La semana pasada en Orange Is The New Black en Litchfield se tuvieron algunas horas de calma hasta que todo se descontroló y volvió a ser el caos acostumbrado, la tregua entre las reclusas duró muy poco aunque esos momentos de tranquilidad han sido muy apreciables.

Red y Blanca han dejado su aislamiento, al fin encontraron una forma de atraer a Piscatella usando el móvil de CEO Humprhey para poderlo hacer entrar a las instalaciones donde ya tendrán lista una trampa, los diálogos entre ambas son muy divertidos, Blanca me parece muy inocente hasta cierto punto, imagínense, ha propuesto hacer “Mi pobre angelito” con Piscatella. Nuestra rusa tiene sed de venganza después de todo lo que le hizo a sus niñas y a ella misma, aquí es donde la temporada se empieza a poner sombría con toques de comedia sin embargo como hemos visto no hay justicia para las reclusas en las prisiones.

Las chicas lideradas por Taystee están listas para negociar la liberación de los rehenes, Soso pide a Susan Sarandon, eso habría sido muy lindo pero no, le envían a una vieja amiga de Litchfield: Figueroa.

En el patio de la rebelión antimotín, Ruiz les comunica a las demás chicas que ya no está dentro porque su condena no ha sido aumentada, razón por la cual está manteniendo un perfil bajo, quiere ver crecer a su hija y estar con ella, es una gran motivación. Daya y Alex tienen una discusión muy acalorada sobre el arrepentimiento y la culpa, ella explota y menciona que no es su culpa que Humps llevara un arma y desatara el caos… here comes the flashback!

Tenemos a una Dayanara Díaz adolescente fumando mariguana con sus amigos Paolo y Claire, pasándolo bien cuando ven un cuerpo tirado en un rincón, Paolo se acerca, las chicas le siguen ¡Bam! Es solo una broma. Ellas se van, pero Claire le pregunta si le gusta Paolo, fue como un aviso de amigas pues a Claire sí le interesa.

La mamá de Daya le dice que pasó por el trabajo de Paolo y que preguntó por ella, Aleida siempre ha presionado mucho a Day Day y le aconseja que es buen chico y debería aprovechar incluso aunque le guste a su BFF Claire.

Los amigos están en una fiesta con el reggeatón a todo volumen luciendo felices, Paolo baila con Daya, luego con Claire, haciéndolo divertido; Daya toma el consejo de su madre y besa a Paolo, él no reacciona bien porque en realidad le corresponde a Claire, su par de amigos se van juntos y desean estar a solas.

Daya la culpa a su mamá de su decisión, le cuenta que ha perdido a sus amigos y que los demás chicos no le hablan pues traicionó la confianza de Claire, conocemos a Aleida, eso no le interesa y solo la deja al cuidado de sus hermanos. A veces la familia pesa mucho y Daya ha cargado con la presión de su madre para actuar por interés y ella en un modo de rebeldía hace todo lo contrario, es lo que le orilló a dispararle a Humps y a embarazarse del CEO Bennett.

Gloria Mendoza está al punto del colapso por su hijo Benny que tiene una lesión en el cerebro y al estar en la prisión es muy complicado que salga a verlo, la recepcionista no la comunic con el médico encargado y ella la presiona diciendo que será “la primera perra” que buscará al salir de Litchfield.

Lorna y Nicky tienen un pequeño debate (en realidad es un drama) en la farmacia, ya que Lorna asegura estar embarazada, y bueno Nichols tiene sus razones para ya no creerle nada, le dice que es solo su paranoia y que se largue de su espacio. Red y Blanca irrumpen en el bollodrama para pedir jeringas para atacar a ‘Chewbacca Sin Pelo’ (Piscatella), Nicky ve muy alterada a Red, sabemos que están tomando unas dizque vitaminas las cuales resultan ser energetizantes farmacéuticos muy potentes, Red les cuenta que Piscatella es un asesino y que desea hacerlo confesar su crimen para conseguir su venganza; Nichols lo considera un plan suicida, todas podrían terminar muertas.

Leanne y Angie, ahora acompañadas de Helen, siguen en la persecución de Pennsatucky y la amenazan, si Helen (quien se ve muy fuertecita) la ve cerca de Leanne va a lastimarla. Recordemos que este par de loquillas le sabotearon su servicio comunitario pues Doggett era muy feliz colaborando con las demás reclusas.

Abdullah y Black Cindy son las niñeras oficiales de Suzanne bebé, quien está muy entretenida jugando con los rehenes y les pone a hacer un juego muy extraño con una anécdota pesada de su infancia. Al estar tratándose las negociaciones entre Taystee y Figueroa, Pidget y Ouija van por los CEOs y Cindy los soborna con la promesa de un twix, le dice a Alison “No rompes el vidrio salvo en caso de emergencia” necesita a Suzane controlada y esa es su última ración de comida.

Las negociaciones están muy candentes entre Figueroa y Taystee, ya saben, esos politiquillos y sus propuestas “para mejorar y hacer un verdadero cambio”, obvio mi T. está preparada y no va a caer en sus promesas, saca una serie de archivos con cuentas, le menciona que el presupuesto por reclusa bajó un 20% y ese dinero se ha ido directo al bolsillo de Gerencia y Correccionales, T. habla sobre un balance en dichos números para que sus exigencias sean una realidad.

