La última vez que hablamos de Arizona y Eliza las cosas se complicaron porque nuestras chicas tuvieron beso pero ¡Richard las pescó con las manos en la masa! Así que ahora tocará lidiar con ese asunto antes de que el barco Elizona zarpe por aguas tranquilas. ¿Será que consiguen capear la primera tormenta? ¡Vamos a descubrirlo!

Arizona esquivando a Webber

Mi intuición femenina me indica que está enojado…

En episodio 16 no pasó nada con nuestras chicas porque estuvo centrado en April y Jackson, así que vamos a saltárnoslo, aunque por trivia lesbicanaria les diré que el papá de Bo y Shane también es el padre de Jackson… ¡Se ve que le dio duro en su juventud jeje!

Pero nuestro episodio comienza con Arizona pidiendo presupuesto para algún otro proyecto que tiene. Bailey le suelta un no más rápido que la velocidad de la luz, pero nuestra patinadora saca las armas de destrucción masiva y alega que los pequeños humanos necesitan vida y amor y sin dinero no se puede. Pero Bailey ya le conoce los trucos, así que le hace un regate y aprovechando le dice que necesita que trabaje con Webber, pero él justo va pasando y se niega en redondo antes de marcharse sin más.

Bailey se queda de piedra pensando que es por ella, pero Arizona le tranquiliza diciéndole que para variar ahora con la que está enojada es con ella. Así que ya pueden repartirse el odio de Richard entre las dos. Bailey pregunta por qué pero Arizona elude responder y sale pitando dejándola con la duda.

Arizona y Bailey hablan de sus culpas

Dicen que la curiosidad mató al gato y Bailey no es inmune, así que persigue a Arizona hasta pediatría para averiguar qué le ha hecho a Richard y nuestra patinadora confiesa que se ha besado con Eliza, lo que produce una divertida conversación sobre cual de las dos fue más traicionera.

Bailey: Los amigos van por delante de las novias. Ahora tampoco te habla a ti. Eso es poco profesional y decepcionante.
Arizona: ¿Sabes qué? Lo que pasa es que te sientes culpable porque sabes que lo has hecho mal y quieres sentirte mejor.
Bailey: Lo que sea que te ayude a dormir mejor por las noches.

Jeje me ha hecho mucha gracia la verdad.

Richard y Arizona hablando

Más adelante, Richard y Arizona se encuentran y ella le pide hablar sobre todo el asunto del beso. Él está enfadado y le responde que como ella tiene una vida amorosa «tan prolífica» si él se preocupara por quién besa no tendría tiempo para pensar en alguien más. ¡Auch!

Arizona aguanta estoicamente y le dice que lo deja pasar porque sabe que él está enfadado pero que no lo piensa de verdad, entonces él recula y le dice que tiene razón. Que no le gusta esta persona en la que se ha convertido, pero que sí que le dolió que le mintiera y que le dijera que estaba de su lado. Ella le dice que sigue ahí, que intentó que no le pasara lo de Eliza pero que no pudo evitarlo. Entonces Richard le dice que va a necesitar tiempo y espacio para superarlo, pero que le promete que lo va a hacer.

¡Awwwww! Amé a Richard por haberla perdonado tan rápidamente, yo pensaba que esto se iba a enquistar, pero me alegra que estos dos estén a las buenas porque la amistad de Richard ha sido una de las cosas más bonitas que le ha pasado a Arizona. Es alguien que siempre la ha apoyado y no me gustaría que lo perdiera por Eliza.

Arizona llega a la cena

La verdad es que nada de lo que pasó no contó algo sobre Arizona, simplemente estaba ahí acompañando la historia de Maggie y su madre. Pero bueno, por lo menos la vimos ¿no?

Arizona en la cena

Esta belleza se merecía otra foto

En fin que estos últimos tres episodios han sido bastante pobres en cuanto a la historia de Arizona y Eliza se trata, pobres por no decir que Eliza no ha salido en ninguno de los tres. ¡A ver si Anatomía de Grey se nos pone más lesbicanario!