Seleccionar página

Callie y Arizona resumen de episodio 9×15 Anatomía de Grey

Callie y Arizona resumen de episodio 9×15 Anatomía de Grey

Buen fin de semana señoras ¿qué tal las trata febrero? Por aquí todo super porque estamos de Carnaval en Canarias. Pero aquí lo importante es lo que sucede en la vida de Callie y Arizona, y esta semana, las chicas toman una decisión que podría cambiar sus vidas para siempre. ¿Listas para descubrirla?

Callie y Arizona duelo de miradas

Duelo de miradas Torres VS Robbins

El episodio pasado lo habíamos terminado con Callie contándoles a todos los «accidentados» su idea para salvar el hospita. ¿Lo recuerdan? Pues este episodio lo empezamos en casa de los Shepards donde la morenaza se está expandiendo contándoles a todos sus experiencias en el otro hospital que lleva Pegasus. Todos están medio asustadones porque está más que claro que como los compren sus vidas van a ser un asco. Nada de investigación, nada de ayudar a pacientes sin dinero, nada de drama… ¡que horror la serie se nos va al garete!.

En fin la cosa es que todos están de acuerdo en que sería horrible, pero Callie es la única que está completamente convencida de que la mejor manera de solucionarlo es comprar el hospital ellos mismos. Meredith es la segunda a bordo, Derek más bien se mantiene un tanto escéptico y Arizona es exactamente el otro lado de la moneda. La rubia no tiene la más mínima intención de arriesgar su patrimonio en una locura como esa.

Callie y Arizona ¡Fight!

En esta esquina la rubia con patines, en la otra la morena con el voto vaginal

Arizona está enojada con Callie porque piensa que antes de hacer semejante propuesta, la morena tendría que haber hablado con ella, que por algo es su esposa. Además ella no se ve a sí misma llevando un hospital, no es sueño. Callie por su parte está indignada porque no quiere mudarse de ciudad, ni dejar su investigación, ni su trabajo. Y no entiende que la rubia esté dispuesta a dejar todos sus sueños con los pequeños humanos así como así.

Y ahí empieza la cosa a ponerse fea. Arizona que si en este año aprendió que puede pasar de todo y no quiere arriesgar el patrimonio de Sofía. Callie que si vamos a gastarnos también el dinero de Mark y si se puede hasta el de Lexie. Arizona que si Callie habla de dinero como si de chicles porque siempre fue rica. Callie que ella no puede vivir su vida como pensando en el próximo meteoríto que le puede caer (mmm esta parte de la conversación me recordó o otra). En resumen, que las chicas no se nos ponen de acuerdo por nada del mundo.

Arizónda dándole duro a Shepard

Derek intenta abogar con Arizona para lo de la compra, pero la rubia no está dispuesta a que la hagan sentir mal por no querer arriesgar todo lo que tiene. Así que se pone en modalidad ninja destroyer y ataca a Shepard diciéndole que todo esto es porque se siente culpable. Ha muerto gente, otros como ella van a vivir toda su vida pagando el precio del accidente y él en cambio lo tiene todo. Dinero, salud, vida y se siente culpable, por eso quiere arreglarlo todo pero todo lo que hace es joderlo más y ahora está metiéndose con su familia.

Tanto Derek como Callie se quedan totalmente pasmados. La morena dice que es momento de irse porque sabe que las cosas se han salido de madres y Meredith que entraba justo en ese momento también está de acuerdo.

Al otro día por la mañana Arizona se disculpa por haberse pasado a la hora de discutir, aunque mantiene su opinión, lo de comprar el hospital es simplemente una locura.

Arizona y Bailey con su pequeño humano

Arizona y Bailey están dándole tristes noticias al papá de un pequeño humano. Resulta que el cáncer del pequeño no ha cedido ni con la quimioterápia ni con la radióterapia. El siguiente pasó es una operación pero el peque está tan débil que puede morir. Entonces Bailey dice que ha propuesto hacerle unos nuevos análisis que pueden ayudar y dice que solo están esperando a que el hospital se los apruebe.

