Yo, como Cool McCool, amo el peligro, así que voy a volver a meterme en la laguna que es eso de ver quién de las dos partes de un ship femenino es la que más lleva el timón del barco. Pero esta vez les voy a dar el voto final a ustedes, para que lo sentencien en sus cabezas o, mejor, en los comentarios.

coolmccool

Principalmente porque en el caso de SwanQueen mi opinión está equitativamente dividida. Es posible que el haber dejado de ver la serie hace un par de años tenga algo que ver, porque francamente Jason Rothenberg y The 100 habrán ganado el premio a mayor campaña maliciosa para pescar queer fans, pero Adam y Eddy tienen media década haciendo el mismo trabajito pero a paso de hormiga.

Hasta Google lo sabe (Vía shipsintheknight.tumblr.com)

Hasta Google lo sabe (Vía shipsintheknight.tumblr.com)

Tuve que borrar y volver a comenzar este post un par de veces, porque la intención es ver todas esas veces que las actrices que dan vida a Emma Swan y Regina Mills han mostrado su apoyo al ship de Swan Queen, pero la primera vez me desvía por el camino de la batalle de ships y la segunda por el de queerbaiting. Esperemos que la tercera sea la vencida.

Jennifer Morrison interpreta a Emma Swan, una princesa que es más bien caballero salvador. Hija de Blanca Nieves y el príncipe encantador. Lana Parrilla interpreta a Regina Mills/La Reina Malvada, que no es otra que la madrastra de Blanca Nieves.

(Vía butle.com)

(Vía butle.com)

Hasta aquí no vemos nada extraordinario. Pero Once Upon a Time cuenta una versión diferente de todos los cuentos que Disney nos ha presentado con hermosos dibujos animados. Porque en esta versión conocemos la historia detrás de la Reina, y la vemos tan desesperada por escapar de una vida que ella nunca quiso que lanza una maldición que se lleva a todos esos personajes de cuento a nuestro mundo real… más o menos, porque quedan por siempre atrapados en los 80 y en el mismo pueblito inventado.

Vamos a tomarnos un momento para entender el poder de Regina. Esta mujer tomó a todos los seres vivos (no olvidemos a Pongo y a Pepe Grillo) de un reino, los trasladó a otra dimensión, donde creó de la nada todo un pueblo funcional y autosuficiente para sobrevivir 28 años aislado completamente del resto del mundo. ¿Y me pretenden decir que realmente quisiera muerta a Snow, Charming o cualquier otro personaje, no lo habría conseguido ya?

Emma no forma parte de esto, como saben, porque fue enviada por sus padres a nuestro mundo como prevención ante el inminente hechizo de Regina. Se supone que Pinocchio debía estar con ella y cuidarla, pero parece que no vieron la peli y no se enteraron de lo poco confiable que es. Así que la pobre princesa crece en con una niñez dura a una vida solitaria. Que es un paralelo absoluto de la vida de Regina.

Lo he dicho antes, pero si cualquiera de estos dos personajes fuera masculino, este barco habría zarpado hace un par de temporadas al menos. Pero no. Porque son dos mujeres y no sea cosa que la estructura heteronormativa que nos es forzada desde que nacemos se tambalee.

(Vía bustle.com)

(Vía bustle.com)

Esto, claro, no impide que una importante base de fans mantengan con vida a este desastre de programa por su apasionado cariño hacia estos dos personajes, hacia sus actrices y hacia la extraordinaria química que transmiten en cada escena que comparten. Lo del amor a las actrices no es sólo porque son estrellas de la tele, también es porque tienen un linda relación con sus fans, que en esta era de las tecnologías es mucho más fácil.

Pero además, ninguna de las dos se muestra tímida a la hora de apoyar al colectivo LGBT+ que sigue la serie, principalmente a aquellos que quieren ver a Emma y a Regina terminar de dar el paso y ser una pareja oficial en la trama.

Yo tengo años que no veo esta serie, les confieso, porque francamente me aburren los huecos en la historia, el paseo de personajes muertos que no están tan muertos y que viven a conveniencia, o de personajes que desaparecen sin dejar rastro o sin razón aparente. Ni hablar de ese esfuerzo sobrehumano por crear relaciones heterosexuales para estas dos chicas.

 

JMo y LP no dudan en usar el hashtag #SwanQueen, usar suéteres alusivos al ship, y en general ser receptivas al mismo. De pronto uno podría pensar que es Lana la que lleva el mando del timón, porque es más activa en las redes y tiene una personalidad más extrovertida. Pero que nadie se confunda, Jen será más reservada, pero es bastante feroz a la hora de defender a este fandom.

