¡Buenos días Brujas! Bienvenidas a un resumen más de Motherland: Fort Salem, esa serie de televisión que nos ha dado una pareja lésbica en el primer episodio. Ha sido como un sueño dorado del que esperamos no despertar. Yo iba con dudas al segundo episodio porque era como demasiado bueno para ser cierto pero ¿adivinen qué? ¡Que empezamos el segundo episodio con sexo lésbico! Ahí se los dejo señoras.

Scylla y Raelle en Motherland Fort Salem

¡Gracias diosas lesbicanarias

Scylla y Raelle han pasado la noche juntas y están felices como lombrices por la mañana. Raelle necesita llegar a su dormitorio antes de que suene la campana para que no la castiguen, pero Scylla requiere hacerle una inspección mañanera para asegurarse de que todo lo que tocó anoche siga en su lugar.

Desafortunadamente para todas nosotras, Raelle tiene que detener el intercambio porque no quiere llegar tarde, pero mientras se viste aprovecha para preguntarle cositas a Scylla, porque aunque vaya con cara de dura, en el fondo es un panquecillo que ya está un poco enamorado.

Raelle: ¿De dónde vienes tú? Ya que estamos hablando del tema.
Scylla: De todas partes.
Raelle: ¿Puedes ser más vaga?
Scylla: Nos mudábamos constantemente.
Raelle: ¿De base en base?
Scylla: Mis padres no sirvieron al ejército.
Raelle: ¿Y qué tal les fue?
Scylla: Es complicado.
Raelle: Me gustan las cosas complicadas.
Scylla: Ya está sonando la campana. ¿No tenías que irte?

Auch… A Scylla se le da bien el arte de esquivar y nosotras sospechamos por qué pero la pobre de Raelle se queda con cara de WTF! Sobre todo porque eso de sexo desenfrenado pero nada de plática luego, no es muy buen prospecto cuando se quiere iniciar una relación.

Scylla y Raelle

Raelle demostrándonos el fino arte de hacer la cobra

Por eso cuando se marcha y Scylla intenta darle un beso, Raelle le hace la cobra. Además, cuando la invita a pasarse por la noche le dice que no sabe si podrá. Porque ese juego de «tampoco me interesas tanto» lo pueden jugar dos. Además, se siente feo que te esquiven así tan fellote como Scylla lo ha hecho, así que Raelle se ha vuelto a poner la coraza de soy más dura que el titanio.

Mientras tanto, en el despacho de la general Adler se encuentra la presidenta de USA, que como todos los políticos, está más preocupada de su propia reelección que del problema en cuestión. Así que quiere detalles de cómo va a acabar con «The Spree» y rapidito. Adler le explica que ahora mismo, The Spree ya no solo utiliza globos (como una especie de bomba), sino que cualquier cosa que pueda contener aire en su interior lo pueden usar para «atrapar» el hechizo que quieren lanzar. Ya lo han probado con una botella.

Adler le explica que no puede darle más detalles porque esto le corresponde al ejército, la presidenta presiona y le responde que apoquine información o se encontrará con que tendrá «que recordarle» quién manda aquí. De momento la cosa termina en empate, con las dos mirándose con sonrisas falsas estilo Regina Mills y rayándosela internamente a la otra.

Ya en el comedor, Raelle reniega porque la castigaron a hacer una guardia nocturna por llegar tarde. Abigail le responde que ajo y agua y le recuerda que para llegar a la excelencia se necesita dar todo de sí y Tally pasa de todo el pleito y se va a saludar a una amiga de la infancia que se llama Glory y que no se puede creer que Tally se haya presentado voluntaria porque ella se muere de miedo.

Ah y mientras comen les informan a todas que, los 5 mejores escuadrones ese día tendrán un premio. Podrán asistir a un espectáculo esa noche en el pueblo y les dejarán un par de horas libres para divertirse.

protagonistas Motherland Fort Salem

Ya en el entrenamiento, la Sargento Anacostia escoge a Tally para empezar el ejercicio. Le da una especie de lanza y le dice que se la encaje en el ojo (no se anda con chiquitas la mujer). Tally es una bruja de bien y le da cosilla eso de arrancar ojos sin motivo. Lo intenta, pero cuando llega el momento se echa atrás, así que Anacostia pregunta si hay alguien que pueda con el reto. ¿Adivinan quién se apunta al instante?

Pues sí, Abigail «soy la perfecta soldado bruja» se lanza al ataque con todo lo que tiene y sin pensarlo ni un solo segundo. Anacostia destruye la lanza con un hechizo y les demuestra una nueva defensa. Pero esta escena para lo que realmente nos sirve es para reforzar el tipo de brujas que son nuestras protagonistas. Tally es inocente y lucha solo por que piensa en el bien mayor. Abigail por el honor y el reconocimiento y Raelle porque no le queda de otra.