El papá del peque está super agradecido y llora un montón porque sabe que probablemente le acaban de salvar la vida a su hijo, la operación casi de seguro lo hubiera matado. Así que Bailey y Arizona se miran sonrientes por un trabajo bien hecho. Sin embargo, cuando Bailey va a preguntarle a Owen por la aprobación resulta que el hombre no la ha entregado, porque con todos los recortes que está haciendo el hospital no pueden aprobar algo tan caro.

Bailey no se lo puede creer porque obviamente están hablando de la vida de un niño y no entiende que Owen tome esa decisión. Shepard está ahí en ese momento y cuando escucha la manera en la que Owen le contesta a Bailey decide que es hora de entrar en acción y le llama a su asesor financiero.

Callie asustada

Derek le pide a Callie reunirse a las afueras del hospital, así que nuestra morena sale para encontrarse con una críptica ambulancia haciéndole señales con las luces. Callie sube y ahí empieza a hablar con Derek cuando de repente alguien sale de la parte de atrás de la ambulancia y le mete un susto de muerte jejeje. Como me reí con esta parte.

En fin, el asesor les explica que no es posible que los doctores que trabajan en un hospital lleven el hospital al mismo tiempo, pero que eso es solo teoría porque si crean una sociedad y hacen un subcontrato mediante esta podrían hacerlo perfectamente.

Callie y Arizona escuchando

Arizona igual sigue totalmente en contra porque prefiere pasar el resto de su vida en un quirófano y no en una sala de juntas. Callie por su parte sigue pensando que esta es la mejor manera que tienen de salvar el hospital.

Arizona hablando con Bailey

La pediatra va a hablar con el papá del pequeño humano para explicarle que el plan salió mal y que hay que hacerle la operación al niño. El padre está desolado y entonces Bailey le dice que hay otra opción. La mujer le aconseja que se marche del hospital sin mirar atrás y busque otro lugar en el que sí le den la atención adecuada a su pequeño.

Arizona está super enfadada con Bailey al salir así que le pide explicaciones. Ella de inmediato le contesta que le ha dado el único consejo médico que le permitía irse con la conciencia tranquila. Luego empieza a hablar de que buscará otro trabajo y la rubia flipa en colores.

Resulta que Bailey ya no aguanta más la nueva política del hospital, la hace sentir pequeña y cosas como la de este día hacen que no pueda ver a su hijo a los ojos, así que va a renunciar. Eso hace que Arizona cambie de opinión a la velocidad del rayo y convoque a todos los «accidentados» a una junta de emergencia para anunciar que se sube al carro de la compra.

Cristina que también dudaba se apunta también porque sabe que todo lo que está haciendo Owen lo hace porque siente que no hay ninguna opción así que quiere darle otra. El caso es que tienen un problema porque la compra se hace ese mismo día así que tienen que hacer algo a la de ya para impedir la compra.

Callie y Arizona renunciando

Lo que se les ocurre es renunciar todos en masa para bajar el valor del hospital y así lo hacen dejando a Owen totalmente KO porque cuando pensaba que ya había salvado el hospital le salen con esas cosas.

Al final del espisodio están todos reunidos con cara de «madre mía hemos renunciado y ahora que hacemos». Porque claro, una vez que se va la emoción solo queda la dura realidad y lo que se proponen no va a ser fácil de ninguna de las maneras. Y así termina nuestro episodio esta semana señoras.

Sobre el Autor

Paola Mejia

Editora en jefe y creadora de Lesbicanarias.es. Tengo 11 años analizando con ojo clínico las series, cómics, películas, libros y todo material que contenga un personaje lésbico. Soy periodista de profesión y ¡me encanta contar mis opiniones! Puedes encontrar más sobre mi en mi perfil en Linkedin

Subscríbete a lesbicanarias

Lo más lesbicanario

Échale ojo a estos vídeos

Cargando...

Uso de cookies

Lesbicanarias utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies