¿Quién tiene ganas de ver una película lésbica de época? Veo un para de manos levantadas y me alegro porque «The World To Come» viene precisamente a rellenar el cupo de lesbianas en vestidos largos y corsés de 2021. Si es que a los cineastas les encantan las relaciones lésbicas prohibidas. ¡Se los digo yo! Así que preparen los ojos y el corazón para sufrir viendo a Vanessa Kirby y Katherine Waterston interpretar un romance lésbico.

The World To Come nos va a contar la historia de Abigail, una mujer que vive en una granja rural con su esposo Dyer. Abigail tiene dos lados, la vida estóica y tranquila que vive en el día a día en contraste con las complejas emociones que tiene en su interior y que solo revela en su diario. Pero entonces conoce a Tallie, una nueva vecina que revoluciona su vida con su manera franca y abierta de ser. La atracción entre las dos será imposible de evitar y las chispas las veremos todas.

Pero mejor dejo que el tráiler se los cuente con imágenes que siempre es más bonito. Además se los hemos subtítulado al español para que vean que las queremos mucho.

Sí, tiene pinta de drama y todas las ganas de terminar mal. Me pregunto por qué las películas lésbicas de época suelen centrarse en las historias que tienen peor final. Como bien nos enseñó el libro de «Señoras que se empotraron hace mucho», muchas historias de mujeres lesbianas de aquellos tiempos terminaron bien y de forma agradable. Estoy deseando que alguna lesbicanaria de bien lo traduzca al inglés y lo distribuya en Hollywood a ver si variamos un poco la temática.

Dicho esto, se ve que las actuaciones van a ser una pasada. Yo es que amo a Vanessa Kirby desde que la vi como la princesa Margarita en The Crown. Y ni que decir de therine Waterston. Por desgracia, The World to Come todavía no tiene fecha de estreno en España. Como un montón de películas más que se nos están quedando en el tintero con la pandemia. En USA se estrena el 12 de febrero, roguémosle a las diosas que nos llegue por estos rumbos en un futuro cercano. Por lo pronto ¡el tráiler tiene buena pinta! Eso sí, vamos a sufrir.