Raella con cara de sufrimiento

Por la noche, Raelle se encuentra con la Teniente Grey que será su compañera (y jefa) para hacer la ronda de la noche. Una oportunidad para ella de aprender más sobre los Necros, porque ella está en la misma especialidad que Scylla. Así que Raelle aprovecha y le pregunta un poco sobre lo que hacen.

Helen: Las necros, bueno, simplemente canalizamos el poder de la muerte.
Raelle: ¿Qué significa eso?
Helen: La muerte tiene su propia resonancia y magnetismo, altamente maniobrable en situaciones de combate. Estupendo para recopilar información. Los muertos son excelentes como ojos y oídos.

No voy a mentir, me han dado un poquito de ñañaras. Pero a las personas hay que quererlas tal y como son ¿no? Además, no hay que tenerle miedo a lo desconocido que así es como empezó la homofobia. ¡Que alguien me convenza por favor que tengo miedito!

La plática continúa porque a Helen Grey le gusta el chisme, así que Raelle le cuenta que está interesada en Scylla. Helen está encantada de proveer credenciales para su compañera.

Helen: Una chica brillante. La mejor de su clase.
Raelle: Pero bastante cerrada. Helen: Lo que tienes que entender es que las Necros somos raritas en nuestros días buenos.
Raelle: ¿Y por qué?
Helen: Por lo que podemos hacer. Porque somos las hijas bastardas del ejército porque damos miedo. Además, Scylla tiene sus propios problemas. Lo que te voy a contar son solo rumores, pero he oído que el ejército mató a sus padres.
Raelle: ¿Por qué?
Helen: Porque sus padres desertaron. Como te digo, es un rumor, pero eso te tocaría un poco la cabeza.

Como por lo visto es super guay y Raelle está muerta de sueño, Helen se ofrece a cubrirla con la Sargento Anacostia para que se vaya a dormir. Pero Raelle prefiere cumplir con su deber y seguir con su trabajo. Luego se despiden pero Helen le deja un consejo final: que le de tiempo a Scylla para abrirse porque ella vale la pena. Raelle se va toda contenta y entonces descubrimos que: Helen es Scylla disfrazada.

Así que de momento sabemos que Scylla es Necro, media pirómana de caras, mentirosa y de alguna manera involucrada con «The Spree». Una persona decente abandonaría el barco, pero nosotras estamos aquí shippeandolas con todo. No tenemos remedio.

Al otro día por la mañana Raelle está media dormida en el entrenamiento y la Sargento Anacostia la encuentra dormida y como quiere unir al equipo al estilo de la mano dura, castiga a Abigail haciéndola cantar hasta que casi se muere asfixiada. Algo que obviamente provoca fricciones entre las dos otra vez. Igual no discuten mucho tiempo porque Raelle ve a Scylla pasando con su escuadrón y decide averiguar cosas por sí misma siguiéndola.

Mientras tanto, Tally está sufriendo porque su madre se opone totalmente a que esté ahí y cada vez que hablan por teléfono se lo recuerda y ella se siente entre lo que cree y el daño que le hace a su madre por ello.

Tally, Abigail y Raelle entrenando

El caso es que cuando llega el momento de hacer el ejercicio las tres están frustradas y nefastas. Tally porque su madre no la apoya, Abigail porque la suya la presiona constantemente y Raelle porque las dos están hablando de madres y la de ella está muerta. Pero en lugar de explotar la una contra la otra las tres canalizan esa furia en el hechizo y lo bordan, así que se ganan el primer lugar de la clase y la salida a la fiesta.

Protagonistas Motherland Forth Salem

¡Chicas en uniforme FTW!

Ya en el pueblo, la Teniente Anacostia les ordena que, bajo ninguna circunstancia, usen sus poderes fuera de la base. Luego las manda a divertirse un rato. También descubrimos que, en ese lugar (y yo supongo que en todas partes), está prohibida la entrada de globos o cualquier cosa inflable.

Ahí descubrimos que todo el mundo las mira con curiosidad pero mucho respeto. Se nota que la gente en general no está acostumbrada del todo a tener brujas pululando entre ellos. Tally de inmediato se hace amiga de una niña que la observaba con admiración y se acerca a platicar con ella. Es un momento que llena mucho a nuestra protagonista y le hace sentir que lo que hace tiene algún sentido.

Luego vemos una especie de representación del momento en el que el pueblo iba a quemar a la General Adler y ella consiguió decir un hechizo, apaciguar a las masas y comprometerse a pelear las guerras del país a cambio de su vida y la de las demás brujas.

Abigail ya está cansada de esa historia porque, con eso de que viene de familia de abolengo, ya la ha visto muchas veces. Por eso decide escaquearse y se marcha a comer pizza. Raelle la sigue y ambas terminan conectando por un momento porque la pizza lo une todo.

General Adler Motherland Fort Salem

Me los voy a cargar a todos

Mientras ellas disfrutan, la General Adler y algunas de sus principales allegadas están dirigiendo un golpe que esperan acabe con una importante célula de «The Spree». Es algo tan importante, que una de sus Tenientes envía a una de sus hijas a la misión. Por desgracia, era una trampa y todas las soldados terminan muertas. Es una masacre horrible que deja muy tocadas a todas.

La teniente cuya hija ha muerto presiona a Adler preguntándole qué van a hacer. Por lo visto tienen más opciones que son mucho más radicales pero Adler no ha querido utilizarlas. De momento las cosas quedan iguales, pero aquí va a haber una lucha de presiones, porque eso de que te maten a tu hija está haciendo que las brujas del ejército estén descontentas.

Raelle y Scylla Motherland Forth Salem

En el pueblo Tally y su amiga Glory se unen a Raelle y Abigail en el restaurante. Y ¿saben quién anda también por ahí? ¡Sí! ¿Cómo adivinaron? Scylla también está disfrutando de la fiesta.

Raelle: Pensaba que no ibas a venir.
Scylla: ¿Y perderme una oportunidad para verte? Ni de coña.

Tenemos que admitir que Scylla tiene bien aprendido el arte de la seducción. Si no, que se lo pregunten a Raelle. Scylla invita a la rubia a un sitio misteriosa y las dos se lanzan para allá. De camino, Scylla le pregunta a Raelle por su guardia y esta le cuenta todo lo que habló con Helen (que es ella misma). Algo que contenta a la morena porque sabe que le está diciendo la verdad.

Raelle: También me dijo que todas las necros son raritas.
Scylla: ¿Crees que soy rara?
Raelle: Sexy rara. A mí me gusta.

Las dos siguen paseando por el bosque hasta que Scylla se encuentra un pequeño pájaro muerto. Luego, le canta un hechizo para enseñarle a Raelle cómo funcionan sus poderes y vemos como le sale un pequeño hongo brillante. La Necro le explica que, la vida y la muerte son un círculo y que es más complicada de lo que todos pensamos. Luego se abre (ficticiamente o no, eso no lo tengo claro) y le dice que necesita tiempo. Raelle le dice que la espera lo que sea necesario y beso lesbicanario en el segundo episodio. ¡Esto es un sueño!

pareja lésbica de Motherland Fort Salem

Mientras tanto, en el pueblo, todo el mundo empieza a correr porque por lo visto vieron un globo. La gente está super asustada, pero Abigail y Tally toman el mando e intentan tranquilizar al personal. Un señor pasa de todo y quiere salir del recinto porque resulta que la gente de «The Spree» son brujas, así que las culpa a todas por igual. Se pone físico con Tally, pero ella saca la soldado que tiene dentro, le lanza un hechizo para empujarlo y controla la situación para sorpresa de todo el mundo.

Luego en la base, las chicas celebran ese nuevo lado que han descubierto de Tally. Además, no han tenido problemas porque Abigail la ha cubierto con Anacostia y las jefazas no se han enterado. Todas respiran tranquilas y medio borrachas porque todo fue falsa alarma. Y Tally da un discurso super mono.

Tally: Chicas, tengo que decirles esto: Las quiero. En serio, pasamos por tiempos terribles. La gente que debemos proteger no confía en nosotras. Solo digo que una soldado no podría haber pedido mejores hermanas. Me honra profundamente servir con todas ustedes. Tomé la decisión correcta. Ustedes son mis brujas.

Les digo desde ya que hay que proteger a Tally de todo mal. Que ya veo venir a el golpe.

Scylla en Motherland Forth Salem

El episodio termina con Scylla mirándose al espejo. Su reflejo cambia por un globo para indicarnos que está hablando con su contacto en «The Spree». La Necro le avisa que y cito: «Raelle es suya». Una afirmación que en otro contexto nos hubiera emocionado mucho, pero en este nos dan ñañaritas. Luego le pide que las extraigan pronto porque ya está perdiendo la paciencia. El globo (juro que no miento), le pide que se acerque al espejo, y cuando lo hace se lo rompe en toda la cara para recordarle que igual no tiene tanto control sobre las cosas.

Y hasta aquí nos quedamos en el segundo episodio de Motherland Forth Salem. Seguimos disfrutando de los momentos lesbicanarios que nos regalan, porque es muy raro ver a una protagonista lesbiana con el mismo (y a veces hasta más) tiempo aire que sus compañeras heterosexuales. Casi me salen lagrimitas de emoción en cada episodio. Eso sí, sufrimos porque se nos ha enamorado de la mala malota. Pero no todo podía ser bueno en este mundo de magia ¿verdad?