Se nos va el año (¡por fin!), y eso se traduce en un sinfín de listas de lo más destacado de 2016 en cada formato mediático posible. Y a pesar de que este ha sido particularmente malo, siempre hay oportunidad para conseguir los pequeños hilitos de luz que nos dejaron respirar un poco en estos 12 meses.

Para nosotras, claro, eso casi siempre viene en forma de personajes femeninos queer de ficción en la TV. Una vez más, es cierto que este año fue particularmente malo en ese aspecto, pero igual podemos destacar algunas parejas lésbicas que nos hicieron felices.

View this post on Instagram

Yass #clexa #sanvers #hollstein #wayhaught

A post shared by ?Lern Jergi? (@commandergriffan) on

Antes de comenzar quisiera recordarles que esta lista es completamente subjetiva y personal. Así que probablemente les falten algunas parejas o les sobren otras. Las invito a que compartan las suyas en los comentarios, así todas descubrimos más.

Clexa

Ya sabemos que el final no tuvo nada de feliz, al menos no en canon. Porque si nos vamos a las maravillosas obras de escritoras de fanfiction, o fanartists, o creadoras de videos, incluso gifsets, esta épica pareja post-apocalíptica de The 100 se lleva la corona.

La de Clarke y Lexa (Clexa) es una de las historias más fantásticas entre dos chicas que hemos visto en la pantalla chica en su historia. Clarke Griffin (Eliza Taylor) es la protagonista de la narrativa y es abiertamente bisexual. No está pasando por una etapa, ni está confundida. Es bisexual.

Lexa (Alycia Debnam-Carey) es, posiblemente, la mejor lesbiana ficticia que hayamos visto en canon, jamás. Es la joven líder de toda la humanidad sobreviviente, al menos en la costa Este Norteamérica.

Su relación fue incónica y nos conquistó desde el principio hasta que vimos su consumación. Claro que luego un pobre tipo pensó que iba a ser el mejor contador de historias al matar a la lesbiana después de hacer el amor a su chica. Como si fuera nuevo.

A pesar de esa terrible decisión, Clexa se mantiene como uno de los ships más emblemáticos de la TV. Además fue la chispa que dio vida a una revolución de las fans queer del mundo que se cansó y dijo “Basta ya”. Haciendo temblar a las cadenas y que mejor se lo piensen dos veces antes de seguir usando a los personajes LGBTQI como utilería.

Yorki & Kelly

Black Mirror vino para salvar la TV en 2016 con San Junipero. Quién nos iba a decir que una serie de ciencia ficción que se especializa en finales poco felices nos iba a dar la mejor representación.

La historia es hermosa y tiene de todo. Además tenemos a una pareja de chicas que es interracial. Yorkie (Mackenzie Davis) es una adorable y tímida lesbiana con una historia triste de rechazo familiar. Kelly (Gugu Mbatha-Raw) es una fabulosa bisexual que tiene su propio pasado triste y a quien no se le invalida la relación con su difunto esposo.

Las dos se conectan inmediatamente y literalmente pasan el resto de la eternidad juntas. El tipo de clichés que valen la pena: Felices para siempre.

Así una hora de programación de calidad rescató el año. San Junipero es el cuarto episodio de la tercera temporada de Black Mirror, que puedes disfrutar en Netflix.

Sanvers

Supergirl es una serie súper gay, a pesar de tener sólo dos personajes queer, y a penas en la segunda temporada. Quizás porque Ali Adler (una de las creadoras) es ella misma una mujer queer.

Quizás porque la serie se ha dedicado a recuperar un poco ese aire de esperanza y alegría que solía tener la tele. Porque ahora todos quieren ser Game of Thrones o The Walking Dead y parece que hay que ser miserables a juro.

En su segunda temporada la serie nos trajo una linda historia de descubrimiento en el personaje de Alex Danvers (Chyler Leigh), la genial hermana adoptiva de Kara (Melissa Benoist).

https://www.instagram.com/p/BOM8c4phH1l/

La introducción del personaje de Maggie Sawyer (Floriana Lima), que es lesbiana en los comics, fue el catalizador para darnos una de las mejores narrativas de salir del armario en la cultura popular. Y hasta ahora tenemos final feliz para Alex y Maggie, aunque ya nos prometieron que no sería todo color rosa, al menos también nos aseguraron que ninguna morirá.

WayHaught

Si no recuerdo mal, esta pareja fue la primera que nos tendió una mano luego del debacle de funerales que tuvimos los primeros meses de 2016.

Wynonna Earp se asomó sin muchas pretensiones como la adaptación a la pantalla chica del comic homónimo. Y resultó ser refrescante, entretenida y divertida. Además de ser liderada por mujeres de lo más lindas y carismáticas.

Además nos regaló una de las parejas más adorables del año, la formada por la hermana menor de la protagonista, Waverly Earp (Dominique Provost-Chalkley) y la oficial de policía Nicole Haught, que se lee apropiadamente como hot (Katherine Barrell).