Mendoza va por un cigarrito al patio y está por la zona de los baños portátiles donde está guardado Caputo y le propone ayudarlo a cambio de una salida para ver a Benny quien está grave, él hará un intento, le dice que marque #3 en su teléfono para pedir ayuda. Su personaje tiene muchas facetas, sin embargo su lado maternal siempre queda bien marcado con sus chicas latinas, con Daya y su familia allá afuera.

Aleida ha visitado varios programas de TV al ser exreclusa de Litchfield y ahora van a juntarla con la famosa Judy King, el resultado es una bomba, King era una mujer privilegiada quien jamás sufrió como las otras, Aleida se encarga de dejarlo claro, tiene una gran voz, habla sobre la falta de educación y la carencia de oportunidades al salir de prisión; durante este encontronazo se entera de los disparos y la autora de los mismos, su hija Dayanara.

Piscatella ha intentado tomar control y le ha sido imposible al estar en manos de un equipo especial, al ver la transmisión en TV se da cuenta que Humprhey fue la víctima del tiroreo, que ha sido engañado por las reclusas y los otros policías se burlan de él.

La escasez de comida está muy densa, en el patio antimotín, Alex Vause y María Ruíz están al pendiente de alimentar con lo poco que queda a las reclusas, Flaritza en su obsesión por el internet descubren el mismo video de Judy King vs. Aleida Díaz, donde no mencionan el nombre de Daya pero todas quienes están dentro saben de su responsabilidad en el motín. Gloria recibe una llamada de Aleida justo en ese momento y busca a Daya para que le llame a su madre y le cuente la verdad, Daya sigue culpándola de sus malas decisiones y aunque sí influye esa presión sobre ella son las decisiones de Daya las que jalaron el gatillo.

Esas declaraciones tienen en alerta a todos, Figueroa está muy molesta, al no estar enterada de la violencia dentro de Litchfield sabe que será muy difícil negociar la amnistía a favor de las reclusas. Piper y su ‘intelectualoide’ comportamiento menciona una teoría donde hay dos opciones, entregar a Daya y negociar la amnistía, o que todas paguen por las acciones de Daya.

El acoso a Doggett continúa, no la dejaron pasar a los baños y la siguieron al pasillo donde al fin pudo orinar para amenazarla ¡Dejen a mi Penn en paz! O se atendrán a las consecuencias.

Red tiene un ‘malviaje’ después de tanta droga y Nicky con su vasta experiencia sabe exactamente cómo se siente, la paranoia de atrapar a Piscatella la llevó a volverse un poco loca y no saber ni en qué día vive, ella se tranquiliza diciéndole que Lorna se encargará ahuyentar a Piscatella de la prisión con los mensajes enviados desde el móvil de Humps. Red se disculpa con Nicky, ahora los papeles se invirtieron pues cuando ella estaba drogada, Red le cuidó como una madre.

Dayanara al fin toma el valor para hablar con Aleida y le dice toda la verdad, sobre el disparo, su mamá como siempre le dice que debe jugar a la víctima y declarar que Humps le amenazó, sin embargo Daya sabe que no puede mentir de esa manera, ella no es como Aleida.

En el cuarto de juegos de Suzanne, Pidget, Ouija y Cabrera van a molestar a los rehenes pues quieren un poco de sexo o solo divertirse, están en una prisión y con pocas cosas qué hacer, el acoso es algo a lo que Warren no reacciona muy bien, aún en su locura conoce las reglas sobre el consentimiento y corre a las chicas de su espacio, ellas la atan a la cama (casi lloro con esto) mientras los rehenes solo observan con tristeza y son guiados al encierro otra vez.

Pennsatucky busca la ayuda de Boo para librarse de sus acosadoras, Boo está con esa Perra falsificadora de Conneticutt disfrutando de su ‘nalguita’ del motín y se niega a apoyarla. Leanne, Angie y un par de supremacistas musculosas van a buscar problema, y Penn toda agresiva ya reaccionó a su acoso, esas manipuladoras desgraciadas quieren enviarla a los baños.

Con toda la situación en contra Daya habla con la Sra. Powell y decide entregar a su hija para que tenga un mejor futuro, le da la información de dónde está, el nombre de la bebé es Armaria. El exCEO bigotón, Méndez, está conmovido al saber de la niña y seguramente él y su madre irán a buscarla. Para Daya es muy difícil entregarla, sin embargo vale la pena que la sangre de su sangre tenga las posibilidades y oportunidades que ella no tuvo. Sí te saca una lagrimita esta secuencia, es un gran sacrificio.

Figueroa amenaza con abandonar las negociaciones y Day Day se entrega, vemos a Gloria despidiéndose; encierran a Doggett; se llevan a los rehenes y dejan a Suzanne llorando atada; Nicky acompaña a Red en su desintoxicación; Mendoza llega a la oficina de Caputo y marca el #3… y como escena final vemos a Piscatella entrar a las instalaciones bien equipado y armado.

Este episodio fue muy amargo, lleno de emociones y nos hace perder las esperanzas sobre el bienestar de todas nuestras reclusas, sino se atacan entre ellas, el sistema penitenciario las ataca. Me llegó al corazón el final del capítulo. ¿Tú qué piensas? Déjanos tu comentario, estamos para leerte.