 

Hace unos tres años (wow) que el sujeto que interpreta al enano Happy tomó la desafortunada decisión de meterse con Swan Queen. Diciendo cosas como que no tomaba en cuenta ese ship porque no existía ni tenía vida, o antagonizando a estas shippers, llamándolas violentas y desagradables. Él probablemente pensó que todo el mundo lo iba a apoyar, especialmente sus compañeros de trabajo, pero el pobre no podía estar más equivocado. El único apoyo le vino, predeciblemente de los anti-Swan Queen.

«Que quede claro que Michael Coleman NO habla por me, por Eddy, el elenco o alguna otra persona en Once. Nos disculpamos sinceramente por cualquier malentendido»

«Que quede claro que Michael Coleman no habla por mi. Quiero a todos nuestros fans y aprecio su amor por los personajes»

Adam Horowitz, Lana Parrilla y Jen Morrison, son embargo, se desligaron de sus declaraciones y aseguraron no querer tener nada que ver con él y su lengua larga. Adam y Lana lo hicieron de forma diplomática, pero Jennifer fue absolutamente contundente, hasta el punto de mostrar lo furiosa que estaba por las palabras de este hombre.

«Tus comentarios estuvieron totalmente fuera de lugar y me molesta tener que pasar mi día lidiando con las repercusiones de tus acciones».

«Lo he dicho antes, amo todos los ships que rodean a Emma: swanfire, captainswan y swanqueen»

Lana Parrilla estará cansada de firmar fotos agregando lo de su apoyo a Swan Queen, de responder a fans que hablan de cómo esta relación platónica las inspira y motiva. Pero Jen Morrison fue la que organizó con su coestrella el ponerse las dos el suéter de Swan Queen, en su día libre, para tomarse una fotografía juntas y compartirlas con sus fans.

Yo les voy a dejar a ustedes decidir, según su propio gusto, quién de las dos es la capitana de este barco. Para mí son las dos, en formas muy distintas, como sus personalidades, pero con igual intención. Está claro que ambas entienden la carencia que sufre la comunidad LGBT+ en cuanto a representación justa en los medios, y lo importante que es sentirse validado, reconocido, visto.

Parrilla, recientemente, dio su opinión personal sobre el la relación entre Emma y Regina:

 “Siempre veo la relación entre ellas como de mejores amigas, de hermanas. Me dan muchos nervios al decir esto porque hay muchas Swna Queen allá afuera que ven otra cosa y no quiero quitarles eso”.

Claro que esto provocó un terremoto entre los fans, que seguramente se sintieron traicionados al ver que una de los dos mayores apoyos de su ship no lo veía con los mismos ojos, pero gente, eso no quiere decir que no entienda o no apoye. Es sólo su visión. Lana se disculpó pero no retiró su punto de vista, sólo lo explicó:

“Queridos Fans, El artículo que salió esta mañana por Natalie Abrams ha creado mucha controversia y confusión. Permítanme ser clara, siempre he apoyado y continuaré apoyando todos los ships, incluyendo Swan Queen. He sido defensora de la comunidad LGBTQ, de forma privada y pública, desde que tengo memoria. Eso dicho, ¿no tengo derecho a ver la relación entre Emma y Regina con mis propios ojos?, ¿no tengo los mismos derechos que todos los demás? Creo firmemente que todos tenemos derecho a nuestras propias opiniones, incluida yo. Les deseo un feliz año a todos. Con amor, Lana”

Yo sé que duele cuando tus ídolos no comparten tus puntos de vista, especialmente cuando eres parte de una comunidad marginada, de una minoría tan sedienta de reconocimiento y apoyo. Pero que ella no vea la relación de Emma y Regina como romántica, no quiere decir que no apoye a los que sí la vemos así. Lo ha hecho hasta ahora y no creo que deje de hacerlo.

Morrison también se ha referido en alguna entrevista a la relación entre Emma y Regina como de profunda amistad, pero debemos entender que los creadores del programa han dicho en repetidas ocasiones que Swan Queen o lo que nosotros percibimos como una conexión fabulosa no ha sido intencional de su parte (pero que en realidad es queerbaiting, no olvidemos). Así que si los propios showrunners niegan la existencia de Swan Queen, es ingenuo que esperemos que las actrices les contradigan.

No olvidemos que son actrices y este es un trabajo y los trabajos hay que cuidarlos. Especialmente en un medio tan ingrato y malicioso como el del entretenimiento.

(Vía bustle.com)

(Vía bustle.com)