Hollstein

Carmilla no fue la primera webserie, pero fue la que abrió las puertas a una posibilidad positiva para la comunidad LGBT+. Una adaptación moderna a la clásica novela sobre una vampiresa que se dedicaba a conquistar chicas (por cierto predecesora del más famoso Drácula).

Carmilla Karnstein (Natasha Negovanlis) es una vampiresa malhumorada que se enamora perdidamente de Laura Hollis (Elise Bauman), una estudiante de periodismo súper carismática. Acompañados de un fabulosamente queer  grupo de amigos.

Además tenemos la buena noticia de la película.

Swan Queen

Ya sé que este par no es canon, y lo más seguro es que no lo sea jamás, pero eso no le quita lo masivo. O lo palpable, a pesar de que insistan en complacer a los homófobos escandalizados y decir que es “accidental”.

Pero por algo Once Upon a Time es la universidad del subtexto. Será sin querer pero la relación entre Emma Swan (Jennifer Morrison) y Regina Mills/The Evil Queen (Lana Parrilla) es verdaderamente de cuento de hadas.

View this post on Instagram

This ??? if only #swanqueen #swanmills

A post shared by Mb // 18 (@hellyahswanqueen) on

Sino miren la cantidad de paralelos entre este par y Snow White y su principito y ya me dirán.

Cophine

Yo estoy muy retrasada con Orphan Black, pero sé que se salvaron de caer en trope del Bury Your Gays, al mostrar que Delphine (Évelyne Brochu) no había muerto a pesar de recibir un disparo. Ya sólo por eso es casi suficiente.

Pero, y sin fomentar el conformismo, he visto gifs y otros materiales del reencuentro entre ella y Cosima (Tatiana Maslany) y da como un soplo de alegría. Y eso que, de nuevo, se trata de una serie más bien tirando a oscura.

https://www.instagram.com/p/BOFssTXBfmP/

Niska y Astrid

Humans es una gran serie birtánico-estadounidense sobre un futuro en que los robots, o synths, son tan humanos que es virtualmente imposible diferenciarlos de nosotros mismos. Un argumento parecido al de Westworld, pero en el caso de Humans, los synths se encuentran entre nosotros en el mundo real.

Niska (Emily Berrington) se convierte pronto en una favorita, por su actitud y en general lo badass que es. Así que es perfecto que sea ella la que nos de la pareja lesbicanaria de la serie. De Astrid (Bella Dayne) todavía no sabemos suficiente como para estar confiadas de no terminar con el corazón roto.

View this post on Instagram

#humans #nistrid #niskaandastrid #niska

A post shared by LesLady79 (@leslady79) on

Sin embargo hay que mantener la esperanza y no rendirse. Nadie merece tanto su final feliz en esta serie como Niska, quien se lo ha currado más.

Shoot

Les confieso que yo no he visto jamás un episodio de Person of Interest, pero sé que muchas aman la extraordinaria pareja que formaron Shaw y Root, o Shoot.

Y aunque nos dejó el mal sabor de boca de terminar como Clexa, creo que podemos coincidir, por lo que entiendo, en que al menos aquí se justificaba más, a nivel narrativo, que el sinsentido de The 100.

El carisma de las actrices le daba una gran representación a Shaw (Sarah Shahi) y a Root (Amy Acker). Y por eso siempre quedarán en los corazones de quienes se montaron en ese barco. Como sucederá con el resto de la lista.

Rizzles

Voy a cerrar mi modesta lista con otro par no canon. Principalmente porque ya no habrá posibilidad de volver a tenerlo, ya que Rizzoli & Isles terminó este año. Y de nuevo se trata de puro subtexto y sed de representación, de hecho terminaron separadas.

Pero Rizzles es, o fue en su momento, una de las motherships. Esa fantástica relación y el cariño entre la detective Jane Rizzoli (Angie Harmon) y la Dra. Maura Isles (Sasha Alexander), fue hermosa y alimentó nuestras fantasías por unos añitos.

Nada me hubiese encantado más que poder incluir a Calzona en esta lista. Pero lamentablemente hace tiempo que no tenemos a Callie y Arizona felices, juntas. Y este 2016 nos terminó de matar la esperanza.

También me hubiese encantado haber visto Queen Sugar antes de escribir esto, que todavía no me pongo, porque parece que promete. O incluir a OITNB, pero la trágica muerte de Poussey fue demasiado espantosa como para perdonarlo.

Nova y Chantal de Queen Sugar
(Vía serenelyandwithcomposure.tumblr.com)

Como les decía la representación de mujeres queer en la televisión es cada vez más y mejor, pero aún queda mucho trabajo por hacer y mucha calidad por exigir. Y este año nos dejó eso claro.

Lo que tenemos que hacer es no perder la esperanza, pero tampoco dejar de recordarles a los creadores que merecemos mejor reflejo en sus historias.

Estos ships tienen la cualidad de haber marcado alguna huella, de haber dado algún paso. Lo suficiente como para permanecer en un lugar especial.