a veces pero por suerte, está vez le viene bien ya que va detrás del escenario a coger agua y da el cambio con la verdadera Alison, que hace su gran discurso. Pero la pobre Cosima, sino tuviera suficiente, cuando va por los pasillos del edificio sola, se encuentra a Jason, antiguo amor de juventud de la Hendrix, quien pensando que es ésta, le planta un beso. Por suerte la cara de Cos lo dice todo y de sobra sabemos que es más lesbicanaria que todas nosotras juntas.

Al rato y cuando termina todas las parafernalias, las clones se encuentran en el cuarto de baño, pero Alison en el último minuto se arrepiente y no le quiere dar la orina.

Alison: Vas a decirme que pasa. ¿Estás enferma otra vez?
Cosima: No, esto no es por mí, ¿vale? Es sobre una proteína en Castor y sobre si es transmisible o no
Alison: No, no lo es. Mira, he informado de mi flujo menstrual a Donnie esta mañana. Necesitamos a Dyad cuando se trata de nuestra salud, ¿Vale?

Muy bien nuestra querida Alison por hacerle entrar en razón con eso de estar mintiendo y tal, porque cuando se trata de salud no hay que jugar y me ha parecido genial que se arrepintiera, eso es verdadero amor clonil, querer lo mejor para la otra. La conversación es interrumpida por la madre de Alison, que entra al baño y nuestra Cosima se tiene que esconder a la carrera, aunque la otra le echa un par y le dice que salga para que la vea la señora y decirle que es a ella a la que le implantaron un clon cuando fue para poder quedarse embarazada junto a su padre. La escena es súper graciosa porque la madre en vez de sorprenderse va y le suelta que la otra chica era mulata (ahí me morí de la risa, porque ¿se puede estar más ciego?), al final se cansa y deja a su madre hablando sola en el baño público.

cosima-y-shay-bañera

Más tarde vemos a Cosima en casa metida en la bañera muy pensativa y de fondo aparece Shay con una botella y dos copas, pero la cara de la clon es seria, parece que ha llegado el momento de sincerarse con Shay:

Shay: Tengo el presentimiento de que vas a decirme algo. ¿Qué es?
Cosima: Tengo bastantes problemas de salud
Shay: ok, dime…
Cosima: Es un trastorno autoinmune y afecta a mi tejido epitelial. Fluctúa y fluye, pulmones y útero de momento. Es muy poco frecuente
Shay: dios mío…

Y ese dios mío se refiere a que el agua de la bañera se tiñe de rojo porque Cosima empieza a sangrar. Un drama todo. Para colmo, Rachel no va a decirle a nadie nada del libro, solo a Sarah y teniendo en cuenta el odio que le tiene, esto no puede traer nada bueno. Mal rollo, porque si de ella depende que Cosima viva lo llevamos claro, porque es una mala víbora. Yo sufro mucho porque ya está decayendo en salud nuestra clon con gafas y sufro mucho por su futuro. Así que el capítulo nos ha dejado un mal sabor de boca que lo flipas. ¿Qué os parecen los nuevos acontecimientos?, ¿veis tan negro como yo el futuro de Cosima en manos de Rachel? En fin, en pocos días iremos viendo cómo transcurre todo, mientras tanto, id poniendo velitas y rezando a cuantos santos que conozcáis. ¡Nos leemos!